La Constitución de 1824 permitió la implementación de los derechos humanos en los estados: González Oropeza

oropeza-libro-2Zacatecas, Zac.-Manuel González Oropeza, magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), señaló que la Constitución de 1824 no incluyó una declaración de derechos humanos, lo que permitió a los estados desarrollar esos derechos e instaurar el juicio de amparo.

Al participar en la presentación del libro Constitución federal de los Estados Unidos de América con dos discursos del general Washington, que se llevó a cabo en el Salón de Protocolo del Edificio C, de la Cámara de Diputados, recordó que Yucatán fue la primera entidad en establecer formalmente el juicio de amparo, y señaló que antes hubo resabios de que éste fue implementado en Chiapas y, posteriormente, en Tabasco.

González Oropeza indicó que en 1824 se decidió hacer una Carta Magna para México con el modelo o el desarrollo de la Constitución de Estados Unidos. “Se optó por hacer una Constitución como si fuera un código porque realmente lo que querían los padres fundadores era que tuviera todos y cada uno de los detalles de nuestras instituciones, las características de nuestros poderes y los derechos totalmente enumerados.

La Constitución norteamericana, continuó González Oropeza, empieza a implementarse en las instituciones mexicanas en 1824, pero la madurez que cobra la formación de nuestra Constitución es en la segunda mitad del Silgo XIX, cuando los grandes juristas y políticos como Ignacio L. Vallarta y José María Iglesias traducen y citan casos que le dan contenido.

Explicó que con la Constitución de Estados Unidos se tradujo al español porque fue muy importante que los constituyentes la conocieran, porque fue una fuente inagotable para entender la importancia y la riqueza de nuestra gran Constitución de Querétaro de 1917.

Se debe ver a la Constitución como un documento vivo y eficaz

El diputado César Camacho Quiroz, coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), señaló que el reto a 100 años de la promulgación de la Constitución federal no es interpretarla o verla como un documento que tiene precedentes, sino que también tiene consecuentes.

Por esta razón, agregó, la Cámara de Diputados decidió emprender un programa editorial que ayude a cultivar, a fomentar y a esparcir la cultura de la constitucionalidad, así como hacer que todos lo asuman como resultado de la convicción, es decir, que todos, empezando por quienes tienen depositada la autoridad se cometan al imperio de la Ley.

“Por eso no sólo es importante hablar de lo ocurrido hace 100 años, sino lo que ha ocurrido durante 100 años, 699 reformas que ha tenido la Constitución justamente para que no sólo sea jurídicamente, formalmente vigente, sino que sea un instrumento vivo, eficaz, de utilidad cotidiana y, lo más importante, que tenga proyecto y contenga proyecto de futuro”, puntualizó Camacho Quiroz.

Top