Violencia y adolescencia, combinación de riesgo para la enfermedad mental

Enrique Chávez, Dinesh Bhugra y María Elena Medina-Mora presentaron la Declaratoria Conjunta sobre la Violencia, documento que resume discusiones de un centenar de especialistas participantes que abordaron temas como trastornos mentales, población migrante, uso de drogas, suicidio, y duelo debido a suicidio y desaparición de personas (Foto: AMC/Elizabeth Ruiz Jaimes.)

Enrique Chávez, Dinesh Bhugra y María Elena Medina-Mora presentaron la Declaratoria Conjunta sobre la Violencia, documento que resume discusiones de un centenar de especialistas participantes que abordaron temas como trastornos mentales, población migrante, uso de drogas, suicidio, y duelo debido a suicidio y desaparición de personas (Foto: AMC/Elizabeth Ruiz Jaimes.)

Zacatecas, Zac.-Por ser la violencia una de las principales causas de fallecimiento en jóvenes en México y ante el aumento en las estadísticas de este problema en la población adolescente y joven del país, los representantes de la Asociación Mundial de Psiquiatría (WPA, por sus siglas en inglés), la Asociación Psiquiátrica Mexicana (APM), y el Instituto Nacional de Psiquiatría Dr. Ramón de la Fuente Muñiz (INPRFM), presentaron y firmaron hoy una Declaratoria Conjunta sobre la Violencia a fin de establecer actividades de prevención y tratamiento. 

Como parte del Foro Adolescencia y violencia que se realizó en las instalaciones del INPRFM se dio a conocer dicho documento, que tiene como objetivo “establecer los lineamientos que la psiquiatría considera fundamentales para la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la rehabilitación de los adolescentes en riesgo de desarrollar o que ya cuentan con trastornos  mentales”.

De acuerdo con la directora general del INPRFM, María Elena Medina-Mora Icaza: “En día y medio se discutió cómo deberíamos de atender el problema, cómo nos está afectando y hacia dónde deberíamos de ir con el apoyo de todas las personas que trabajan en el tema, incluidas instituciones y las asociaciones de la sociedad  civil”.

La Declaratoria es resultado, dijo, de las discusiones entre cien especialistas participantes que abordaron temas como trastornos mentales, población migrante, uso de drogas, suicidio, y duelo debido a suicidio y desaparición de personas. “El tema principal que se tocó fue el de la adolescencia como un momento de gran riesgo, y la violencia, que afecta a la población en general y es factor de riesgo para la enfermedad mental”, señaló la integrante de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC). 

Algunas de las cifras dadas a conocer en la conferencia de prensa de este día, “son las agresiones, accidentes de transporte y suicidio las principales causas de fallecimiento en jóvenes entre 15 y 29 años de edad en el país, representando el  50.4% de las muertes en hombres dentro de ese grupo de edad y el 26.8% de las defunciones en mujeres jóvenes”. 

Tomando como base la Declaratoria, los trastornos mentales en México afectan al 23% de su población a lo largo de la vida, y cerca de la mitad de los casos dan inicio durante la adolescencia y la vida adulta joven. La pobreza, las diferencias culturales, el género, la violencia y las políticas de salud son determinantes socioculturales de la salud mental. 

Además, se identificó que la inseguridad y la violencia en nuestro país aumentan el riesgo y pueden desencadenar distintas enfermedades mentales, y los adolescentes y otros segmentos de la población mexicana son especialmente vulnerables.

En el tema de suicidio Medina-Mora destacó que la edad media para la ideación, el plan y la intención es alrededor de los 15 años, y en el caso de los hombres también se presenta esta circunstancia en la tercera edad. Recomendó a los padres detectar algunos factores de riesgo en los adolescentes como “falta de sueño, cambio en conductas, no salen, cambian de amigos o empiezan a tener amistades problemáticas, comienzan con el uso de sustancias, etcétera; ante estas señales lo mejor es hablar de ello y consultar a un especialista”. 

Las cifras más recientes en este rubro arrojan que en 2014 un total de 1 538 jóvenes de entre 15 y 29 años se quitaron la vida voluntariamente. El dato llama la atención de los especialistas, ya que los indicadores han ido en aumento: de 1990 a 2012 la tasa de suicidios creció 104 %, pasó de 2.2 a 4.7 casos por cada cien mil habitantes. Las entidades con mayor incidencia son Aguascalientes, Quintana Roo y Campeche.

Las medidas

A través de la Declaratoria Conjunta sobre la Violencia, las instituciones proponen lineamientos de acción e intervenciones para prevenir, tratar y rehabilitar a los adolescentes y poblaciones vulnerables víctimas y sobrevivientes de la violencia en México. 

A las autoridades nacionales proponen la creación de la Ley General de Salud Mental a nivel nacional, para constituir un instrumento legal para la protección de la salud mental de la población mexicana en general, y en especial de las poblaciones en condiciones de vulnerabilidad y personas afectadas por trastornos mentales. 

Según Dinesh Bhugra, presidente de la WPA, “se tienen que impulsar estas medidas si queremos hacer un cambio en el tema de la salud mental”.

Otras medidas que surgieron luego de la mesa de trabajo que se realizó hoy en el INPRFM tuvieron que ver con trastornos mentales, población migrante, uso de drogas, suicidio y duelo debido a suicidio y desaparición de personas. 

En este último tema Chávez-León anunció la creación de una sección académica  multidisciplinaria dentro de la APM llamada “Sociedad, Psiquiatría y Derechos Humanos”, a cargo de la doctora Deni Álvarez Icaza, con el fin de estudiar y tratar la problemática   con deudos, víctimas y sobrevivientes de las personas desaparecidas. “Pretendemos formar especialistas en el área e incorporar a personas relacionadas con la salud mental como sociedad civil, antropología y sociología. Es un tema muy importante y desafortunadamente lo será más cada vez”.

Se ha observado que las personas con familiares desaparecidos presentan tendencias a desarrollar patologías de ansiedad, el trastorno de estrés postraumático y conductas suicidas. En esas comunidades se requiere de un médico de primer contacto, psiquiatra, psicólogo, trabajador social, enfermero y sociedad civil que quiera ayudar a erradicar la violencia; en ese sentido, indicó que desde la asociación buscan dar cursos de preparación a los interesados en contribuir a su solución.

En el 50 aniversario de la Asociación Psiquiátrica Mexicana se realizará un congreso del 18 al 20 de noviembre en la Ciudad de México y se propuso reconocer con un premio los trabajos periodísticos de los medios de comunicación que promuevan la salud mental.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top