Caos en cárceles de Zacatecas

luz-dominguez1Fotos: Misael Camarillo / MIRADOR

Zacatecas, Zac.-La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas, María de la Luz Domínguez Campos, presentó este viernes los resultados a la supervisión realizada a los centros penitenciarios del estado, de los que se desprende una serie de señalamientos sobre deficiencias del sistema carcelario en Zacatecas.

El anuncio se dio luego de la visita que el organismo realizó los meses de agosto y octubre del presente año a los Centros Regionales de Reinserción Social (Cerereso) de Cieneguillas, tanto varonil como femenil, y al reclusorio de Fresnillo, así como a las 16 cárceles distritales del estado.

Señaló Domínguez Campos que de acuerdo a la normatividad, se llevó a cabo el ordenamiento de vigilancia encomendado al organismo, buscando supervisar que el sistema penitenciario se organice con base en los derechos humanos, del trabajo, la capacitación, la educación, la salud y el deporte, como medios para lograr la reinserción del sentenciado a la sociedad.

Agregó que el Cereso de Cieneguillas cuenta actualmente con una población de 866 internos varones, el de Fresnillo tiene 254 hombres y dos mujeres y el de Cieneguillas femenil tiene 89 mujeres. En las 16 cárceles distritales se cuenta con una población aproximada de 339 varones y 5 mujeres.

A la fecha, dijo, la CDHEZ ha recibido 36 quejas de personas privadas de su libertad por presuntas violaciones a sus derechos humanos, manifestando como principales voces violatorias la insuficiente protección de personas que implica violación al derecho a la integridad y a la seguridad personal, además del ejercicio indebido de la función pública que implica la violación al principio de legalidad y seguridad jurídica, ya que el personal de custodia no garantiza la seguridad al interior de los centros penitenciarios.

La CDHEZ ha brindado 199 asesorías a internos e internas a través de las cuales se les brindó atención sobre temas como requisitos para la obtención de beneficios de ley, desarrollo del procedimiento penal y su situación jurídica, y sobre el trámite para realizar traslados a otros centros de reclusión.

También se realizaron gestiones para la localización de familiares en otras entidades federativas, obtención de medicamentos y materiales de curación, además de entrevistas con los defensores de oficio.

luz-dominguezAsí, se realizó durante los días 22, 23, 24 y 25 de agosto, la supervisión, de manera conjunta con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) a los Ceresos de Zacatecas y Fresnillo varoniles, así como el femenil de Cieneguillas. Posteriormente, del 3 al 8 de octubre se realizó a los centros penitenciarios distritales de Calera, Concepción del Oro, Jalpa, Jerez, Juchipila, Loreto, Miguel Auza, Nochistlán, Ojocaliente, Pinos, Río Grande, Sombrerete, Teúl de González Ortega, Tlaltenango, Valparaíso y Villanueva.

Las acciones, agregó Luz Domínguez, se llevaron a cabo apegadas a la Guía Nacional de Supervisión Penitenciaria que utiliza la CNDH para la elaboración del diagnóstico nacional de supervisión penitenciaria, la cual contiene diferentes rubros.

Entre ellos están la consideración de aspectos que garantizan la integridad física, psicológica y moral del interno, aspectos que garantizan una estancia digna, condiciones de gobernabilidad, reinserción social del interno, y grupos de personas internas en situación de vulnerabilidad. Estos rubros, agregó, se dividen en indicadores y sub indicadores, los cuales permitieron realizar un análisis de las condiciones que imperan en el sistema penitenciario del estado de Zacatecas.

Destacó la ombudsman zacatecana que la problemática encontrada fue que en los 16 planteles distritales, 15 fueron diseñados para albergar varones, a excepción del de Jerez, que admite población mixta, pero el día de la revisión de Nochistlán, Ojocaliente, Río Grande, Tlaltenango y Villanueva, se encontró una mujer en cada uno de ellos. De la misma manera, en el centro de Fresnillo se encontraron dos mujeres.

Informó que ninguno de los establecimientos penitenciarios distritales cuenta con área médica, por lo que no se cuenta con servicio médico, medicamentos y material para la atención médica. En concreto, en Villanueva los internos tienen que contratar y pagar a un médico particular cuando así lo requieren.

Los centros de Jalpa, Jerez, Nochistlán y Sombrerete no cuentan con área de comedores, por lo que no hay condiciones materiales de higiene ni condiciones mínimas de dignidad para consumir los alimentos.

En los centros distritales no existen los espacios adecuados para llevar a cabo las visitas familiares en forma digna, en condiciones de privacidad, higiene y seguridad, por lo que la falta de espacios adecuados obliga a las familias, en ocasiones, a reunirse en las propias celdas, patios y diversas instalaciones, lo que expone a los reclusos a las dinámicas de violencia que puedan imperar en el centro de reclusión.

Por otro lado, en ninguno de los establecimientos penitenciarios existen espacios adecuados para los talleres, ya que adecúan los internos sus espacios personales, patios y espacios de usos múltiples para usarlos como talleres. Esto trae como consecuencia que no se les capacite debidamente para que tengan oportunidad de un trabajo como medio para lograr la reinserción del sentenciado a la sociedad y procurar que no vuelva a delinquir.

En nueve de los establecimientos distritales de la entidad no se cuenta con instalaciones deportivas, mientras que en la totalidad de los mismos no proveen de alimentación a los internos en calidad ni cantidad.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top