Empresario zacatecano proveedor de Sabritas

empresarioMorelos, Zac.- “Ganas y paciencia”, estas son las cualidades que permitieron a Héctor Jaramillo, gerente general de Chilza, iniciar su propio negocio y convertirse en un proveedor de la empresa Sabritas con una venta inicial de 20 toneladas de chile en polvo y que actualmente asciende a 900.
Con apenas 33 años de edad, y con base en su experiencia personal, este zacatecano asegura que el estado tiene una gran oportunidad para la generación de empleos y comercialización de productos en el sector agroindustrial.
Explica que la empresa nació en 2005, pero en el 2010 inició el proceso para generar valor agregado al chile, con la intención de ampliar su mercado y lograr mayor valor comercial.
A la fecha, Chilza genera 70 empleos directos y su principal cliente es la transnacional Sabritas, de la que estima que entre el 60 y 70 por ciento de su consumo de chile proviene del estado, lo que demuestra el valor de los productos zacatecanos en el ámbito nacional e internacional.
Recuerda que el contacto con esta empresa se dio en 2009, gracias al Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP). “Y así iniciamos nuestra travesía de convertirnos en industriales y vamos avanzando”, destaca.
Héctor Jaramillo cuenta que Chilza es una empresa joven, pero el hecho de dar valor agregado a sus productos a partir de 2010 permitió acelerar su crecimiento, para lo cual se vieron en la necesidad de innovar y ser más competitivos a fin de ganarse un lugar en el mercado.
Comenta que un beneficio adicional es que la empresa ha logrado involucrar a los agricultores locales en sus procesos de industrialización, principalmente de la región de Villa de Cos, a quienes no sólo compra sus productos, sino que los capacita para que desarrollen buenas prácticas agrícolas.
“Tratamos de permear las buenas prácticas agrícolas en los campos y hacer una cadena de valor, donde al final de cuentas, lo que queremos es sacar adelante a los agricultores”, destaca el empresario.
Hay que tener ganas de triunfar y arriesgar para lograr el éxito  
Para Héctor Jaramillo, el mayor valor que una persona debe tener son las ganas. “Ganas de triunfar, de innovar; después de eso está la paciencia, no es fácil comenzar, pero con la paciencia se pueden obtener los logros”, asegura.
Explica que en Zacatecas ya están puestos los cimientos en el tema agroindustrial, pues hay varias empresas que han comenzado a dar valor a los productos del campo. No obstante, es necesario continuar con la investigación de mercado y desarrollo de nuevos productos.
“Zacatecas es bastante rico en el tema agrícola, somos los principales productores de chiles secos, ajos, cebollas y si ya tenemos la producción, parte de la misión de las empresas es darles un valor agregado”, asegura el empresario.
Además, considera que la agroindustria es un nicho de oportunidad para la generación de empleos en los que los trabajadores pueden especializarse y posteriormente certificar procesos que pueden marcar una gran diferencia en este sector económico.
 
La investigación es esencial
Desde el inicio de su administración como Gobernador del Estado, Alejandro Tello Cristerna, asumió el compromiso de fortalecer a las empresas locales de todos los sectores, incluido el agroindustrial, debido a que cerca del 8 por ciento de la economía estatal depende del sector primario.
De ahí, la importancia de dar valor agregado a los productos del campo, pues comercializar a granel las cosechas de los agricultores propicia que estos queden a merced de intermediarios o “coyotes”, quienes al final se benefician con la mayor parte de las ganancias.
Ante esta situación, el Gobernador planteó un nuevo esquema para “trabajar diferente” y estimular la capacidad emprendedora de las y los zacatecanos mediante los programas de la Secretaría de Economía entre los que destacan el diseño de imagen, marca, códigos de barras, tablas nutrimentales, así como financiamiento para proyectos productivos, entre otros.
Además, Tello Cristerna ha implementado una estrecha colaboración con instituciones gubernamentales y académicas dedicadas a la ciencia, la tecnología y la innovación, con el objetivo de aprovechar los centros de investigación y desarrollo que operan en el estado, como el INIFAP, a fin de incrementar la competitividad de las empresas locales.
Lo anterior, debido a la gran relevancia que la ciencia tiene en la mejora, no sólo de la vida de las personas, sino de los procesos de la iniciativa privada, pues se ha demostrado que invertir en este campo reditúa mejores resultados económicos y sociales.
Esto lo tiene claro Héctor Jaramillo, quien asegura que un factor esencial para el éxito en las empresas que dan valor agregado a los productos agrícolas es la investigación, beneficios que también se reflejan en otros sectores como el farmacéutico y cosmético.
Incluso, haber incursionado en la agroindustria, le ha permitido ampliar su visión empresarial y darse cuenta que en Zacatecas existen muchas oportunidades en otros sectores económicos como el turístico y la industria de autopartes.
“El emprendedor cabe ahí, en todas estas áreas de oportunidad, con ideas y con ganas y después de eso, la perseverancia llevará a cosechar un buen fruto”, dice convencido.
Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top