Los corruptos deben terminar en la cárcel: Enrique Ochoa

priZacatecas, Zac.-El PRI ha sido muy claro: los corruptos deben terminar en la cárcel y los bienes que se robaron regresen al pueblo de México, esa será la exigencia del PRI durante toda la contienda electoral del 2016, 17 y 18. Así lo manifestó Enrique Ochoa Reza, presidente del Comité ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario institucional, durante su visita a Zacatecas, a propósito de las próximas elecciones presidenciales de 2018 y de los casos de presunta corrupción por parte de ex gobernadores emanados de ese instituto político.

Agregó que ha propuesto al Consejo Político Nacional del PRI –y ha quedado aprobada– una nueva Comisión Anticorrupción al interior del partido, siguiendo las mejores prácticas internacionales, para que esta Comisión Anticorrupción cumpla con al menos dos propósitos:

El primero es prevenir la corrupción, revisar los perfiles curriculares de las mujeres y de los hombres que quieran ser las candidatas o candidatos del PRI en los procesos electorales, para que sean mujeres y hombres de prestigio quienes sean nuestras candidatas o candidatos. Eso iniciará en el proceso electoral del 2017 y continuará en el proceso electoral del 2018.

Por otra parte, la Comisión Anticorrupción al interior del PRI le dará seguimiento a las instituciones del Estado Mexicano que señalen posibles abusos al gasto público, para que se puedan identificar a tiempo aquellos gobiernos del PRI o de cualquier otro partido político que le fallen a la ciudadanía, para combatir oportunamente los abusos de corrupción y que éstos no queden impunes.

Como he dicho, los corruptos deben terminar en la cárcel y no pueden beneficiarse de los bienes que se robaron, dichos bienes deben de ser incautados por la autoridad competente y el dinero regresado al pueblo de México.

Respecto al caso del ex gobernador de Veracruz Javier Duarte, sostuvo que el tricolor debe ser garante de la transparencia y rendición de cuentas de los gobiernos emanados de sus filas; también señalaremos la corrupción y la impunidad de aquellos gobiernos de otros partidos políticos, como ha sido el caso de Guillermo Padrés, ex gobernador panista de Sonora.

En el caso de Javier Duarte, fue el PRI el que inició un proceso de suspensión y después de expulsión. También el PRI procesó de inmediato la solicitud de licencia de Duarte, para que no sea más gobernador de Veracruz.

Asimismo el PRI le exige a la Procuraduría General de la República que continúe las investigaciones, que cumpla las órdenes de aprehensión en contra de Javier Duarte, porque los corruptos deben terminar en la cárcel y los bienes que fueron producto de la corrupción deben ser incautados, como ha sido ya por la Procuraduría General de la República, con el fin de que el dinero regrese al pueblo de México.

Continuaremos trabajando al interior del PRI mañana, tarde y noche para ofrecer las candidatas y los candidatos de prestigio y popularidad que nos permitan acreditar en los hechos que estamos combatiendo la corrupción y la impunidad.

Sobre el triunfo de Donald Trump y el anuncio de deportaciones masivas, sostuvo Ochoa Reza que es necesario recordar que el resultado de la elección presidencial de Estados Unidos de alguna manera era previsible, dado que en las encuestas de los últimos meses la diferencia entre el candidato republicano y la candidata demócrata estaba dentro del margen de error.

Fue una elección muy competida, por esa razón el PRI apoyó decididamente la iniciativa del Presidente de la República, de invitar a ambos candidatos presidenciales de Estados Unidos a dialogar en México sobre los temas que nos interesan a los mexicanos.

El encuentro que tuvo el presidente Peña Nieto con el entonces candidato republicano Donald Trump, permitió el acercamiento entre los equipos de trabajo; dicho acercamiento ahora debe profundizarse y aprovecharse para el beneficio de todos los mexicanos.

El PRI continuará apoyando el trabajo diplomático del gobierno de la República, del Presidente, precisamente para establecer una agenda bilateral que permita la defensa de los derechos humanos de los mexicanos que viven en Estados Unidos.

También que se establezca a través del encuentro diplomático una relación bilateral de beneficio económico mutuo para ambas naciones.

Promoveremos la protección de las inversiones de norteamericanos que han invertido en territorio nacional y de los mexicanos que han invertido en Estados Unidos, generando empleos.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top