Toda empresa humana tiene una hipoteca social: Sigifredo Noriega

Zacatecas, Zac.-El obispo de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, expuso en la habitual conferencia de prensa de este domingo, y a propósito de la lucha que lleva a cabo el gobernador del estado, Alejandro Tello Cristerna, por implementar el llamado Impuesto Ecológico, que Zacatecas, como el resto de los estados, tienen problemas económicos. “Yo veo la intención del señor gobernador muy positiva para favorecer al estado de Zacatecas”, dijo.

El medio adecuado, agregó, obviamente es el impuesto, que tiene aspectos de tipo jurídico-fiscal, pero también de tipo político, y sobre todo, según su opinión, por el lado de la justicia social. La mayor riqueza de Zacatecas es su gente, pero “también está debajo de la tierra”, y al momento de que no se queda gran parte de las ganancias de esta riqueza, es justo y necesario buscar la forma de que así sea.

La resolución está en manos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), agregó, “pero sí me parece a mí que aquí ganamos todos, aunque no se gane en la SCJN, porque se está haciendo conciencia de la responsabilidad social de toda empresa”, que se debe seguir promoviendo.

La empresa no es para ganancia particular o para unos cuantos, sino que toda empresa humana tiene una hipoteca social, la cual tiene que ir de acurdo con la ley, aunque hay situaciones en las que debemos ir más allá. “La justicia no es ciega”, dijo el prelado, e implica el bien común, no el bien de una sola persona.

Sobre un posible conflicto de interés entre Gobierno Federal y Gobierno del Estado por este tema, expuso que cada quien tiene que hacer su papel; el gobernador Tello tiene que ver por Zacatecas, mientras que el presidente Peña tiene que ver por todo México, y depende mucho del cómo se interprete y se aplique la ley.

Sin embargo, recalcó que hay que ir más allá de la ley, porque no siempre la ley es justa. Es necesario atender a la responsabilidad social, “y yo creo que sí vamos a ganar en ese sentido de conciencia social, elemento que nos puede unir”, lejos de ideologías, partidos o creencias, en torno a un bien común.

En otro tema, referente a los comentarios del Papa Francisco en cuanto que es preferible ser un ateo a un cristiano hipócrita, manifestó el obispo diocesano que el líder de la Iglesia es muy directo y transparente, agregando que tiene razón en sus declaraciones.

No se trata de un dogma de fe, sino algo que se pide hoy a todos los creyentes, el ser coherentes y dar testimonio. En ese sentido, “por sus obras se conoce la gente”, y la fe tiene que manifestarse en obras. De no ser así, vale más no creer.

Ante la proximidad del Miércoles de Ceniza, dijo que, sobre todo para los cristianos católicos es un tiempo fuerte, simbólicamente, 40 días, para hacer un viaje al interior de la conciencia y analizar nuestras responsabilidades.

Sugirió que en esta Cuaresma, dada la problemática de tanta violencia y el aumento en el número de asesinatos, todos hiciéramos una examen de conciencia sobre la responsabilidad que tenemos para construir la paz, pues ésta empieza en el corazón de la persona y primeramente en casa, por lo que hay que convertir nuestros hogares y escuelas en instituciones de paz. De ahí, salir a irradiar, pues la paz tiene que hacerse ambiente positivo en la convivencia, en la preocupación por incrementar el respeto por los demás.

En esta Cuaresma, expuso, todos debemos trabajar en este campo, de urgente tratamiento para convertirnos a la paz; volver a Dios es volver a la paz.

En cuanto al asunto de que menores de edad están comenzando a consumir droga a más temprana edad, señaló que se trata de una circunstancia muy preocupante, y los padres de familia tienen su propia responsabilidad. Sin embargo, insistió, se tiene responsabilidad social por parte de todos los sectores para hacer un ambiente “en el que todo mundo nos podamos sentar en la mesa de la dignidad”.

Se deben encontrar las razones por las que estas creaturas desde temprana edad se están yendo por otro camino, agregó el obispo de Zacatecas, lo que nos corresponde como sociedad. Además, no debemos quedarnos solamente en un diagnóstico, sino descubrir qué podemos hacer y qué debemos hacer.

Noriega Barceló hizo un llamado a la sociedad a trabajar muy seriamente, colaborativamente, en campañas permanentes de prevención, ya que son situaciones que no deben darse pero que están presentes. Si se dan, comentó, es por algo. Todo el tiempo es oportuno, pero para el cristiano católico la Cuaresma es el tiempo más fuerte para hacer un examen de conciencia y descubrir qué es lo que tiene que hacer cada quien ante estas situaciones. “No podemos echarle la responsabilidad a otras personas y quedarme tan campante”, apuntó.

En un último tema, referente a la proximidad también del Festival Cultural 2017, manifestó que la reducción de días para el evento depende de las autoridades que tienen esta responsiva, y “lo que corresponde a nosotros desde un principio fuimos consultados por la situación penosa que se dio el año pasado”.

También se consultó por el mal que se estaba haciendo y el costo cultural era demasiado fuerte, pues “el alma de la cultura es la religión y se estaba afectando lo que dio origen a la Semana Santa. “Tan es así, que tuvimos que cerrar esos días, para nosotros, los días más grandes”.

Se llegó a un acuerdo, explicó, luego de platicar tranquilamente, agradeció la atención de todas las autoridades en los diferentes niveles. El gobernador tuvo una actitud de escucha, de “responsabilidad cultural” que todos tenemos. Así, se llegó a un acuerdo en lo que se va a presentar en Plaza de Armas.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top