La violencia escolar no se puede erradicar, se puede disminuir

Zacatecas, Zac.-“La prevención de la violencia escolar” es el título de la conferencia que dictó el día de hoy el doctor en Sociología de la Universidad Sorbonne de París, Francia, Franz Vanderschueren, en el foyer del Teatro Fernando Calderón.  A nombre el rector Antonio Guzmán Fernández, el coordinador del Área de Ciencias Sociales y Administrativas, Juan Manuel Rodríguez Valadez y ante la presencia de la secretaría de Educación en el Estado, Gema Mercado Sánchez, dio la bienvenida al ponente experto en criminalidad, y señaló que “la UAZ como espacio plural y gestor de conocimiento y comprometido con los problemas que aquejan a la sociedad, contribuye corresponsablemente a generar conciencia junto con las autoridades políticas, académicas y civiles en el estado para prevenir la violencia en la escuela.

  Indicó que la violencia escolar es un tema de actualidad y precisa que docentes y jóvenes enfrenten los desafíos que afectan la vida cotidiana familiar y a toda la sociedad en su conjunto.

  Resaltó que la institución considera importante la colaboración con la presidencia municipal de la capital con proyectos que coadyuven con el bienestar de la sociedad, compromiso que se asume desde el Plan de Desarrollo Institucional que encabeza el rector Antonio Guzmán Fernández.

  En su intervención la presidenta municipal de Zacatecas, Judith Guerrero López, comentó que el evento tenía como finalidad el estimular la reflexión sobre el problema de la violencia escolar y las estrategias de prevención de este fenómeno que se ha convertido en un flagelo de la sociedad contemporánea.

  Esta iniciativa –advirtió-, se inscribe en el contexto del convenio marco de colaboración entre la UAZ y el Ayuntamiento Capitalino, a la cual se suma también la Secretaria Ejecutiva del Consejo de Seguridad Pública del Estado.

  Franz Vanderschueren quien fuera consultor de la ONU, inició su conferencia comentando que en los años 60s no había violencia en las escuelas y nadie hablaba de ello, fue hasta los 70s y 80s que se habla del fenómeno como universal del mundo occidental.

  Para el asesor en temas de prevención de la violencia, subrayó que la escuela es la primera responsable de esta, empezando por los docentes, padres de familia y el entorno, a los que consideró generadores de frustración en el estudiante.

  Definió la violencia en la escuela como la actividad y actos encaminados por uno o varios individuos que provocan dolor físico, mental o herida a los actores del medio escolar o cuyo objetivo es dañar objetos en el seno del establecimiento.

  Explicó que la violencia escolar es opuesta a la violencia intrafamiliar en donde se pretende mantener en secreto; de forma contraria la violencia escolar los actos se busca se hagan públicos con el fin de que el generador de violencia sea considerado “un chingón”.

  Consideró que la violencia psicológica –que es generada mayormente por las mujeres- es más dañina que la violencia física que es más común en los hombres sobre todo en la edad de la pubertad.

  Sobre el lugar donde se cometen más agresiones según un estudio que se realizó entre estudiantes es el salón de clases seguido del patio de la escuela; contrariamente los docentes manifestaron que era el patio donde se registraba la violencia escolar. Lo anterior lo explicó en el sentido de que los docentes no perciben la violencia en el salón de clases por lo que hay que formarlos junto con los directivos.

  Entre las formas de erradicar este fenómeno, manejo como primer punto el entender y asumir el problema; intervención en la escuela, donde se debe de considerar la disciplina que sea consensuada, no impuesta; que exista un espacio de catarsis, en el que los alumnos puedan manifestar lo que sienten para que se sientan liberados; la mediación, que en el caso de alumnos debe ser otro alumno; focalizar el bullying.

  Otro de los puntos para disminuir la violencia, es que el número de alumnos por clase no sea mayor a 40, y tener apoyo psicológico en las instituciones.

  Otro de los aspectos que contribuye a la generación de violencia escolar, es el estado físico de las escuelas, las cuales deben de estar limpias, pintadas, con protección interna y vigilancia.

  Para finalizar, dijo que no hay receta sobre la violencia escolar, cada institución debe encontrar su fórmula propia y trabajar a su ritmo, “la violencia escolar no se puede erradicar, se puede disminuir”.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top