Urgente cambiar la política pública sobre el tratamiento de los adictos a las drogas: Juan Ramón de la Fuente

01 Conferencia Y qué hacemos con las drogasZacatecas, Zac.-El ex rector de la Universidad Autónoma Nacional de México (UNAM), Juan Ramón de la Fuente Ramírez, en su conferencia magistral “ Y qué hacemos con las drogas “, fue enfático en la necesidad de realizar un cambio a las actuales políticas públicas que calificó como prohibicionistas.

Ante un lleno total en la sala principal del Teatro Fernando Calderón, el recién nombrado Doctor Honoris Causa de la UAZ, manifestó que esta política lo único que ha provocado es la criminalización de los consumidores que “pagan” penas de 3 a 5 años por excederse en la portación de los 5 gramos de cannabis que permite la ley, el investigador estimó que por esa causa hay 54 mil reos producto de una política represiva, sin ver que los consumidores son el eslabón más débil de la cadena del crimen organizado.

Aseguró que legalización del uso de la marihuana puede ser favorecedora para el país, dándose mediante un tránsito estudiado y discutido, que permita primero ver los beneficios y al mismo tiempo, ataque los perjuicios sociales y económicos por el consumo de esa hierba, “tiene que haber mucha información y ver el desempeño de políticas utilizadas en otros países”.

Habló del caso de Uruguay en el que legalizaron el consumo, la producción y la distribución, algo parecido se realiza en la Unión Europea y Portugal, pero la diferencia es que han dedicado grandes esfuerzos a la rehabilitación y a la reinserción social de los adictos en lugar de criminalizarlos.

Afirmó que el cambio de decisiones sobre el uso de una droga contrae menos índices de adicción, ya que el riesgo de volverse adicto por fumar marihuana es del 9 por ciento contra la anfetamina que es del 11 por ciento, mientras que el alcohol tiene el 15 por ciento, la cocaína el 17 por ciento, la heroína el 23 por ciento y finalmente la droga permitida que más mata al ser humano es la nicotina, con un 32 por ciento.

De la Fuente Ramírez, recalcó que un ejemplo claro de cómo se ha disminuido el consumo del tabaco es la difusión y la educación que se ha llevado a través de los últimos años y que ha permitido tener una baja en su consumo, dijo que otra de las causas de que los jóvenes se adentren en las drogas es el consumo a temprana edad en el alcohol, lo que hace más fácil que posteriormente consuman alguna droga.

En ese contexto, apostó por la legalización de la marihuana mencionando que es un problema latente que se debe atacar de manera decidida y con políticas públicas serías, como el que se legisle su consumo con fines médicos, ya que se ha comprobado su eficacia para tratar diversas enfermedades desde las oncológicas, de trastornos alimenticios o de epilepsia, también se ha demostrado que no provoca trastornos mentales y que nadie se ha muerto de una sobredosis por su consumo.

Defendió este hecho, argumentando que como médico es el primero en no estar de acuerdo en el consumo de alguna droga, no obstante “es un problema del que no podemos sino aportar soluciones a corto plazo que sean definitivas, esto empezando con una regulación que permita el uso medicinal y lúdico, pero con un marco jurídico adecuado en donde los consumidores tengan acceso a tratamientos de rehabilitación y de reinserción social, siempre siendo mayores de edad, puesto que los adictos hoy son delincuentes y están en prisión, eso debe de cambiar en el sentido de convertirlos en pacientes tratados en centros adecuados”.

Lamentó que en nuestro país no se pueda hacer investigación sobre la cannabis, ya que si alguien tiene un protocolo de investigación sobre la planta está fuera de la ley; además que consumir marihuana no es un delito, en mucho países se permite portar 28 gramos, en México son 5 gramos, desde esa perspectiva esta proporción que va a generar adicción, debería ser tratada como enfermedad con servicios de tratamiento y rehabilitación para todos los adictos de marihuana, eso contando que cuesta menos que tenerlos en los penales del país.

Finalmente, expresó que en relación con las otras drogas, la marihuana es la menos preocupante, pues existen otras que son las que crecen en su consumo, por ello subrayó la necesidad de tener una política regulatoria no absolutamente liberalizada, pero que sí que sea más abierta, ”lo que no quiere decir que cada quien haga lo que le dé la gana”, tiene que haber un marco regulatorio que no convierta en adicto a quien no cumpla, además de generar más investigación para tener mayor evidencia científica de lo que se debe hacer basados en evidencias científicas y en el respeto a los derechos humanos.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top