En Zacatecas reportan 17 muertes por influenza

Gilberto-Brena-Cantu-640x360Zacatecas, Zac.- Gilberto Breña Cantú, secretario de Salud en el estado, comentó este lunes que aunque el 15 de marzo terminó la temporada invernal, se han registrado descensos de temperatura en la entidad, y al hacer un recuento de la temporada, que inició el 15 de octubre de 2016, informó que terminó el periodo de vacunación estacional, siendo en este tiempo en el que se tiene el mayor número de casos de influenza.

Hay que tomar en cuenta, dijo, que aunque hay una presencia de todas las enfermedades a lo largo del año, van sufriendo diferentes picos. Así, en invierno hay más reportes de enfermedades de las vías respiratorias, mientras que en verano suben las cifras de las gastrointestinales. “Este año con la influenza nos fue bien, ya que hubo menos de la mitad de casos que el año anterior, dijo, y los casos fueron 141, tres de ellos en la última semana, contra 303 del año pasado”.

En ninguno de los casos presentados los pacientes no estaban vacunados, agregó, y de las 17 defunciones que se tuvieron, 13 fueron en gente de riesgo, es decir, adultos mayores, y dos de menores de 4 años. Insistió en que estas poblaciones de riesgo deben acudir a vacunarse para evitar este problema, que se presenta año con año. A la hora de vacunarse se protege a la gente de riesgo a las personas que conviven a su alrededor, siendo esta la única forma de disminuir el número de casos, aseveró.

En conferencia de prensa, María soledad Ramírez Olvera, directora de Vacunación de la propia Secretaría, expuso que este año se aplicó contra la influenza 98%, y hay 2% que quedó pendiente. Parece poco, pero representa al menos 2 mil niños, hablando de este sector. En los adultos mayores se llegó a 97%.

Y se va aprendiendo de la enfermedad y de los grupos de riesgo, pero insistió en que sigue siendo un problema el que no se acuda a recibir la vacunación, a pesar de que el medicamento se aplica por seis meses. El impacto se ve si se aplica de manera oportuna, es decir, vacunarse entre octubre y noviembre, ya que la vacuna se tarda cuatro semanas en montar respuesta inmunológica, es decir, en tener protección para la persona.

Además, esta vacuna se encuentra envuelta en una serie de mitos, como es el hecho de que la persona dice que la vacuna le enfermó, motivo por el que no se la aplica, pero hay que dejar en claro que el medicamento no evita la enfermedad, sino que evita complicaciones y muertes. Al fallecer una persona por este motivo, y que no estaba vacunada, genera mucho conflicto, ya que “pareciera que no estamos haciendo nada”, dijo. Así, hizo un llamado a la población para que acuda de manera oportuna a recibir su dosis, sobre todo los grupos de riesgo. La vacuna sirve y evita la muerte.

También tienen responsabilidad los cuidadores y tutores de los menores y de los adultos mayores el acercarlos a vacunar, pues se tiene el medicamento, pero no acuden. Ciertos sectores de la población se niegan a recibir la vacuna, aunque en ocasiones se acude hasta los domicilios. Por otro lado, hay que hacerse revisiones médicas preventivas por lo menos cada año.

En el uso de la voz, Aspasía Cusulas, epidemióloga de la dependencia, sostuvo que el número de muertes registradas esta temporada fue el mismo del año pasado, a pesar de que hubo menos casos en general, de manera que hizo énfasis en el autocuidado de la salud.

Ante el inicio de las altas temperaturas, expuso que el calor descompone más rápidamente los alimentos, de manera que sube el número de casos de diarrea. Hay que lavarse las manos antes de preparar los alimentos y procesarlos de manera higiénica. Se deben lavar las verduras y legumbres, además de que se debe evitar comer en puestos callejeros, por la falta de higiene.

En 2016 se concluyó con más de 100 mil casos de diarrea, siendo los grupos más susceptibles los menores de 5 años y los adultos mayores, de forma que es conveniente extremar cuidados. También es conveniente acudir de inmediato al médico, evitando la automedicación. Se debe cuidar también la hidratación.

Por otro lado, se tiene que dar seguimiento a enfermedades crónicas, trabajando aspectos preventivos, para evitar problemas. Hay que tomar en cuenta que con los calores y las lluvias vienen también padecimientos como el chikungunya, malaria y otros. El mosquito ya está, y hay que seguir con la batalla contra la transmisión de enfermedades, participando toda la población.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top