Tres academias mexicanas unen sus voces en la Marcha por la Ciencia

Ismael Herrera, Rosaura Ruiz, Antonio Arias, Jaime Parada, Jaime Urrutia, Óscar González y Antonio Lazcano, en la rueda de prensa convocada por las academias Mexicana de Ciencias, Ingeniería y Medicina, celebrada en el Palacio de Minería, en el marco de la Marcha por la Ciencia. (Foto: AMC/Luz Olivia Badillo.) Galería de fotos disponible en: http://www.comunicacion.amc.edu.mx/

Ismael Herrera, Rosaura Ruiz, Antonio Arias, Jaime Parada, Jaime Urrutia, Óscar González y Antonio Lazcano, en la rueda de prensa convocada por las academias Mexicana de Ciencias, Ingeniería y Medicina, celebrada en el Palacio de Minería, en el marco de la Marcha por la Ciencia. (Foto: AMC/Luz Olivia Badillo.) Galería de fotos disponible en: http://www.comunicacion.amc.edu.mx/

Zacatecas, Zac.- La Academia Mexicana de Ciencias (AMC), la de Ingeniería de México (AI) y la Nacional de Medicina (ANM) se reunieron el sábado, en el Día Mundial de la Tierra, para reflexionar y profundizar sobre la importancia del desarrollo científico y tecnológico, en el contexto de la Marcha por la Ciencia.

Las tres academias convocaron a una rueda de prensa en el Palacio de Minería, encabezada por sus respectivos presidentes, Jaime Urrutia, de la AMC, Jaime Parada, de la AI, y Antonio Arias en representación de Armando Mansilla, de la ANM, acompañados por un amplio grupo de reconocidos investigadores, entre ellos los expresidentes de la AMC Rosaura Ruiz, José Luis Mateos, Francisco Bolívar, José Sarukhán, Ismael Herrera y Arturo Menchaca.

 El encuentro con los medios formó parte de las manifestaciones y actividades alrededor de la Marcha por la Ciencia, convocada desde Washington y que alcanzó una participación de más de 600 ciudades en el mundo. En él, los participantes reflexionaron sobre la convocatoria que nació a principios de este año por una propuesta de las academias y organizaciones estadounidenses para enfrentar las políticas de corte anticientífico del presidente Donald Trump. 

Coordinar esfuerzos de todos los sectores de la sociedad

La ciencia, la tecnología y la innovación (CTI) nos brindan la capacidad de transformar el planeta, sin embargo, esto conlleva la responsabilidad de lograr el bien común. Este es uno de los mensajes que se busca transmitir alrededor del mundo en el marco de la Marcha por la Ciencia, dijo Jaime Urrutia, presidente de la AMC.

“Nuestra intención, al convocar a esta conferencia, es dejar el mensaje de que la única manera en la que los países, y en específico México, pueden tener desarrollo es para impulsar a la ciencia, la tecnología y la innovación y se logre la coordinación para impulsarla de todos los sectores de la sociedad”, dijo Urrutia.

Los temas científicos se resuelven con la cúpula del país

Jaime Parada, presidente de la AI, exhortó a que el gobierno no reduzca el apoyo a las instituciones de educación superior pues en los jóvenes está la base del progreso de nuestro país. 

Parada hizo hincapié en que la clave para que México no pierda el tren de la sociedad del conocimiento está en la cantidad de población joven que tiene: “Hay una absoluta urgencia de voltear a ver el bono demográfico pues es una gran oportunidad tener a jóvenes y si no los formamos en educación superior apropiada y de calidad, México será un país de ignorantes”.

Al cuestionamiento de periodistas de por qué hasta hora los científicos mexicanos se manifiestan, Parada contestó: “Nos hemos pronunciado siempre, lo que pasa es que estos temas no se resuelven en la calle, se resuelven con la cúpula que toma decisiones políticas, económicas y de poder en este país. En ese sentido, las academias trabajan con el cerebro, la inteligencia, la persuasión para cautivar a los actores de quienes dependen las decisiones críticas”.

Alzar la voz contra la ignorancia

Rosaura Ruiz expresó que el de hoy “es tiempo de exigir y ayudar a los líderes y representantes a que superen el desinterés e incomprensión del estratégico papel que juegan la educación pública y las instituciones académicas, tecnológicas y científicas”. 

La expresidenta de la AMC reconoció que al hacer eco de la declaración oficial de la Marcha por la Ciencia se debe de subrayar el carácter de dicha manifestación que busca ser tan solo el primer paso de un movimiento más amplio y permanente.

“Es nuestro deber moral alzar la voz contra la ignorancia y la desmesura y los hacemos desde la convicción compartida de que la ciencia y sus aplicaciones deben servir al bien común de los pueblos, naciones y la humanidad”.

Las manifestaciones son contra la xenofobia y el racismo

Antonio Lazcano Araujo, miembro de El Colegio Nacional, también fue uno de los que participaron en la rueda de prensa. Aseguró que la manifestación de hoy era una situación totalmente inédita, “no recuerdo un caso ni encuentro en la bibliografía, en archivos y en la historia reciente que revistas científicas como Science y Nature, sociedades académicas como la AAAS, o las principales universidades estadounidenses, se manifiesten de manera tan clara a favor del conocimiento científico y sus aplicaciones, y esto se debe leer con un reclamo a favor de la verdad, de la cultura, de la ciencia”. 

Resaltó que no era casual que estos actos hayan ocurrido en todo el mundo, porque “todos nos sentimos golpeados con la negativa del presidente Trump y algunos de sus asesores más cercanos a reconocer que el cambio climático es un hecho”.

Lazcano abundó en que las manifestaciones estrictamente en el caso estadounidense y en el inglés es en contra de la xenofobia, de la exclusión y el racismo, y los son porque, dijo, solo bastaba ver el ejemplo del éxito que ha tenido el aparato de investigación de Estados Unidos, que sin esa política de puertas abiertas que la caracterizó sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial, la investigación en dicho país no hubiera tenido los alcances que tiene.

Ejemplo de esta apertura es, según un artículo en Science, que de los cuatro millones y medio de trabajadores permanentes en organizaciones académicas dedicadas a la investigación en Estados Unidos, alrededor de un millón setecientos mil son extranjeros.

Lo que sigue después de esta manifestación, en opinión de Lazcano, es que los mexicanos tenemos claro que debemos tratar de exigir no solo al Estado, sino también a la sociedad y a sus organismos representativos que la ciencia sea un elemento esencial de la vida cotidiana, de la cultura, de la infraestructura económica y de la superestructura educativa. “No podemos seguir permitiendo que la investigación científica sea un elemento decorativo de los informes sexenales o que esté ausente de las declaraciones de principios de distintas organizaciones políticas”.

La ciencia no es una dádiva

“Los integrantes de la Academia Nacional de Medicina reconocemos que estamos en un momento crítico para la ciencia mundial y de ahí la importancia de defender la labor que realizan los investigadores”, dijo Antonio Arias.

Mencionó que el mensaje que quieren que se escuche al participar en esta convocatoria mundial, es el de la importancia de la ciencia para que se aumente el apoyo a la investigación y se atiendan dos aspectos que a la comunidad de investigación preocupa: la reducción de los apoyos económicos que hace el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) a la investigación básica, y que este año el número de becas no aumentó.

“Necesitamos más estudiantes de posgrado, más científicos y más instituciones de investigación, y esto requiere que el Estado entienda que el apoyo a la ciencia no es una dádiva, sino una inversión en beneficio de la sociedad mexicana”.

La ingeniería ha sido fundamental en el desarrollo del país, es por ello que Óscar González Cuevas, expresidente de la Academia de Ingeniería, solicitó que los tomadores de decisiones hagan una planeación de la infraestructura que requiere México a largo plazo y refrendó el compromiso de la ingeniería nacional para que tanto el México rural como el urbano cuenten con las obras de infraestructura de calidad, acordes a las necesidades de la nación. 

En la mesa también se encontraban Francisco Sánchez Sesma, José Francisco Albarrán, Georgina Hernández y Felipe Tirado, estos dos últimos integrantes del Comité Directivo de la AMC.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top