La Rendija… Cada quien con sus uñas. ¿Y la gente?

Foto: Misael Camarillo / MIRADOR

La Rendija

Entrega colectiva / MIRADOR

Cada quien con sus uñas. ¿Y la gente?Alrededor de 2 millones 120 mil 336 pesos, según cifras difundidas por Omar Carrera, es el monto a que ascendió en su momento el vehículo blindado que adquirió el ex alcalde de Fresnillo, Benjamín Medrano Quezada, compra que justificó debido a dos atentados contra su integridad. El entonces contralor del ayuntamiento de Fresnillo reveló que se trataba de una Yukon Suv Denali modelo 2013, la cual tuvo un costo de 699 mil pesos, en tanto que someterla al proceso de blindaje tuvo un cargo al erario de un millón 420 mil pesos. El recurso se tomó de la cuenta 8202, correspondiente a Seguridad Pública, del Fondo 4, de donde se destinan fondos para capacitación, equipamiento y salarios de los preventivos.

Hacer pública esta información le costó a Omar Carrera que se le despidiera del cargo de contralor, por cuenta de Medrano, y de inmediato se dieron los movimientos legales, pues ante lo que consideró una injusticia, se presentó en los tribunales laborales para solicitar su defensa.

Así las cosas, en días pasados salió a la luz el laudo de la Junta Local de conciliación y Arbitraje (JLCA), quien sentenció en dos sentidos al municipio: debería reinstalar a Carrera en el puesto, cosa que ya no es posible por haber terminado el trienio, y a pagarle salarios caídos por la cantidad de 972 días, es decir, un total de un millón 136 mil 588 pesos, más prestaciones legales.

El ya de por sí vapuleado presupuesto de El Mineral se verá aún más golpeado por el hecho de que no es el único funcionario que fue despedido de forma injustificada, y al decir del hoy diputado Omar Carrera, el monto a pagar por el ayuntamiento en laudos podría llegar a los 15 millones de pesos. Más aún, señala el legislador de Morena, el verdadero culpable de esta situación es el propio Benjamín Medrano, y que José Haro de la Torre está resultando incapaz de salir adelante del pantano que le dejaron.

La pregunta es: ¿Dónde quedó la supuesta prudencia y capacidad de los anteriores alcaldes, que dejaron además de un municipio endeudado (186 millones de pesos, más 50 millones de pesos que el propio Haro pidió a finales del año pasado para cubrir compromisos financieros), heredan problemas laborales insalvables para el municipio? Se van y que se las arregle cada quien como pueda. Mientras yo siga con un hueso, ¿qué me puede importar la gente?

Palo dado ni Dios lo quita

Y ya entrados en el asunto del laudo a favor de Omar Carrera, por supuesto que no se negará a recibir más de un milloncito de pesos, que no le caerán nada mal, sumados a los cientos de miles de pesos que recibe mensualmente como diputado local. No es un alma caritativa que quiera dejarle ese recurso al Ayuntamiento de Fresnillo y mucho menos al alcalde Pepe Haro, a quien ha calificado como incapaz en su ejercicio gubernamental.

¿Y las autoridades?

Problemas como el anterior se tienen en prácticamente todas las administraciones municipales, y los laudos que deben pagarse suman cifras estratosféricas. Todo, a cargo del pueblo, de los impuestos, con visos de prepotencia, soberbia y desquite partidista. Mientras tanto, quienes debieran realizar una seria investigación al respecto no parecen tener intenciones de abrir el baúl de los recuerdos, además de que, si por alguna circunstancia se llegara a ventilar alguna cuenta pública en perjuicio de los titulares de la administración, fácilmente se cubren las espaldas en el Congreso, que es donde al final del día se aprueban las administraciones.

Trato digno merecen los trabajadores de la capital

Son ya varios trabajadores del Ayuntamiento de Zacatecas que se han quejado que no reciben un trato adecuado por parte de la presidenta Judit Guerrero, quien de buenas a primeras los regaña por cosas en las que ni responsabilidad tienen y peor aún enfrente de personas ajenas a la administración. Mucho se ha hablado del carácter fuerte de la alcaldesa, pero eso no es excusa, el personal merece un trato digno y sobre todo respeto. Pero los regaños no son sólo para los trabajadores, sino también para los periodistas, cuando no le gusta lo que escriben de ella.

Campañas de miel

Ya vienen los procesos electorales y es tiempo de parchar los agujeros. Miel sobre hojuelas se derramará en los discursos de los aspirantes, y ni quién se acuerde de los desfalcos, de la falta de capacidad, la corrupción y la impunidad en las administraciones públicas. Viene el tiempo de las promesas, de las tortas y los 100 pesos para quien “guste acompañar” al candidato. Y volvemos a empezar, porque no se le vuelve a ver al ganador durante el tiempo que dure su hueso. Viene el tiempo de olvidar y de “curar heridas”, que no viene a ser otra cosa que llegar a un acuerdo político. Hoy más que nunca es necesario retomar la propuesta de Kumamoto para reducir los presupuestos a partidos políticos, de manera que no se permanezca en ellos por ambiciones políticas, sino por vocación. Lo mismo para servidores públicos y quienes tienen un cargo de elección popular. No sería ya tan apetecible la encomienda, en términos de la remuneración, pero se retomaría el ideario noble (o tal vez iluso) del servicio a la colectividad y el bien común de todos los integrantes de la sociedad. Y para que no se diga que vendrían financiamientos ilícitos a los institutos políticos, habría que fiscalizar cada centavo de sus ingresos, además de sus egresos.

Sin pena ni gloria

La que pasó de noche fue la Feria de Jerez pese a que le invirtieron unos buenos milloncitos. Nada atractiva salvo algún evento, la gente desmotivada y sin la afluencia que en otros años se había visto en ese bello municipio. Muchos jerezanos y más sus visitantes extrañaron aquellas ferias organizadas por Pepe Pasteles que a decir verdad, lograban una gran convocatoria que hacía que Jerez estuviera realmente de fiesta.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top