Qué bueno que estemos cayendo en cuenta de la necesidad de la transparencia: Noriega

Zacatecas, Zac.-El obispo de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, manifestó en su mensaje dominical a los medios de comunicación que “toso ser humano merece vivir; nosotros no somos jueves, y no creo en la condena de muerte”. La lucha contra la violencia es un trabajo permanente, en favor de todo ser humano, dijo.
“Yo no quisiera ideologizar, agregó, pero para mí es tan grave la muerte de una mujer como la de un hombre, la muerte de un anciano, la muerte de un niño”, pero hay situaciones que como sociedad podemos cambiar, y ojalá que vayamos haciendo este ambiente.

Al final de cuentas estas situaciones se dan dentro de los hogares, y en los hogares no se puede meter nadie, ni el gobierno, ni el sacerdote. El problema tiene que solucionarse desde la educación, y ojalá que desde el momento que se inicia la educación formal se vaya inculcando la visión de que toda persona merece respeto, explicó el prelado.

No veo otra forma de que esto pueda tener un buen resultado y que nunca más haya un asesinato, mencionó.

En cuanto al listado de ex funcionarios públicos que tienen acusaciones de malos manejos de recursos, dijo que el tema de la intencionalidad es importante, ya que hay que ir hasta el fondo de la persona. De ahí nace la coherencia, la honestidad y la sinceridad. De ahí tiene que nacer también la justicia, advirtió, y volvemos a la cuestión de educación.

Esto no se aprende con unas cuantas clases, sino que la educación de los valores y la ética que se debe inculcar desde los hogares se ha descuidado, desgraciadamente, desde las reformas de 1972, donde se quitaron las clases de civismo de las clases oficiales en las escuelas. “Estamos viviendo y sufriendo las consecuencias”, agregó.

No es cuestión sólo de una política, sino que siempre se ve incluido un ciudadano, y hay que trabajar parejo. “Qué bueno que estemos cayendo en la cuenta de la necesidad de la transparencia, es un primer paso”, y esperaría que esto no fuera cuestión mediática nada más, o que se hiciera un tribunal mediático pensando en las elecciones del próximo año.

La razón de ello debe ser el bien común, manifestó Noriega Barceló, que incluye necesariamente la honestidad de los gobernantes y la honestidad de los ciudadanos.

Respecto a la encuesta dada a conocer el fin de semana, donde se evalúa el trabajo de los gobernadores de México, y donde solamente 30% de los zacatecanos aprueba la gestión del mandatario local, explicó el obispo que no se debe trabajar por el rating, sino por el bien común. Como ciudadanos comenzamos a ser exigentes y queremos resultados inmediatos; sabemos muy bien que eso ningún gobernante lo puede hacer, pero sí podemos ir transparentando la vida pública e ir haciendo políticas públicas a favor de la familia en favor del bien común, insistió, ya que vivimos en una sociedad terriblemente egoísta.

Eso, tarde o temprano va a traer corrupción y que se dilate la solución de los problemas sociales. Se sigue trabajando por el rating o por quedar bien rumbo a las elecciones de 2018, lo cual está muy mal, aseveró. Hay que trabajar por el bien común con políticas revisables por la misma ciudadanía y no solamente por los órganos encargados.

En otro tema, sostuvo que la construcción de la Casa del Migrante ya tiene fecha para su apertura, siendo ésta el primer sábado de junio, día que en que se hará la bendición de las instalaciones. Faltaban algunas cuestiones de equipamiento, pero parece que ya está muy adelantado el asunto, añadió.

A propósito del Día del Maestro, envió su reconocimiento a los docentes de la entidad, manifestando que el maestro está llamado a ser un gran protagonista en la educación, no sólo dentro del aula, sino en el saneamiento del tejido social, pues tiene muchísima influencia a través de las personas que se le han confiado.

Primero, el profesor debe reconocer el servicio que está dando a la sociedad, el cual es indispensable en los alumnos de cualquier edad, pero no se puede realizar plenamente el ejercicio de la educación si no se cuenta con el apoyo de los padres de familia.

La educación es integral, advirtió también, pues no se puede dejar la educación de los valores solamente en casa y en la escuela, pública o privada, los conocimientos. Es el mismo sujeto el que se va formando, y seguimos siendo alumnos e hijos.

Todos, como ciudadanos, tenemos una función no únicamente para denunciar, sino para cooperar. No hay que hacer un juicio si un docente o un sacerdote fallan, pues no todos son iguales, concluyó el obispo de Zacatecas.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top