Denuncia diputada mala planeación en carretera y afectaciones a empresarios

Diversas afectaciones en sus plantas productivas han sufrido cuatro empresarios fresnillenses, luego de que en 2013 durante la ampliación y rehabilitación del tramo carretero que conecta a los municipios de Fresnillo y Valparaíso, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), encargada de la obra, alteró en 80 centímetros el cauce del agua a la altura del tramo restaurado, cerca de las comunidades de Laguna Blanca y El Alamito.
Así lo dio a conocer la diputada Guadalupe Flores, quien señaló que sería presentado un exhorto a la SCT mediante un punto de acuerdo para que se realizaran las medidas correctivas necesarias.

Sostuvo que la elevación de la carretera y la ampliación de la misma provocaron que el agua se estanque en temporada de lluvias, teniendo como consecuencia las afectaciones por la falta de drenaje para el desagüe.

Los empresarios estuvieron en contacto durante 2015 con el encargado del ramo en la dependencia, así como con el encargado de la obra, logrando que el residente general hiciera una revisión.

La oferta fue que cuando se hiciera una obra en la comunidad cercana de El Alamito se llevaría la maquinaria para la obra hidráulica, lo cual no sucedió.

En conferencia de prensa, la diputada presentó a quienes tienen la representatividad de las empresas afectadas, Humberto Ramírez Medina, de Fresnipack Empaques y Cartones, Fernando Robles López, de Fertilizantes Guayaberos S.A. de C.V, Víctor Manuel Blanco Hernández, dedicado a la crianza de borregos y a domesticar caballos, y representantes de la gasolinera Laguna Blanca.

Señaló que las compañías referidas son una fuente importante de ingresos para la región y sus productos son vendidos, incluso, en el extranjero. Tienen planes de crecimiento, pero con las señaladas afectaciones se han visto mermadas en sus ingresos y proyectos, cancelando proyectos con pérdidas millonarias.

Las inundaciones del terreno obligan al paro de labores, y en el caso de los fertilizantes, se pierde la materia prima. Las pérdidas anuales en esta empresa son del orden de los 400 mil pesos.

Todos pagan impuestos federales por alrededor de un millón de pesos, según manifiestan, y las pérdidas ascienden a más del doble de los impuestos anuales, en tanto que la erogación que se debe hacer para el drenaje pluvial no rebasa el millón de pesos.

Es una obra sencilla, pero necesaria, y no puede ser realizada de forma particular, pues se atraviesa una carretera federal y es facultad única de la SCT.

Según los propios empresarios, se hizo saber a los ingenieros encargados de la obra sobre la problemática que se traería para la época de lluvias, pero no se dio solución ni seguimiento a la denuncia.

Sin embargo, argumentó, ninguna de las pérdidas materiales se compara con la tragedia que pudiera ser el que un vecino perdiera la vida por causa de las inundaciones.

Informó que el pasado 6 de mayo se reunieron los empresarios con la diputada y representantes de la SCT a fin de llegar a un arreglo para que se instalara el drenaje que falta, pero a la fecha no se han iniciado los trabajos, prometidos desde hace dos años.

Así, el exhorto va en el sentido a que se inicien las labores, pues se tiene el riesgo de que las empresas se vayan a otras entidades donde se les ofrezcan mejores condiciones.

Etiquetas
http://www.zacatecas.gob.mx/

Noticias relacionadas

Top