¡Cuidado con el celular!

Por Salvador del Hoyo
 Zacatecas, Zac.-El teléfono celular se ha convertido en parte de nuestra vida. Es un elemento importante para poder comunicarnos, al instante, cuando así lo necesitemos. Es, pues, sin duda, un aparato con el que convivimos las 24 horas del día. No podemos salir a la calle sin él.Lamentablemente hemos podido constatar, a diario, como miles de personas utilizan el dispositivo móvil cuando conducen su vehículo pero, lo más triste del caso, es que vayan ¡texteando! con una mano y la otra en el volante, distrayendo su atención de la vía pública. Es una práctica sumamente peligrosa.

Es muy común observar este peligroso comportamiento por todas las vías de comunicación. Los llamados que han hecho las autoridades competentes no han servido de mucho, pero lo peor del caso es que estas anomalías, los ciudadanos las realizan frente a los agentes de tránsito y estos lo permiten.

Hablar por teléfono celular y “textear” (lo más grave), cuando conducimos un vehículo, se han convertido en causas de accidentes de tránsito, insistimos, en ocasiones provocados ante la impasividad de los agentes de tránsito. El director de Transporte, Tránsito y Vialidad, Miguel Rivera Villa, debe insistir ante su personal que los ciudadanos están obligados a cumplir la ley.

Lo más triste del caso es que mucho de los ciudadanos que incumplen la ley de tránsito, son severos críticos de las autoridades, a quienes exigen cumplir también sus compromisos. Esto se ha convertido en una conducta contradictoria: Yo exijo que me cumplan, pero no cumplo mis obligaciones.

Este mal hábito (llamar por celular y “textear” cuando manejamos) se está transmitiendo a los niños, lamentablemente. Una gran mayoría de ellos viajan con sus padres, en sus vehículos, y observan cómo ellos actúan de forma inapropiada.

En el centro de la ciudad -por sus principales calles y avenidas- es común observar cómo los conductores no se cuidan de cometer estas preocupantes anomalías; lo hacen desde adultos, hasta jóvenes que, incluso, todavía no cumplen la mayoría de edad y ya conducen un vehículo, con la autorización, o no, de sus padres.

Recordamos las multitudinarias marchas de inicio de año contra el “gasolinazo”, muy concurridas. ¿Cuántas de esas personas inconformes no respetan los lugares para discapacitados? ¿No se colocan el cinturón de seguridad? ¿Se estacionan en lugares prohibidos? ¿Utilizan el celular cuando conducen su vehículo? Esto es solo un ejemplo de la incongruencia de algunos ciudadanos que exigen cambios y respuestas, pero no ponen el ejemplo.

Cuando la sociedad cumpla, también, sus obligaciones, estamos seguros de que las cosas comenzarán a cambiar, para bien. No esperemos que todo lo hagan las autoridades. Muchos de los problemas que vivimos en la actualidad son provocados por la pasividad y falta de interés de la gente.

Así como existen convocatorias para protestar (muy válidas y necesarias) y manifestarse en contra de los gobiernos cuando no cumplen, también debe haber convocatorias para cumplir como buenos ciudadanos. La sociedad y, sobre todo los niños, deben recibir información positiva. Tenemos que cambiar.

Todos tenemos derechos y obligaciones.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top