Pronostica Conagua 27 ciclones tropicales para el presente año

MarZacatecas, Zac.-De acuerdo con un comunicado de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el año 2016 fue muy particular debido a que inició con el evento del fenómeno de “El Niño”, que fue el segundo más intenso de la historia.

En los meses de junio y julio tuvimos condiciones neutrales para después pasar a un evento de “La Niña”, que duró un período muy corto y se categorizó como el segundo más débil del que se tenga registro, actualmente nos encontramos en una condición neutra. 

Esto provocó una alteración en la intensidad y convergencia de los vientos que provienen del oriente y de las temperaturas de los océanos, impactando con ello, los patrones de lluvia en nuestro país.

Generó esto tormentas más intensas en periodos cortos, mayor lluvia en zonas que comúnmente son secas y poca precipitación en regiones que normalmente son húmedas.

Ejemplo de ello, es el estado de Oaxaca donde llueve anualmente mil 400 milímetros y el día de hoy presenta una sequía en la zona del istmo de Tehuantepec.

Al otro lado, Baja California, que durante casi dos años presentó sequía, pero que gracias a las lluvias de los frentes fríos y las tormentas invernales se ha recuperado de esta condición, hoy tiene agua suficiente.

El 2016, sin duda, fue el año más cálido de la historia a nivel mundial y México no fue la excepción con 1.5 grados más que el promedio histórico, siendo el mes de julio el más caluroso. 

También el invierno 2016 y 2017 fue el más cálido de que se tenga registro en nuestro país, donde se alcanzaron temperaturas superiores a 40 grados centígrados en diversas partes de la República Mexicana. 

Como vemos, estamos sintiendo los efectos del cambio climático con la modificación de patrones tanto de temperatura, así como de la lluvia. Un tema que se ha hecho prioritario son los bosques como una fábrica de agua, una herramienta fundamental e indispensable para poder combatir este efecto, el tema del cambio climático.

Por otra parte, las tormentas invernales difícilmente bajan al centro y sur de nuestro país, ya que regularmente se mantienen en estados como Baja California, Sonora y Chihuahua. Sin embargo, en el mes de marzo de 2016, se tuvo una tormenta que se desplazó hasta el centro del país, lo que afectó al Valle de México con fuertes vientos e intensas nevadas en el centro y en el norte de nuestro territorio.

En la temporada de ciclones tropicales 2016 tuvimos 8 más que el promedio para un total de 36 sistemas con nombre: 15 por el Océano Atlántico y 21 por el Pacífico, de los cuales, 18 de ellos llegaron a la categoría de huracán.

Se tuvo el impacto directo de 6 ciclones en el territorio nacional, tres por el Océano Pacífico y tres por el Atlántico.

Nuevamente, como Ingrid y Manuel en 2013, tuvimos la interacción de dos ciclones por dos océanos distintos, Earl por el Atlántico y Javier por el Pacífico.

En este caso, el 2 de aosto Earl se formó en el mar Caribe alcanzando su máxima categoría de huracán uno. El 04 de agosto ingresó como tormenta tropical entre Campeche y Tabasco y el 05 de agosto salió al Golfo de México, en donde retomó fuerza e ingresó por segunda ocasión, donde interactuó con el ciclón tropical Javier, afectando principalmente a Veracruz y Puebla.

En la zona de Huauchinango, Puebla, el 05 de agosto tuvimos lluvias de 100 milímetros asociadas a Earl, mientras que el 06 y el 07 se acumularon 165 milímetros provocadas por Javier. Teniendo un total acumulado de 265 milímetros en tan solo 3 días, siendo la lluvia más intensa de la historia que se tenga registro en esta parte del territorio mexicano.

La acumulación de estas lluvias saturaron los suelos, provocando con ello las afectaciones que todos conocemos en las laderas de esta localidad.

Esto nos demuestra que es fundamental estar preparados para los efectos asociados a ciclones tropicales sin importar la categoría a la que lleguen éstos.

La temporada de lluvias 2016 se comportó conforme al promedio histórico, precipitó 744 milímetros en todo el territorio nacional.

Sin embargo, estas precipitaciones se presentaron de forma irregular, siendo mayormente favorables en el centro y norte del país, y desfavorables en el sur y sureste, distinto a los esquemas de distribución que tenemos en nuestros registros históricos y como se presentan normalmente en nuestro territorio.

El pronóstico de ciclones tropicales para el año 2017, es el siguiente:

Se pronostican un total de 27 ciclones tropicales, uno menos que el promedio histórico.

Se pronostican 16 por el Océano Pacífico, que podrían ser de 6 tormentas tropicales, 4 huracanes categoría 1 o 2 y 6 huracanes categoría 3 o superior.

Por lo que respecta al océano Atlántico, se pronostican 11 ciclones, 7 tormentas tropicales, 2 huracanes categoría 1 a 2 y 2 huracanes categoría 3 o mayor.

Se espera que impacten en el territorio nacional de forma directa entre 3 y 5 ciclones.  Quiero destacar que en este año 2017, ya se adelantó la temporada de ciclones tropicales por ambos océanos. En el mes de abril, por el Atlántico se formó el ciclón tropical Arlene, 40 días antes de lo normal.

Por su parte en el Pacífico, inició la temporada seis días antes con la tormenta tropical Adrián, que es la más temprana de la historia desde que se tiene registro en este Océano Pacífico.

No se omite señalar que existe un pronóstico del 50 por ciento de que se vuelva a presentar el fenómeno de “El Niño” para el otoño de este año 2017. Si esto sucediera, sería un evento extraordinario que nunca antes se hubiera presentado desde que se tiene registro, y podría ocasionar incremento en la intensidad de los ciclones. 

En lo que corresponde a la temporada de lluvias 2017, los 4 primeros  meses del año fueron por debajo del promedio en un 29 por ciento a nivel nacional, siendo la región sur donde prevalecieron principalmente estas condiciones.

Mientras que en lo que corresponde a la Península de Baja California y el noreste del país, han tenido lluvias extraordinarias que superan los 200 milímetros de agua, lo que equivale a lo que llueve en Baja California en todo el año.

Para los siguientes meses se espera que la temporada de lluvias se comporte conforme al promedio histórico.

Quiero resaltar que debido a la nueva política de administración del recurso en el manejo de las presas, tenemos un superávit de 8 mil 594 millones de metros cúbicos comparado con el promedio histórico, principalmente esto en el centro y en el norte del territorio nacional.  Por ello, tenemos agua suficiente para el abasto público urbano para dos años completos, 2017 y 2018, además de garantizar dos ciclos agrícolas, el que corre actualmente y el año 2018.  Un ejemplo del nivel que tienen nuestras presas son las que conforman el Sistema Cutzamala, en el Valle de México, el cual registra el tercer mejor nivel de almacenamiento de los últimos 15 años para esta época del año.

En la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, a través de la Conagua, continuamos trabajando para mejorar y emitir de forma más rápida nuestros pronósticos.

El Servicio Meteorológico Nacional, a partir de este mes de enero, cuenta con un Centro de Comando y Control que reduce los tiempos de respuesta, al manejar en forma integral y sistemática la información meteorológica.

Etiquetas
http://www.zacatecas.gob.mx/

Noticias relacionadas

Top