Hasta luego querido Donají

Por Salvador del Hoyo

A mi querido amigo Ricardo Reyes.

Pido a Dios le de fortaleza

en estos difíciles momentos

SalvadorZacatecas, Zac.- Es difícil imaginar cuánto dolor siente un padre tras perder a un hijo. Más difícil saber que murió de una forma trágica, víctima de un daño colateral derivado de los momentos de inseguridad que vivimos en el Estado y en el país. Es muy complicado entenderlo, mucho menos aceptarlo.

Un amigo muy querido vive, en estos momentos, ese terrible duelo. Todavía no logramos entender porque se dio ese lamentable suceso. Tendrán que pasar muchos días, meses y años para lograr comprenderlo, pero el dolor quedará para siempre.

Ricardo y su hijo Donají, el querido “Dona” -como le decíamos-, se convirtieron en esas amistades muy cercanas. El joven era alegre, muy sano y dedicado a trabajar. Tenía un futuro por delante y era el hijo más allegado a su padre. Yo estoy seguro de que, con nuestro apoyo, Ricardo tendrá que salir adelante y procesar, poco a poco, esto que está pasando.

Donají fue mi alumno hace años. Formé parte de su educación y constantemente su padre me lo “encargaba”. Me decía muy seguido: “Apriétalo mi chavo. Tienes mi autorización”, en el sentido de exigirle que cumpliera con sus actividades escolares. Realmente no hubo mucha necesidad de hacerlo.

Terminó su bachillerato y siempre estuve al tanto de su camino por la vida. Siendo Director de El Sol de Zacatecas, platicaba constantemente con él cuando acompañaba a su papá a llevar fotografías. El mismo “Dona” le ayudaba, en ocasiones, a tomar las gráficas y de inmediato me las llevaba a la redacción. En su mayoría eran fotografías de la fuente policiaca.

Poco a poco fue tomando madurez y ayudaba a su padre para seguir adelante con sus estudios. El trabajo más reciente -que fue al final el motivo por el que ya no está con nosotros- como conductor de un vehículo de UBER, le brindaba apoyo económico. Ricardo me comentaba constantemente cómo le ayudaba su hijo y la rutina que llevaban para trabajar el vehículo.

Ayer, en plática con algunos diputados, durante la sesión legislativa, les pedía que ya se unieran todos para tratar de contener este problema de violencia que vivimos. Les decía que no es momento para ataques políticos y que todos los poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) están obligados a trabajar para brindar la seguridad que necesitamos los ciudadanos.

Les señalaba insistentemente que, ante la gravedad del caso, tanto “oficiales” como “opositores” tiene que unirse para buscar soluciones y ya no sacar “raja política” para debilitar al partido en el gobierno. No es el momento, insistía. La sociedad exige respuestas inmediatas.

Otro comentario que hice es que no deben esperar a que la delincuencia alcance a alguien cercano a ellos para actuar. Los sucesos delictivos siguen incrementándose y la sociedad se siente cada vez más vulnerable ante la incapacidad por contener este problema. Insisto, es responsabilidad de todas las autoridades, incluidos diputados y magistrados.

Querido Zank, tú sabes que estoy contigo. Como padre de familia siento mucho por lo que estás pasando. No sé, realmente, el alcance de esta pérdida, pero sabes que tienes un amigo que estará siempre para apoyarte en lo que necesites. No te dejes de la mano de Dios, como lo dijo el padre Chacón.

Querido Donají, te nos adelantaste en el camino, pero se que ahora estás junto a tu mamá cuidando a tu padre y a tus hermanos Mel y Michel. Te recordaré siempre como el joven entusiasta, buen hijo y buen hombre en el que te habías convertido.

 

 

Etiquetas
http://www.congresozac.gob.mx/

Noticias relacionadas

Top