Subirán precios de la carne y habrá desabasto si cierran Rastro de Zacatecas

Foto: Misael Camarillo / MIRADOR

Zacatecas, Zac.-Mientras no nos tengan otro rastro no nos vamos a retirar de las instalaciones del actual, señalaron introductores de ganado de la capital, ante la solicitud de las autoridades municipales, quienes han anunciado su intención de construir en el sitio un estacionamiento. Además, sugirió el ayuntamiento capitalino que mientras se construye un nuevo inmueble para el sacrificio de animales, matanceros e introductores estarían trabajando en el Rastro Tipo Inspección Federal (TIF) de Fresnillo.
Por otro lado, manifestaron los inconformes que las condiciones en el rastro de Fresnillo son sumamente deplorables y antihigiénicas, y sostuvieron que el hecho de acudir hasta El Mineral subiría el costo de los productos cárnicos hasta en 30%. “Ese rastro es un pulguero”.

El rastro en Zacatecas diariamente es objeto de limpieza, pero en el de Fresnillo no hay condiciones de higiene, advirtieron. La maquinaria que está operando es de muy mala calidad, y se hizo con “presupuestos inflados”. Los motores de las cámaras frigoríficas se descomponen con frecuencia y es un problema grave. Además, no se tiene suficiente desagüe para darle salida a todos los deshechos.

Está mal diseñado desde el drenaje, y no tiene planta tratadora de aguas residuales. Está completamente tapado por los sólidos en suspensión, agregaron los introductores.

Por otro lado, expresaron que el proyecto que se realiza para el rastro de Zacatecas está elaborado sin fundamento, sobre las rodillas, y no va a dar satisfacción a las necesidades de los introductores de ganado ni de los carniceros, agregaron.

Actualmente en la capital del estado se están sacrificando alrededor de 120 reses por semana, mientras que son cerca de 200 cerdos los que se sacrifican. Así, para que la gente se traslade a Fresnillo, a más de 60 kilómetros, causa el problema de que subiría los costos y retrasaría los procesos.

Se beneficiarían con ello las tiendas departamentales, pues trabajan con procesadoras que tendrían abierta la puerta para la venta de sus productos. Esto, resulta adverso para el pequeño productor, ya que se lo van a acabar, expusieron, y se va a retirar.

Por otro lado, son más de 150 carnicerías las que dependen del rastro de Zacatecas, las cuales ya no tendrían el abasto adecuado del producto.

Hay mucha gente de escasos recursos que dependen de esta actividad, y que sufriría las consecuencias, “mientras que ellos están muy a gusto trabajando desde su escritorio”, advirtieron. Esta gente es zacatecana, paga sus impuestos y subsiste, pero con esas autoridades “no se puede”.

El rastro de la capital ya tiene cerca de 36 años, y no se tienen problemas sanitarios como en Fresnillo, al cual cerraron por 10 días debido a las condiciones insanas. Parece que para finales de este mes ya se debe desalojar el rastro, pero no están enteradas ni las autoridades sanitarias ni los regidores.

Tampoco es solución hacer un rastro regional, ya que mucha gente depende de esta actividad en la capital, y lo que se proyecta es una injusticia. El valor del rastro es de entre 15 y 20 millones, mientras que el estacionamiento que pretenden construir tiene un valor de 10 millones de pesos, de forma que desde ahí vienen las contradicciones.

Sobre el hecho de que ninguno de los matanceros va a ser despedido, como dijera la alcaldesa, es solamente un dicho, pues no hay algo escrito.

Al frente de los inconformes está Roberto Reyes Acevedo, quien añadió que la alcaldesa no se ha presentado en el rastro, solamente algunos de los funcionarios.

Etiquetas
http://www.congresozac.gob.mx/

Noticias relacionadas

Top