“Nadie tiene derecho a pisotear los derechos de los demás”: obispo

ObispoZacatecas, Zac.- Sigifredo Noriega Barceló, obispo de Zacatecas, invitó a la sociedad a que “nos respetemos como personas, respetemos la dignidad de cada persona y a que se vea la política como educación, pues tiene que ayudarnos como ciudadanos”.

Lo anterior, luego de que se le preguntó su opinión sobre el derroche de recursos que se realiza por parte de legisladores, los cuales, a pesar de que reciben fuertes cantidades de dinero para ayuda social, se limitan a dar muy poco a la población.

Agregó el prelado que tenemos que ser personas participativas y no hacer depender nuestro voto de una dádiva. “No podemos jugar al yo te doy para que tú me des”.

La democracia va exigiendo que cada día seamos más conscientes, responsables y corresponsables, dijo.

Sobre la recomendación que hiciera la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas (CDHEZ) a Gobierno del Estado y a la Unidad Estatal de Protección Civil por el desalojo de que fueron objeto pobladores de la comunidad Salaverna, en Mazapil, recomendación que no aceptara la secretaria general de Gobierno, Fabiola Torres, expuso el obispo que se trata de “situaciones muy complejas”, por lo que no se atrevería a dar una opinión sobre quién tiene la razón.

Sin embargo, hizo un llamado a respetar las instituciones, que son las que van a ayudar a resolver este tipo de conflictos.

Sabemos que hay “tantos y tantos intereses de muchos lados”, y reiteró su llamado al respeto, que tiene que ser a las personas y sus derechos humanos.

“Nadie tiene derecho a pisotear los derechos de los demás”. Tanto autoridades como ciudadanos debemos ser respetuosos, aunque la parte más visible está en las autoridades. La CDHEZ, agregó, tiene que hacer las recomendaciones debidas también a otro tipo de instituciones, como educativas, sanitarias y de cualquier tipo.

De cualquier forma, sostuvo que la Iglesia ha apoyado desde el principio a los habitantes de Salaverna, y los servicios que se prestan en la parroquia de Mazapil se siguen ofreciendo. Por ahora se dan los oficios religiosos en Nuevo Salaverna. La capilla que estaba en el poblado original, que se acabó de derruir, ya estaba en muy malas condiciones y no se podía oficiar ahí.

La Iglesia ha estado cerca de la gente, añadió, y así se continuará.

Top