Es necesario sembrar la semilla de la paz en las nuevas generaciones: obispo

Obispo zacatecas copiaAnte la ola de violencia que se sigue presentando en la entidad, a pesar de los cambios en los mandos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), el obispo de la diócesis, sigifredo Noriega Barceló señaló que “cuando muere una persona hay tristeza, cuando provocamos la muerte; esto es grave, porque es lo que deteriora más al tejido social, pues es sembrar no solamente la muerte, sino incertidumbre y desconfianza”.

Agregó que uno quisiera que esto se solucionara, pero no se soluciona por cambio de personas ni por decreto. “No nos acostumbremos a la violencia; en el momento en que nos hagamos indiferentes estaremos perdiendo mucho de humanidad”.

Todos estos hechos nos indignan y nos tienen que llevar a hacer algo, advirtió, “es necesario sembrar las semillas de la paz y respeto”.

Hay mucha carencia en los contenidos educativos de valores, y si no se siembra en la primera generación no veremos frutos. Es conveniente sembrar los valores éticos, fundamentalmente en la familia y la casa, destacando que es buena la relación que plantea el nuevo modelo educativo, de escuela y familia.

Los padres de familia tienen que ayudar y complementar, y ahí entran las iglesias también. La educación debe ser tarea de todos, y se requiere volver a los valores. No se requiere ir muy lejos, estamos viendo los resultados de estas carencias.

En cuanto a la reinserción social de quienes purgan una condena en los centros penitenciarios, manifestó el prelado que la Iglesia tiene sus servicios de evangelización y formación espiritual, además de consuelo, pues si alguien pierde la esperanza de vivir, ante una sentencia, por ejemplo, de 30 años, se requiere un motivo fuerte para seguir y viene de una espiritual fuerte.

“Nadie puede garantizar lo que depende de la libertad de las personas”, respondió a pregunta expresa de si el Estado está garantizando la reinserción de las personas que pagan una pena corporal.

La responsabilidad del Estado es proporcionar los medios necesarios para una vida digna, que esté la persona procesada y ya condenada, pero que luego tenga las herramientas necesarias. En Zacatecas “no estoy tan seguro”. Quien tiene ese conocimiento es la gente de Derechos Humanos.

La postura de la Iglesia es la no discriminación de las personas y el respeto a su dignidad, dijo, de manera que ha solicitado a varios diputados que se legisle en favor de la libertad de las personas, refiriéndose a quienes tienen orientación sexual diversa.

Por otro lado, sostuvo que se va a apoyar al matrimonio, pero no apoyará la destrucción del mismo tal como viene en la fe católica. “La Iglesia no tiene autoridad para reformar el Evangelio”.

Es la única institución que ha probado sostener a la humanidad. Es la base de una familia, aún con sus altibajos, pero no va a apoyar su destrucción en cuanto a la conformación de hombre-mujer.

Top