Clama la gente por personas e instituciones confiables: obispo

ObispoZacatecas, Zac.-Tras señalar que la devoción a san Mateo Correa es relativamente reciente, el obispo de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló manifestó que hace pocos años que fue canonizado, pero “va levantando”, sobre todo en los lugares donde estuvo ejerciendo su ministerio sacerdotal, incluida Concepción del Oro.

Cada pueblo tiene su mártir o su devoción, y en el caso de san Mateo, se localiza más en el estado de Zacatecas que en el de Durango, donde también estuvo.

Por otro lado, el prelado sostuvo que ante el fenómeno de que muchos jóvenes caen en las garras de la delincuencia organizada, la Iglesia trabaja en dos planos. Por un lado, en lo preventivo, captando el mayor número de muchachos para estar con ellos y acompañarlos en su formación. Generalmente los jóvenes que están en este tipo de grupos han vivido una serie de conflictos y problemas de tipo familiar, y no terminaron, en muchos casos, ni la secundaria.

El otro plano toma en consideración que la vida del joven inmiscuido en la delincuencia organizada es muy corta, de manera que se trata de convencer a los muchachos de que están arruinando su vida y la de las personas que le rodean.

Agregó que se cuenta con un equipo de pastoral juvenil y se dialoga con ellos, incluso, en los centros de detención. “Me ha tocado conversar con jovencitos hasta de 14 años ya con experiencias delictivas tremendas”, dijo, de manera que se busca orientarlos y acompañarlos.

Hay un tercer campo de trabajo que es el apoyo a las familias de estos jóvenes, agregó, pues “no hay padre de familia que quisiera tener a sus hijos en esta situación”. Así, se realiza una tarea callada en los centros de reclusión y en las familias.

En otro tema, comentó el obispo que durante la temporada de vacaciones se tiene un curso de preparación para los jóvenes que manifiestan una inquietud por tomar la vida sacerdotal, y durante todo el año se trabaja en una promoción vocacional.

La meta es llegar a establecer una cultura vocacional, de manera que no sólo se haga la invitación a los aspirantes durante julio, mes en el que se realiza el pre seminario, sino que se convoque a lo largo de todo el año.

Precisamente este domingo, a las 13 horas, fue la misa de clausura del pre seminario, y se tienen 90 jóvenes, de los cuales 36 ya terminaron su preparatoria o la carrera y que muy posiblemente ingresen a estudiar al seminario.

“Son chavos muy sanos, que tiene la intención de ser sacerdotes, a pesar de que también viven circunstancias sociales, como todos. Se ve la intención recta de comprometerse, ya que la vocación comienza con una inquietud”. La respuesta ha sido muy satisfactoria en cuanto al número de aspirantes, aseveró Noriega Barceló.

Al ser cuestionado sobre la instalación del sistema estatal anticorrupción, y sobre su concepto sobre el mismo, dijo no estar muy enterado del tema, pero advirtió sobre el “clamor de nuestra gente de que este cáncer se termine, de que tengamos personas e instituciones confiables”.

Además, el tema no se debe politizar, ya que desde el momento en que esto sucede, aumenta la corrupción.

Manifestó su deseo porque se logre un sistema anticorrupción sano, y comentó que lo opuesto sería rendirse ante los problemas, los que son causa de otros problemas en el país.

Sigifredo Noriega señaló, respecto a las declaraciones de un sacerdote católico, en el sentido de que siempre cargaban un condón para el caso de que se necesite, que este sábado el mismo sacerdote pidió perdón por su dicho. Es un asunto que la diócesis de Hermosillo tiene que atender.

De cualquier manera, sostuvo que sí hay sanciones para los sacerdotes que tienen conductas negativas, y que el obispo de cada diócesis tiene la obligación de llamarlos a cuentas y de informarse bien sobre todo lo que sucede en el tema.

“Si se encuentran comportamientos que van contrarios a la fe y a la Iglesia, hay sanciones, que pueden ser desde una llamada de atención hasta la suspensión del ministerio; esto se ha dado siempre y se va a seguir dando, pues somos seres humanos. Pero no porque haya un caso o alguien falle, la institución está fallando”.

Ya son muchos siglos en los que se ha probado que es la mejor forma de aportar a la comunidad, una persona célibe, lo que no implica que el matrimonio sea malo, al contrario, dijo. Pero “la persona que quiere seguir este camino sabe que se le va a pedir el celibato”.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top