Sigue la búsqueda de grupo delictivo en Valparaíso: Murillo

Zacatecas, Zac.-El titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), Francisco José Murillo Ruiseco, confirmó la mañana de este jueves, en conferencia de prensa ofrecida en el Instituto Zacatecano de ciencias forenses (IZCF), el hallazgo de cuatro fosas clandestinas más. Dijo que no se ha detenido el operativo tendiente a identificar y localizar a los autores de los hechos, así como a la localización de más inhumaciones clandestinas con personas reportadas como desaparecidas.
Efectivos del Ejército y de las diversas corporaciones policiacas descubrieron la existencia de cuatro fosas más, las cuales estaban cerca del sitio donde hace algunos días fueron localizados los otros 19 cuerpos sepultados de forma ilegal.

Las primeras dos fosas contenían una osamenta cada una, mientras que la tercera contenía dos cadáveres, al parecer de mujeres, y uno del sexo masculino. En la cuarta fosa fue localizado el cadáver de una mujer y otro de un hombre. Así, con estos siete cuerpos, son ya 26 los hallados, dijo.

Se trata de un terreno que tiene cercanía con la comunidad San Martín, en el que peritos del IZCF estuvieron trabajando la tarde del miércoles y parte de la noche con el objetivo de desenterrar debidamente los restos.

Además, como resultado del trabajo de especialistas, se tienen ya identificados cinco de los cuerpos hallados por las fuerzas del orden anteriormente, derivado de las indagatorias de genética forense.

Informó que se continúan las investigaciones en el terreno para descartar que haya más fosas, y las acciones seguirán hasta dar con los autores de los hechos.

Advirtió que, derivado de las pesquisas efectuadas hasta el día de hoy, se trata de la misma banda de delincuentes la que ha estado operando en la región, autora también del ataque perpetrado contra el Ejército Mexicano en el que perdió la vida uno de sus integrantes.

Añadió que en el caso de las víctimas identificadas sí se tenía el reporte de desaparición, y como dato importante señaló que eran originarios, ya que solo una de las víctimas era de Valparaíso. Dos más estaban avecindados en Monte Escobedo, municipio colindante, y otro en Fresnillo y una más de Villa de Cos. Se trata de personas que no eran vecinas de Valparaíso, sino que provienen de diversos municipios de la entidad.

También pueden ser personas originarias de estados vecinos como Durango, Jalisco, Coahuila u otros, de manera que es básico el trabajo que realizan los peritos en todos los aspectos de la investigación forense.

Por otro lado, se trata de determinar si las víctimas halladas en las fosas tenían o no vínculos con hechos delictivos, aunque pudiera ser que sí.

Tampoco se tienen datos precisos sobre el tiempo que tenían los cadáveres enterrados, ya que depende de muchas condiciones del clima, del terreno o de si estaban solamente semi enterrados.

Sin embargo, se presume que algunos de los cuerpos pudieron haber sido enterrados hasta hace dos años, mientras que otros pusieron ser sepultados hace algunas semanas.

Expuso el procurador que uno de las víctimas, vecina de Monte Escobedo, se dedicaba a domar caballos, y que en uno de sus viajes a Valparaíso fue interceptado por el grupo criminal y se le privó de la vida. La zona de Valparaíso representaba una “zona de confort” para el grupo criminal, donde podían operar, y no es probable que los delincuentes se desplazaran a otros sitios.

Por otra parte, las víctimas encontradas tienen que ver con casos de desaparición, hasta ahora, y no necesariamente con casos de secuestro.

En cuanto a las edades, el primer cuerpo es de una femenina de 19 años, el segundo de un hombre de 46, otro es de un hombre de 30, el cuatro es de una mujer de 22 y el último es de otra femenina de 22.

La búsqueda de los delincuentes seguirá en toda la zona, aseguró, y existe la “posibilidad latente” de que haya más fosas clandestinas.

Por último, sostuvo que la investigación sobre las fosas comenzó con la detención de varios sujetos en la cabecera municipal. Luego ya vino el ataque a las fuerzas del Ejército y el descubrimiento de las fosas.

“Luego de la detención de esos sujetos que tenían relación con el crimen organizado, fue cuando la ciudadanía comenzó a comunicarnos, a anunciarnos, lo que estaba pasando, porque también hay que decirlo, la ciudadanía estaba bajo un miedo aterrador, bajo una coacción de este grupo criminal”.

Así, se logró la detención de un adulto y dos menores de edad, incluso un guatemalteco, y por esa acción se respondió por parte del grupo criminal asesinando al miembro del Ejército, esa fue su reacción.

La reacción de las autoridades, por el contrario, fue recuperar la tranquilidad de la población de Valparaíso.

Se trata del único grupo local que opera en la entidad con estas características, además de que no es muy probable que tenga nexos con alguno de los cárteles de la droga, pues posee elementos característicos de operación. Se circunscribe a una zona exclusiva de confort, mientras que otros grupos operan de forma diferente.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top