Son más de 360 niños detectados que trabajan en las calles: Rodríguez

cristinaZacatecas, Zac.- La presidente honorífica del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF), Cristina Rodríguez Pacheco, informó respecto a la presencia de menores de edad que se ven en las calles pidiendo una moneda, incluso a altas horas de la noche, que se atiende el fenómeno del trabajo infantil por medio de la Dirección de Grupos Vulnerables, donde se les identifica para intervenir de forma multidisciplinarias.

Sostuvo que en primer lugar se acerca el grupo de trabajadoras sociales, las cuales buscan la manera de entrevistarse con las personas adultas que posiblemente se encuentren cerca de los menores. Luego se les da una plática a los padres sobre los derechos de los niños y se indaga la razón por la que trabajan. Hay casos en los que no se les menda por los padres a trabajar, sino que se juntan con algún otro niño y se van juntos.

Así, se genera un programa productivo para los padres para que se evite la presencia de los infantes en la calle. Se les otorga, además, una beca a los menores para que sigan estudiando y abandonen las calles.

Durante ese tiempo se les da seguimiento, en un lapso de hasta un año. Suele suceder que haya reincidencias, y el programa se extiende hasta dos años. También se les da atención psicológica a los papás y se les concientiza sobre el hecho de que los menores deben tener un desarrollo pleno, y de que el trabajo a temprana edad interviene y trunca este objetivo. Las etapas de juego son importantes para su desarrollo.

El programa de atención es muy amplio, dijo, y se tuvo hace unos meses un foro sobre el tema.

Hoy en día se tiene identificados a más de 360 niños en esta condición, a los que se les ha dado seguimiento. Muchos de ellos ya no trabajan, pero se sigue vigilando para que no se presente más este fenómeno.

Por otra parte, dijo que hay diferencias entre los casos de trabajo infantil y los niños que sólo salen a pedir unas monedas, pues hay niños que sólo se dedican a pedir algo de dinero, pero no por imposición de los padres.

En caso de que se salgan los infantes sin autorización de los padres, se les busca lo que se conoce como Red de Apoyo, es decir, que un familiar cercano se haga cargo de ellos mientras que los padres trabajan.

También se les establece cuáles son los riesgos que tienen el niño en la calle y los peligros a que se exponen. Los casos de abuso infantil detectados son diferentes, pues, agregó, el menor que sale a la calle desarrolla muchas habilidades para defenderse y aprende a cuidarse, mientras que los que no han salido son más vulnerables. No hay casos de niños que salen a la calle que han sido abusados, afortunadamente.

Cuando sí se da el caso, entra la Procuraduría de la Defensa del Menor, y se hace un análisis completo sobre las condiciones en que está la familia. En todo caso, se trata de garantizar sus derechos y mantener su identidad, de manera que si se requiere, son sacados de su casa.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top