Se tiene la voluntad de apoyar, siempre que se privilegie el diálogo: Flores

Zacatecas, Zac.-El alcalde de Guadalupe, Enrique Flores Mendoza, dio a conocer que sigue el diálogo con empleados sin base en el ayuntamiento de ese municipio, quienes están asesorados por el pretendido Sindicato Independiente de Trabajadores del Estado de Zacatecas (SITEZ).
En la presidencia municipal laboran más de 2 mil trabajadores, aseguró, y 40 de ellos están bajo una modalidad de contrato. Esta situación comenzó en administraciones anteriores, y en las manifestaciones que realizaron la semana pasada, estaban solicitando cuatro puntos.

El primero es un aumento salarial que se autorizó de 6.5%, conformidad con el sindicato que está formalmente constituido y reconocido (Sutsemop), que se dio a los 2 mil trabajadores. Ya se había hablado con el representante de los empleados sin base para informarle que se estaba buscando la condición económica que permitiera hacerlo, ya que eso implica erogar más de 2 millones 400 mil pesos para poder hacerlo de forma retroactiva.

Se reiteró el compromiso, y se espera conseguir el recurso. De cualquier manera, se les hizo saber que hay otras muchas prioridades en el municipio.

Otra de las peticiones es que 300 de esos trabajadores sin seguridad social se puedan incorporar al régimen de la prestación, los de contrato, ya que hay personas con más de 10 años.

Sin embargo, se les dejó en claro que no es posible que en este momento se haga esa inscripción, ya que se tienen adeudos por casi 7 millones de pesos al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por concepto de cuotas del resto de los trabajadores de base.

La nómina del municipio de Guadalupe cuesta 9 millones de pesos quincenalmente, dijo Flores Mendoza, de manera que por mes por mes son 18 millones de pesos, lo que representa 55% del presupuesto anual del ayuntamiento.

“No es falta de voluntad, sino de presupuesto”, dijo, y se les recordó que ellos, de manera voluntaria, quisieron firmar el contrato laboral, mismo que se renueva de manera trimestral.

De parte del municipio seguirá existiendo la voluntad, siempre que se privilegie el diálogo, ya que “no podemos permitir que 40 de los 2 mil 200 trabajadores de la presidencia pretendan colocar una bandera rojinegra y quieran impedir el acceso a los demás trabajadores y usuarios que tramitan algún servicio”.

Un tercer punto es el de las denuncias de hostigamiento laboral, dijo el alcalde, ya que tres (mujeres), tuvieron la valentía de especificar de quién estaban recibiendo el acoso. Manifestó el presidente municipal a realizar una revisión personal la condición, y ya se tuvo una reunión con la plantilla de direcciones y jefes de departamento. “No voy a permitir ningún tipo de hostigamiento laboral”. Sin embargo, enfatizó que tampoco será permitido el relajamiento y que no se esté cumpliendo con las obligaciones por parte de los empleados.

Etiquetas

Noticias relacionadas

Top