Califica con 8 el obispo el trabajo de Alejandro Tello

Zacatecas, Zac.-El obispo diocesano de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, comentó en entrevista respecto al Informe de gobierno presentado por el gobernador del estado, Alejandro Tello Cristerna, que se ven gestos muy interesantes de un cambio, y uno de ellos es el acento que se está dando al desarrollo social.
No es que lo demás se esté descuidando, dijo, pero sí se tiene el acento en la búsqueda de sanear el tejido social en todos los campos. También es positivo el gesto de ir al congreso. “Yo tengo cinco años aquí y no me había tocado verlo, de manera que es u gesto de institucionalidad y de respeto”.

Como gobierno y sociedad se puede hacer mucho más. Se trata de un primer año y se han puesto bases sólidas para un segundo año mucho mejor, aunque hay muchos faltantes y todos coincidimos en que el gran problema es el de la inseguridad, dijo, que está afectando todos los demás campos del desarrollo.

“También es alentador, a pesar de que numéricamente hayan aumentado los homicidios, que haya datos muy concretos de prevención, además de que estamos yendo a buscar poner remedios en las causas, y las causas están en la familia, donde recibimos la primera educación para la vida”.

Ahora hay que dar el segundo paso, que es la escuela, y que toda la sociedad colabore con lo que le corresponde, ya que la vida no solamente es pura técnica, sino que hay que ir rescatando al sujeto.

Por otro lado, señaló que estamos resintiendo la política migratoria de Estados Unidos, pero hay esperanza en el empuje de muchos clubes de zacatecanos radicados allá.

“Si me dijeran un número, yo daría un 8; si me dijeran un adverbio de modo, diría bien el primer año; si me dijeran un adjetivo calificativo, diría que ha sido un año bueno, aseguró el prelado, no tan bueno como hubiéramos querido, pero es bueno, y esperamos que el siguiente sea mejor”.

Respecto a la violencia generada en los últimos días, incluido el hecho de los estudiantes que mataron en Calera al querer quitarles el coche en el que viajaban, dijo que no solamente es lamentable, sino que es muy preocupante. Quiere decir que la violencia está rebasando lo que era el campo meramente de los delincuentes. Cuando empieza a afectar a la sociedad civil y a personas que nada tienen que ver con el crimen organizado es muy preocupante.

Esto hace que las medidas que debemos de tomar no sólo deben ser de prevención, sino de apostarle a la contención con mayor presencia de vigilancia y de la sociedad, en el sentido de que inmediatamente que se vea algún movimiento raro, se dé aviso a las autoridades.

Muchas de las situaciones que se han podido solventar se han basado en eso, en personas que han avisado, y “es tiempo de volver a confiar en nuestras autoridades; todos tenemos que ponernos donde tenemos que actuar”.

Sin embargo, apuntó que “necesitamos más personas, pero nadie se anima a ser policía”.

Finalmente, sostuvo que es preocupante el tema de los suicidios, los cuales se han venido incrementando en fechas recientes. Donde hay una sola persona que se quita la vida ya es un foco rojo; algo nos está afectando, dijo, y como Iglesia no se tiene un programa específico, sino que se da un acompañamiento general, sobre todo con los jóvenes, que son quienes más caen en este tipo de actos. Todo tiene que ver con la prevención, pues un suicidio no se improvisa. Hay que atender a los signos, pues se va gestando por diversas circunstancias que abruman a las personas.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/banner-largo2-1400x2501.png

Noticias relacionadas

Top