Necesaria la unidad de sociedad, partidos e instituciones para recuperar la paz social

Zacatecas, Zac.-El ex presidente municipal de Guadalupe, Clemente Velázquez Medellín, habló la mañana de este lunes a cerca de la tragedia que vivió su familia con la muerte de su hermano y sus sobrinos, acaecida la noche del jueves pasado, a manos de desconocidos armados.
Manifestó que la familia está destrozada moralmente, ya que el hecho es sumamente lamentable. “Yo tengo siete años fuera del gobierno y el tiempo que tuve la oportunidad de trabajar como alcalde y director de Protección civil y como diputado, toda mi familia siguió con su actividad normal, unos trabajando en un taxi, otros en la UAZ y otros en el campo, pero nadie dejó de hacer lo que hemos hecho toda la vida, que mi padre nos enseñó, a trabajar”.

En diálogo con el periodista Francisco Elizondo, en el programa matutino de noticias a Tiempo, manifestó el ex funcionario que el hecho desagradable se enfrenta con dolor. No tenemos que generar odio ante la sociedad, sino que buscamos la unidad familiar, ante la sociedad, porque está muy descompuesta, y eso no impide pedir que las autoridades atiendan el problema de inseguridad que existe en Zacatecas.

Estamos abriendo los ojos apenas. Lo que pasó nos ha obligado a atender todo lo que se pudo, primero intentar la vida de mi sobrino de 14 años, José Valentín, hijo de mi hermano el menor, un deportista que tenía futuro”.

Comentó que recibió la llamada a las 10:19 horas de la noche del jueves, y lo primero que le dijeron es que estaba muerto su hermano Francisco y su sobrino Javier, y que estaba muy grave en el lugar José Valentín y Manuel Leonardo, su hermano menor.

Agregó que se trasladó al lugar de los hechos y no pudo accesar, pues estaba acordonada la zona.

Informó que le llamó la secretaria general de Gobierno, Gilda Fabiola Torres Rodríguez, y el gobernador, Alejandro Tello Cristerna, con toda la disposición de apoyar en las investigaciones y expresarle las condolencias.

Del mismo modo, externó Velázquez Medellín el apoyo recibido de Rafael Rodríguez Espino, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Zacatecas (STUAZ), ya que tres de las víctimas eran trabajadores de la Universidad.

“La postura nuestra es impulsar la unidad familiar; que estemos tranquilos, nos tocó a nosotros y le ha pasado a muchos zacatecanos, y lo único que pido de todo corazón es que la paz regrese a Zacatecas, que podamos trabajar en paz y podamos estar tranquilos”. Agradeció, igualmente, la participación de la ciudadanía que tomó parte en la marcha.

“Tenemos que abonar a la paz, pero que gobierno del Estado atienda este tipo de problemas en Zacatecas”.

Sobre el trabajo de la autoridad en las investigaciones, sostuvo: “tenemos que cambiar todos, tenemos que cambiar la actitud en muchos funcionarios, tanto en el ejecutivo como en el Judicial y Legislativo, para que la gente vuelva a confiar en el gobierno, en los poderes que representan las instituciones. Tengo fe en que el gobierno, a través de la Procuraduría, atienda y resuelva no solamente el tema de mi familia, sino el de muchos zacatecanos, pues hay formas y maneras de resolverse, nada más es cosa de que se quiera resolver”.

En el caso de los heridos, dijo que siguen graves recibiendo atención médica.

Sobre el tema de la violencia en la entidad, y en entrevista con el mismo medio informativo, el dirigente estatal del Partido Encuentro Social (PES), Nicolás Castañeda Tejeda, sostuvo que se trata de un instituto político que promueve la paz y el encuentro entre las familias, que las circunstancias se refleja en datos duros y que nos obligan a tomar conciencia general sobre la seguridad pública.

Hay temas muy sensibles, añadió, y manifestó su solidaridad con la familia de clemente Velázquez y todas las familias que han sufrido el dolor de algún deceso a raíz de la violencia.

“Necesitamos tomar acción, y hago una invitación a que nos unamos; a los actores políticos, a los partidos y a toda la sociedad (…) a los jóvenes y mujeres. Ante esta circunstancia, más allá del dolor, necesitamos estar unidos para recuperar la paz social que tanto queremos; necesitamos trabajar para recuperar la fe y la esperanza”.

Hizo una reflexión en el sentido de que la clase política debe ponerse a trabajar para recuperar lo perdido o la misma clase política estaba en riesgo de desaparecer. Tenemos que tomar conciencia de que necesitamos recuperar la conciencia y la confianza, de manera que la ciudadanía junto con los dirigentes, busquen la manera de sacar adelante esto.

Uno de los temas, que le corresponden al estado, tiene que ver con el combate y control, pero esto debe ser con humildad, escuchando a la sociedad. Además, tenemos que adelantarnos y trabajar por el desarrollo de Zacatecas, puntualizó. Ahí se complementa la prevención y la contención, pues se aportan elementos de mejora económica y la unión familiar, el desarrollo del campo y las mejores condiciones de vida en las colonias.

Desde el próximo ejercicio fiscal hay que buscar condiciones para el fortalecimiento del tejido social, desde la educación, la familia y el desarrollo social, siempre en unidad.

Por su parte, el obispo de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, sostuvo en entrevista posterior en el mismo programa radiofónico, y sobre el tema de la violencia, que se está generando un ambiente que no se puede ocultar y que genera situaciones de malestar e impotencia. “Esperemos que esto sea canalizado para el bien y que no se quede en malos sentimientos. Nuestra gran responsabilidad es darle causa a este momento difícil que vivimos como sociedad”.

No hay consuelo para las familias que se han visto afectadas y que han perdido un ser querido, agregó, en este ambiente difícil, pero tenemos la capacidad de superarlo y de salir bien librados. “Nadie tiene la solución, pero estoy convencido de que la tenemos que buscar en conjunto”.

El primer paso, detalló, es hacer un diagnóstico para saber no sólo qué pasa, sino por qué, y una vez que se tenga, se debe buscar la solución. “Por lo pronto, urge la contención de todo esto y en todos los campos, pues el ambiente negativo los hacemos nosotros, en ocasiones, con nuestras actitudes, y hasta lucramos con las tragedias, lo que no se vale”.

Tras señalar que estamos en tiempos preelectorales, difíciles, donde hay muchos intereses y aspiraciones, legítimas, y hay que tener mucho cuidado.

A pregunta expresa de si es el gobierno responsable de esta situación, manifestó el prelado que cada quien tiene su responsabilidad. “Todos somos corresponsables, aunque la autoridad está para garantizar una convivencia pacífica, pero esto no se hace por decreto o buenos deseos; si no hay colaboración de la ciudadanía, si no hay adecuación de leyes para tiempos de emergencia y si no hay recursos en muchos sentidos, ni una inteligencia que no solamente reacciona, sino que previene y se anticipa, esto no va a tener una pronta solución.

Tenemos que abordar esta situación de emergencia desde todos los campos, a todos los niveles, y esto no es cosa de un color partidista ni de una sola persona. Tenemos que entrarle juntos, con inteligencia y serenidad, ya que nada sacamos con amargarnos, pues esto produce negatividad”.

Señaló que las marchas y manifestaciones por la paz son muy buenas. “En todo lo que apunte por la paz cuenten con mi apoyo, lástima que no puedo estar en todas partes. Hay que dar el siguiente paso, pues si todo se arreglara con una toma de conciencia qué bueno sería, pero la responsabilidad no termina al terminar una marcha, sino que hay que buscar otro tipo de gestos de parte de los grupos.

Todo tiene que estar entre el hogar, la escuela y la calle, y obviamente el gobierno. Entre todos estos entes sí podemos levantar la mirada, serenarnos y ser optimistas”.

Finalmente, Arturo Ortiz Méndez, presidente estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), manifestó que la crisis de seguridad no es algo que se deba tratar de manera superficial y menos con opiniones que generen más incertidumbre de la que ya hay.

Es necesario hacer a un lado cualquier intento de sacar raja política, pues es una situación que lastima, lacera y genera problemas a la sociedad en todos sus sectores. Afecta, de manera directa, a la célula más importante de la sociedad que es la propia familia, y consideró que lo primero es conocer las dimensiones del problema, de manera que se tiene la posibilidad de que la violencia se da entre grupos de interés que afecta la tranquilidad de todos. Además, la violencia puede ser generalizada, en todos los sectores, y se trata del primer caso, ya que se origina en grupos específicos.

Esos grupos actúan en lo que es la certeza y la tranquilidad, condiciones mínimas para vivir bien. Por otro lado, las instituciones, el Estado, debe intervenir para garantizar la tranquilidad, y esto no está a discusión, pero se deriva el requerimiento de un Estado fuerte.

Ello supone instituciones fuertes, sobre todo las que tienen que ver con la seguridad, en todos los ámbitos, y debe actuar para garantizar la tranquilidad.

En otras palabras, aseguró que todos debemos concurrir, el Estado y la sociedad, y se debe ser actor de unidad. El titular de la institución es Alejandro Tello, y no se debe escatimar el apoyo y la generación de corrientes de opinión que no generen más incertidumbre.

“Tello es el garante de los zacatecanos; es quien fue electo, más allá de las posturas políticas de cada quien, y en el sistema político es el garante.

Todos los organismos sociales, las instituciones y todos debemos hacer un gran esfuerzo por el retorno de la armonía y tranquilidad de los zacatecanos. Hay que generar toda una plataforma de unidad de los zacatecanos, y que en ese esfuerzo todos asumamos nuestra responsabilidad, en todos los sectores, sin echarnos la culpa unos a otros, pues no se resuelven las cosas echando culpas”.

Por otro lado, dijo que respeta la opinión de quienes señalan que debe renunciar Alejandro Tello. Sin embargo, advirtió: “no creo que esto se resuelva con la renuncia del gobernador, sino que se trata de un asunto muy serio que tiene que ser abordado desde las diferentes instancias gubernamentales y desde la sociedad misma, pero necesitamos un gobernador fuerte, que tenga la suficiente claridad y visión para transmitir la certeza de que el gobierno está actuando”.

No se trata de soluciones milagrosas ni de que el gobernador actúe como si fuera El Llanero Solitario u otro actor. “La sociedad debe darle la oportunidad de que demuestre que puede hacer lo que le corresponde; más que repartir culpas hay que demostrar que se está haciendo el mejor de los esfuerzos por ser el garante de la seguridad; pensamos y actuamos diferente, pero el tema no es para jugar a las vencidas políticas. Todos tenemos que actuar en el mismo sentido y tenemos que apostarle a que el gobierno haga su trabajo para que nos vaya bien a todos”.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top