Son brutales los asesinatos cometidos por crimen organizado

Zacatecas, Zac.- Con la conferencia Magistral “Daño estructural provocado por el crimen organizado en México”, Víctor Manuel Guerrero García, Director del Instituto Zacatecano de Ciencias Forenses, cerró los trabajos del “Séptimo Congreso Internacional de Ciencias Forenses”, que se celebró en el auditorio Magdaleno Varela Luján de la Unidad Académica de Derecho de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

El experto forense calificó su conferencia con contenido complicado por tener que abordar el tema del crimen organizado, y en donde las acciones de esos grupos criminales impactan directamente en la sociedad, así como en la estructura más básica del Estado.

En su plática Guerrero García fue enfático al señalar la crudeza con la que los integrantes de los cárteles de la droga, provocan un daño estructural anatómico definiéndolo como: “La agresión humana indiscriminada   que es de diversas formas e intensidades que ocasionan la muerte”.

Habló de su experiencia como médico forense en la que “hemos tenido que trabajar casos relacionados con el narcotráfico”. Aseguró que no estaban preparados para enfrentarse a la brutalidad con que se han recibido los cadáveres en el Instituto Zacatecano de Ciencias Forenses, dependiente de la Procuraduría General de Justicia  (PGJEZ), sin dejarse de sorprender, aun por la barbarie con que son ultimadas las víctimas.

Hizo énfasis en que el daño estructural anatómico que presentan los cadáveres que son llevados al anfiteatro, tipificando de inmediato la procedencia del delito como del crimen organizado y en el que el noventa y nueve por ciento de los muertos con lesiones, van desde la mutilación de extremidades (desmembramiento); decapitación; tortura física y psicológica; tableado; contusiones en cráneo; quemaduras; calcinación; ahorcamiento; estrangulación; sofocación; ahogamiento; amputación de lengua; genitales; dedos o mamas, hacen que las víctimas estén estrechamente relacionados con ese tipo de delito, es decir, que estarían vinculados a hechos delictivos.

Abundó en el hecho de que las lesiones que presentan los cuerpos también pueden ser por violación; heridas por armas de fuego o blancas, por explosión de granada, por aplastamiento, heridas punzo-cortantes en ojos y/o desollamiento.

Añadió que en la que la mayoría de las ocasiones se realiza este tipo de prácticas cuando la víctima está aún con vida, lo que provoca un sufrimiento atroz en donde las muertes son en muchos de los casos “por dolor”.

Lo anterior -dijo-, acompañado de la exhibición de los cuerpos, como en el caso de las mujeres que se dedican al “Halconeo” -actividad de espionaje para el crimen organizado-, y que son detenidos por grupos rivales que exponen los restos a las miradas morbosas de las gentes incluyendo sus familiares, pero con mayor énfasis en ser un mensaje gráfico para el grupo antagónico o al que pertenece la víctima.

Mencionó que además en los indicios de la escena del crimen, como la posición del cadáver, le introducción de los genitales, o los dedos en la boca o ano, o la manera de posicionar la ropa interior en el cadáver, así como de que se encuentren mensajes escritos en el cuerpo con advertencias o videos que están en las redes sociales, de la forma en que fueron torturados, dan cuenta de la brutalidad con que los grupos del crimen organizado relacionados al narcotráfico abusan de sus víctimas en todos los sentidos.

El experto acostumbrado a tratar con las más disímbolas causas de muerte, se mostró conmovido ante las diversas torturas a las que se ven sometidos los cuerpos que llegan a sus manos para la necropsia de ley, y dejó en el aire la pregunta ¿qué le pasó al zacatecano, qué le paso al mexicano que maltrata a su misma raza o a su misma especie?, y volvió a cuestionar el hecho de saber el que los criminales rebasan el límite en donde pierden la conciencia de lo que es bueno y lo que es malo.

Puso como ejemplo el caso del mal llamado “niños sicario”, del que afirmó que a sus once años once meses de edad, cometió quince ejecuciones y “todas con una capacidad criminal tan importante para dañar estructuralmente a sus víctimas”, y comentó la dificultad como experto para entender y poder explicar cómo a su corta edad, este infante podría sea capaz de ejercer tal violencia contra un semejante.

 

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top