La hemeroteca de la biblioteca Mauricio Magdaleno resguarda la identidad colectiva de Zacatecas

biblioteca Mauricio Magdaleno12Zacatecas, Zac.- Con más de 185 años de conformación y 32 de brindar servicio al público, la Hemeroteca Estatal de Zacatecas, alojada en la biblioteca estatal Mauricio Magdaleno.

Está catalogada como una de las tres más importantes del país; además sirve como un valioso repositorio para investigadores, historiadores y estudiantes de todo el mundo.

El Gobierno del Estado resguarda la hemeroteca compuesta por más de 1 millón de hojas, a través de la Coordinación Estatal de Bibliotecas de la Secretaría de Educación (Seduzac).

Para ello, emprendió acciones de mejora como el proceso de reubicación a un primer piso y la creación de un taller de conservación para periódicos que son el tesoro del conocimiento de la identidad colectiva de las y los zacatecanos.

La importancia de conservar la identidad cotidiana, que se generó a través de los periódicos, es fundamental para conocer quiénes hemos sido. Eso se logra cuidando la integridad de 1 millón de hojas (40 toneladas de peso) dentro de la principal biblioteca pública de la entidad.

Josefina Nava Sánchez, responsable de la Hemeroteca, dijo que los documentos son consultados por investigadores locales, nacionales e internacionales, interesados en la identidad de Zacatecas y México durante los siglos. Además, este archivo posee documentos históricos y contemporáneos que datan de hace 185 años.

Reubicar para preservar

biblioteca Mauricio MagdalenoEn el estado de Zacatecas, la Biblioteca se creó por un decreto en 1831 y comenzó a funcionar en 1832. En su reglamento existe una cláusula que señala: “y que se suscriba la biblioteca a periódicos nacionales y extranjeros”, y recalca que “a partir de ese año se están recibiendo periódicos diariamente”.

El periódico más antiguo de la Hemeroteca está fechado en 1850. Esto se debe a que don Federico Sescosse Lejeune, pionero de la preservación y cuidado del acervo histórico-cultural de Zacatecas, rescató la biblioteca en su primera sede, ubicada frente a la Catedral Basílica, en 1832, misma que operaba en condiciones lamentables, debido a varias inundaciones.

Para 1972 había mucha humedad subterránea. Llegó un momento en que los periódicos y libros se dañaron tanto que Sescosse Lejeune, junto con las autoridades, tomaron la decisión, en ese mismo año, de cambiar la sede de la biblioteca.

Tuvieron que tirarse muchos libros antiguos debido al mal estado. Por esa razón sólo hay ejemplares de 1850. El ejemplar está en la caja número 1, “El Mensajero”, conservado no precisamente porque haya estado en los mejores lugares para su preservación, sino gracias al clima frío de Zacatecas.

Según Nava Sánchez, si hubiera clima caluroso, no habría nada de material porque no estuvo en los lugares más adecuados. “El Mensajero” está en buen estado -explicó- tiene algunos detalles de deterioro pero nada que no se pueda restaurar.

La importancia de la conservación de documentos

Nava Sánchez refiere que si el periódico “El Mensajero” duró 150 años, con el desarrollo tecnológico en el ámbito de la restauración, se le pueden dar otros 150 años de vida; además, hay ejemplares de 1887.

“Hay deterioro en los documentos, de ahí el interés de que no se pierda. Un periódico no solo es un texto que habla de la cotidianidad del momento, sino que dice más: desde el soporte, tintas, materiales que lo constituyen, madera, de algodón, a partir de ahí nosotros podemos rescatar el documento y darle longevidad”, detalla la responsable de la Hemeroteca.

Para el Coordinador Estatal de Bibliotecas, Simitrio Quezada, y la Secretaria de Educación, Gema Mercado, es prioritario el trabajo de mejora y conservación para saber dónde se instala la hemeroteca y el laboratorio de conservación, y  así intensificar el rescate de documentos.

Un documento, una obra, es un testimonio. Una hoja de 1914, 1930 o 1940 se analiza desde dos puntos de vista: el contexto y testimonio histórico, del ser y quehacer de lo que sucedía en ese momento. A partir de ahí se recupera la historia, el devenir histórico, y se aprende de lo que se hizo en ese momento.

Desde el otro punto de vista, la materialidad, se ve de qué está hecho, cómo son las tintas, si son iguales de 1850 a 1950; desde la tecnología, la ciencia de esta evolución que ha tenido el soporte de la escritura, que es la memoria de las sociedades.

Ahí está plasmado lo que éramos, en piedra, árbol y papiro, en papel amate, trapos de algodón. “Se escribía en pergamino, papel madera: todo es identidad del ser humano”, precisa Nava Sánchez.

En la Hemeroteca se analiza la constitución de los documentos, de los papeles. Se busca conocer el papel por dentro, cómo está estructurado, biológicamente y químicamente.

“Las sociedades evolucionan y antes no se le daba la importancia a un libro antiguo o un periódico. Ahora ya no se tiran y hemos crecido académicamente para llegar a la Escuela de Conservación y Restauración”, refirió.

Servir a archivos municipales

La Coordinación Estatal de Bibliotecas Públicas de Zacatecas está extendiendo su acción al apoyar a los municipios en la preservación de sus fuentes documentales.

A Sombrerete se le dio asesoría, de manera conjunta con la Escuela de Restauración y Conservación, ya que tienen documentos del siglo XVII y en Monte Escobedo se trata de organizar y cuidar los acervos documentales históricos, que incluyen archivos del siglo XVIII.

Hemeroteca estatal, valor que busca reposicionarse

biblioteca Mauricio Magdaleno1Los usuarios de la Hemeroteca estatal son personas que cursan posgrados y realizan investigaciones para redactar libros y tesis. Son usuarios que tienen un mayor conocimiento, especializado, de las áreas donde se desempeñan.

Luis Gerardo Gallardo Ordóñez, auxiliar de Hemeroteca, sostuvo que ésta es una de las salas más importantes con las que cuenta la biblioteca estatal Mauricio Magdaleno, porque ahí se encuentra la historia antigua y contemporánea del estado de Zacatecas y de la República Mexicana.

Gallardo Ordóñez recalcó que Zacatecas cuenta con una de las hemerotecas más completas, después de la de Ciudad de México. Su riqueza se divide en libros y periódicos.

Los libros están en la Biblioteca Histórica de Colecciones Especiales Elías Amador, ubicada junto al museo Pedro Coronel, en el Centro Histórico de Zacatecas, y los periódicos en la estatal Mauricio Magdaleno.

La Hemeroteca se conforma de dos colecciones: Zacatecas y Nacional. La primera contiene periódicos desde 1879. Son publicaciones emitidas por gobierno del estado y el clero que en esa época tenían el poder adquisitivo para sacar un impreso. En la segunda hay periódicos que datan de 1850, cuando Benito Juárez era presidente de México.

“Qué mejor que los usuarios, investigadores académicos que consultan estos ejemplares, realicen su obra con el apoyo del material más fidedigno. Los investigadores se dedican a hacer material bibliográfico para extender el conocimiento de todos”, dijo Gallardo Ordóñez.

El bibliotecario agregó que en el Centenario de la Revolución Mexicana y en 2014, a 100 años de la Batalla de Zacatecas, investigadores de otros países, sobre todo europeos y norteamericanos, acudieron a la Hemeroteca Estatal para nutrir sus investigaciones.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top