No hubo acuerdo con docentes; sigue la UAZ en paro laboral

Feca

FecaZacatecas, Zac.- El rector de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), Antonio Guzmán Fernández, acompañado del secretario académico, Luis Aguilera Galaviz, así como del secretario general, Rubén Ibarra Reyes, fijó su postura respecto al conflicto que enfrenta la máxima casa de estudios del estado. Dijo que en el transcurso de este lunes se hizo llegar una propuesta a los docentes beneficiarios del Programa de Estímulos a la Carrera Docente, misma que fue realizada con intervención de maestros ante el secretario general del Sindicato de Personal Académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas (SPAUAZ).

Por el sindicato se hizo un crédito puente para abonarles tres meses del adeudo de la carrera de estímulos. Reconoció el rector su trayectoria y aseveró que en ningún momento se ha emitido una negativa para el pago. Del mismo modo reconoció el aporte que hacen a la UAZ, pero subrayó que se tienen problemas delicados en materia de finanzas.

En ese sentido se les propuso abonarles los tres meses y seguir en una permanente negociación para pagar la segunda parte del semestre antes de concluir 2018, pero la respuesta que se tuvo es que no se aceptaba el abono.

“En el momento en que supimos que no aceptaban el abono, se optó por regresar el recurso (al SPAUAZ), para las eventualidades que se pudieran enfrentar en diciembre, y ahorita estamos en una situación en la que regresamos al origen, pues no contamos con el recurso para poder pagarles, de manera que vamos a esperar a que efectivamente llegara un recurso extraordinario para poder hacer el pago de los seis meses”.

Comentó que se verá la posibilidad de acelerar la radicación de recursos a la institución para poder hacer este pago, así como los compromisos contractuales que se tienen con los sindicatos para el cierre del ejercicio fiscal.

Por su parte, Aguilera Galaviz resaltó la importancia de las actividades académicas de los docentes, así como el hecho de que los exámenes extraordinarios están enmarcados en el calendario, lo mismo que muchas de las actividades de los investigadores que tienen que ver con la rendición de informes a Rectoría, Conacyt y Fondos Mixtos.

Además, manifestó que muchos de los investigadores tienen en sus laboratorios reactivos y aparatos que sirven para dar continuidad a sus procesos, en los que están inmiscuidos profesores que mantienen el programa de estímulos.

Hizo un llamado a nombre de la institución a que no se interrumpan por más tiempo estos procedimientos, que son fundamentales para la Universidad. “La razón de ser de la institución es la educación, la investigación y la extensión”, de manera que hizo el exhorto a reanudad las actividades ordinarias.

Rubén Ibarra señaló, por su lado, que desde que se tomaron las riendas de la administración se encontraron con situaciones muy complicadas, y recalcó que no se trata de una cuestión de negativa, sino de insuficiencia presupuestal. “No es por voluntad del rector el no pago de este adeudo, y por lo mismo se hizo la propuesta con el respaldo del sindicato. Lo más importante es la institución, y hago un llamado respetuoso a que la Universidad se vea en primer lugar, pues la preocupación de las familias y de los estudiantes está latente y constituye una presión muy fuerte al interior de la misma”.

La situación de insuficiencia presupuestaria afecta a una docena de universidades en el país, no es exclusiva de la UAZ, pero aquí nos afecta directamente. Es momento de mirar más allá de lo político y de las necesidades inmediatas, tratando de ver esto como un problema de educación pública a nivel nacional, expuso.

Manifestó que para el año entrante serán 20 universidades las que estarán en conflicto financiero, y como UAZ se debe mostrar unidad. “Es muy complicado gestionar con el conflicto adentro; es más fácil poder ser escuchados cuando se tiene estabilidad institucional, que se ve mermada en estos momentos; exhorto a los compañeros a reanudar de inmediato las actividades académicas para que los jóvenes no se vean perjudicados”.

Guzmán Fernández manifestó que se tiene la garantía de que en la primera ministración que pudiera llegar de recursos extraordinarios se hará el pago. Además, se considera hacer un ajuste en el calendario en las unidades académicas donde peligren las actividades, y tal vez se programen los exámenes para el mes de enero. Del mismo modo, se busca habilitar una serie de sedes alternas para aquellos maestros que quieran concluir sus actividades según los tiempos previstos.

“Como todo movimiento que se genera, se puede politizar y llegar a un punto muy extremo; ayer, con la propuesta, se tenían las condiciones para tener un margen para seguir negociando los pagos, tener las actividades y gestionar la segunda parte de estímulos”.

Por ahora lo que se quiere es garantizar las quincenas que faltan del año y los aguinaldos, de manera que se aguardan los recursos extraordinarios. Precisó que el recurso para el mencionado programa de estímulos se incluye en las ministraciones mensuales de la UAZ, y todos los programas extraordinarios están etiquetados, y lo que se tiene es un incumplimiento de pago, no un desvío de recursos.

El recurso que se requiere para el cierre del año es de 353 millones de pesos para todas las obligaciones, y se espera la respuesta a la solicitud. “Estamos en una situación de riesgo, como muchas otras universidades, y si no llegara el recurso, estamos en una posición de no cumplir con las obligaciones que se tienen”, concluyó el rector.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top