¿Dónde están las campañas?

Código Político

Por Juan Gómez

PRIZacatecas, Zac.- Las rupturas de coaliciones electorales, las tensiones para mantenerlas y los pleitos al interior de las dirigencias de los partidos políticos, complican el escenario electoral y opacan el arranque de las campañas federales en Zacatecas.

El único partido que hizo un acto oficial de arranque de campaña fue el Revolucionario Institucional, en tanto que el resto de los partidos con registro nacional ni siquiera mandaron un boletín de prensa a los medios de comunicación.

¿Qué significa este comportamiento atípico?

Veamos la realidad en las dirigencias estatales:

La alianza PRI-Verde se rompió formalmente. Fue un golpe seco que dejó a varios militantes paralizados. La designación de Raúl Rodríguez Márquez cayó como balde de agua helada para un sector del priismo duro fresnillense que apoyaba la precandidatura de Adolfo “Fito” Bonilla al senado de la república. 

La cancelación de la alianza electoral parece una respuesta a la decisión de la candidatura de Rodríguez Márquez en la Ciudad de México, pero la semana pasada la dirigencia estatal priista convocó a conferencia de prensa para presentar al candidato del Verde. ¿Cómo explicar esta aparente contradicción?

La explicación lógica sería que Rodríguez Márquez es el candidato del gobernador Alejandro Tello Cristerna, lo que evidencia una fractura al interior del priismo zacatecano que pretende ser subsanada con su “disciplina partidaria”.

En la coalición Morena, Partido del Trabajo y Partido Encuentro Social (PES) las tensiones están a la orden del día. La semana pasada fue suspendido de sus funciones el dirigente estatal, Fernando Arteaga por parte de la Comisión de Honestidad del partido, para dar cauce a una investigación sobre el manejo de recursos económicos, generado por la contratación de espacios para la realización de una asamblea.

El problema, al parecer, fue en el sentido de que se duplicó una contratación debido a que el senador David Monreal ya había contraído un compromiso de contratación con el mismo objetivo. 

Lo de fondo no es la duplicación de contrataciones, sino la pelea para disponer de espacios de candidaturas, tanto locales como federales. 

Los interesados en ganar espacios no se dan cuenta que el Comité Ejecutivo Nacional de Morena atrajo la designación de candidaturas, y que ello deja fuera de lugar a los pretenden colocar a sus amigos o a sus compromisos.

En lo que si ahondan es en la división al interior del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Zacatecas. En la coalición “Juntos Haremos Historia” la dirigencia petista no tiene problemas ni el Partido Encuentro Social, el conflicto está en otro lado.

 Algo similar está pasando en la coalición “Por México al Frente” que integran PAN, PRD y

Movimiento Ciudadano. La situación llegó a su punto de efervescencia a grado tal, que estuvo a punto de romperse en Zacatecas. 

¿Qué sucedió?

 Lo mismo. La pelea por las posiciones electorales, pero también la agudización del conflicto entre el grupo del ex alcalde de Guadalupe y ex diputado local, Rafael Flores Mendoza y el actual dirigente del Sol Azteca, Arturo Ortiz Méndez.

 El pleito entre estos perredistas viene desde la designación del candidato a la gubernatura del estado en el 2016, proceso que ganó Flores Mendoza por la vía jurídica y que dejó en el camino a Pedro de León Mojarro, el candidato de Ortiz Méndez.

De hecho el actual dirigente estatal perredista acusa al candidato al senado por el Sol Azteca de ser un traidor y estar coludido con su hermano, Enrique Flores Mendoza, candidato priista que busca la reelección en la presidencia municipal de Guadalupe. “Es un caballo de Troya”, ha dicho Ortiz Méndez. 

Finalmente la alianza electoral se ratificó entre PRD, PAN y Movimiento Ciudadano, pero los conflictos se mantienen y tensan una relación política basada en una confianza endeble.

Acción Nacional no canta mal las rancheras pues mientras que el ex diputado federal José Isabel Trejo Reyes tiene el control de la dirigencia estatal a través de su incondicional, Noemí Luna Ayala, una joven a la que hizo diputada local con unos cuantos meses de militancia partidista, controla también la lista de plurinominales y la designación mayoritaria de candidaturas blanquiazules.

Trejo Reyes tomó el control del grupo político panista de “La Sagrada Familia” desde hace varios años en Zacatecas, para después concentrarse en la Ciudad de México en donde, fue un aguerrido seguidor de Gustavo Madero, cuando mantenía el control del CEN panista, (fueron compañeros en el Senado) después lo fue y lo sigue siendo, del ahora candidato presidencial Ricardo Anaya. 

Aunque hoy es el panista con mayor poder en ese partido en Zacatecas, hay expresiones marginadas y humilladas que están haciendo un trabajo territorial, puesto que tampoco comparten los métodos de Trejo Reyes para comprar las voluntades de la militancia blanquiazul en el estado.

¿Dónde están las campañas en Zacatecas?

Quizá esperando montarse en los hombros de los candidatos a la presidencia de la república, pero lo que es un hecho, es que están inmersas en el conflicto intestino de los partidos.

Al tiempo.

@juangomezac

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/banner-largo2-1400x2501.png

Noticias relacionadas

Top