La Rendija… Las herramientas legislativas serán eliminadas… Next

LegislaturaLa Rendija

Entrega colectiva / MIRADOR

Las herramientas legislativas serán eliminadas… Next

En los próximos días, las aberrantes y abusivas herramientas legislativas que tanto le cuestan al pueblo zacatecano serán eliminadas por iniciativa de los diputados suplentes. Dichas herramientas están consideradas, a ojo de buen cubero, en alrededor de 6 millones de pesos al mes y 72 millones al año, y decimos alrededor puesto que representan un símbolo de opacidad ya que nadie sabe a cuánto ascienden en realidad. Es preciso señalar que desde el inicio de la gestión de la actual Legislatura, el Gobernador Alejandro Tello exhortó a los diputados para que las eliminaran, pero los abusivos se hicieron de oídos sordos e incluso, hay quienes pretendían regresar en julio, al día siguiente de la elección, para reclamar su jugosa mesada. Sin embargo, ahora la mesa está puesta para que esa figura sea eliminada pues con el reclamo de los diputados suplentes para que les fueran entregadas, ahora todo está listo para cortar de tajo con esta voracidad de los legisladores.

Geovanna la abusiva…

No conforme con haberse auto prestado 400 mil pesos del presupuesto público que maneja la LXII Legislatura, sin plazo ni pagar intereses (al día de hoy debe todavía 50 mil), la diputada del PT y consentida de AMLO, Geovanna Bañuelos, aumentó sin consentimiento de nadie dos veces el sueldo ¡a su marido!, Juan Carlos Corona, que se desempeña como asesor en el Congreso del Estado; también ¡a su secretaria! y a uno de los más flojos del Poder Legislativo, Miguel Ángel Ovalle.

Los aumentos van desde los 6 mil pesos hasta los 10 mil pesos cada uno. Todo ello sin pasar por la Secretaría General de la Legislatura, lo que violenta flagrantemente el reglamento de la Legislatura. La abusiva Geovanna, que al Poder Ejecutivo le reclama hasta el color de la corbata que usan los funcionarios, ha mostrado que es una de las políticas más voraces del Estado.

Circo, maroma y teatro…

Sin rumbo, los candidatos a diferentes puestos de elección popular, no tienen ni idea de a lo que aspiran ni siquiera, cuáles serían sus propuestas definitivas para mejorar las condiciones de los municipios, en el caso de quienes aspiran a una presidencia municipal ni propuestas legislativas los que quieren llegar al Congreso. Sus discursos se caracterizan por estar cargados de demagogia y falta de iniciativas o propuestas reales para beneficiar a las y los zacatecanos. Si así están de candidatos, imaginemos cómo llegarán cuando sean electos como alcaldes o diputados. Cada vez de mal en peor y como luego dicen por ahí, se la pasan dándole al pueblo circo, maroma y teatro.

Sigue la violencia en Fresnillo…

Muy lamentables los hechos ocurridos en Fresnillo este fin de semana, donde perdieron la vida cuatro personas, uno de ellos familiar de empresarios radiodifusores del mineral, por cierto, muy queridos por mucha gente. Por más conferencias de prensa que den, la violencia seguirá si no hay una actuación concreta y directa contra los delincuentes. Una vez más las autoridades actuaron de manera inmediata por la presión social que hubo tras el acontecimiento, como ha ocurrido en otras ocasiones con personas muy conocidas de otros municipios o incluso de la capital. La sociedad zacatecana en general espera que esa rápida actuación se de en todos los casos, no solamente cuando se trate de personajes de la vida política, económica y social de Zacatecas.

IMSS, lástima de servicio…

Qué lamentable es, que después de toda una vida de pagar tu cuota del Seguro Social rigurosamente y luego de que las autoridades presuman que hay miles de trabajadores que se afilian al IMSS, el personal de esta institución te trate de la patada. Hay derechohabientes que asisten a buscar la atención y reciben un no por respuesta, en especial personas con discapacidad, que no tienen ni los recursos ni los medios para acudir diariamente a sus curaciones en especial de la Clínica 4 y les nieguen el material que necesitan para que les hagan sus curaciones en casa. Entonces, el IMSS ¿está o no para servir a sus derechohabientes? Usted qué opina estimado lector.

Palo dado…

“Soy Benjamín Medrano, el Benjamín que tú conoces, el Benjamín que entre aciertos y errores tuvo un error muy grande: lastimé a las madres solteras”. Así comienza un breve mensaje difundido en redes sociales del aspirante a la presidencia municipal de Fresnillo, Benjamín Medrano Quezada, en el que ofrece disculpas a las madres solteras por haberlas ofendido con declaraciones vertidas meses atrás.

“Me equivoqué. Pero también soy el Benjamín que escucha y corrige; esa gran lección que he aprendido me ha servido para valorar lo importante que son ustedes las madres fresnillenses. Por ustedes, por ustedes lucharé para que sean mi prioridad. A ustedes que son el pilar de esta gran sociedad, a ustedes les ofrezco una disculpa.

Reciban todas una afectuosa felicitación en este su día, y decirles que todos los días en Fresnillo serán para celebrarlo”, dijo el político, ex alcalde de El Mineral y ex diputado federal.

En enero de este año, el fresnillense había dicho que los hijos de las madres solteras son potencialmente delincuentes, conceptos que fueron virales en la Red por varios días, pese al intento de aclaración que emitió con posterioridad.

Paz, hermano lobo…

Como otra Procesión del Silencio. Madres dolientes por sus hijos desaparecidos marcharon por las calles de la capital pidiendo ser escuchadas y atendidas. Una festividad que debía ser alegre para ellas, se ha convertido en una ocasión más para recordarles que no tienen al fruto de sus entrañas.

La violencia y las desapariciones forzadas siguen, a pesar de los ordenamientos jurídicos en la materia y de los compromisos de las autoridades. Con este motivo, recordamos este día una profunda reflexión, hecha poema, del escritor Rubén Darío. Sirva para reblandecer el corazón empedernido de muchos hombres que, insensibles al dolor, buscan someter a sus semejantes.

Los motivos del lobo.

El varón que tiene corazón de lis,

alma de querube, lengua celestial,

el mínimo y dulce Francisco de Asís,

está con un rudo y torvo animal,

bestia temerosa, de sangre y de robo,

las fauces de furia, los ojos de mal:

el lobo de Gubbia, el terrible lobo,

rabioso, ha asolado los alrededores;

cruel ha deshecho todos los rebaños;

devoró corderos, devoró pastores,

y son incontables sus muertes y daños.

 

Fuertes cazadores armados de hierros

fueron destrozados. Los duros colmillos

dieron cuenta de los más bravos perros,

como de cabritos y de corderillos.

Francisco salió:

al lobo buscó

en su madriguera.

Cerca de la cueva encontró a la fiera

enorme, que al verle se lanzó feroz

contra él. Francisco, con su dulce voz,

alzando la mano,

al lobo furioso dijo: ¡Paz, hermano

lobo! El animal

contempló al varón de tosco sayal;

dejó su aire arisco,

cerró las abiertas fauces agresivas,

y dijo: ¡Está bien, hermano Francisco!

¡Cómo! exclamó el santo. ¿Es ley que tú vivas

de horror y de muerte?

¿La sangre que vierte

tu hocico diabólico, el duelo y espanto

que esparces, el llanto

de los campesinos, el grito, el dolor

de tanta criatura de Nuestro Señor,

no han de contener tu encono infernal?

¿Vienes del infierno?

¿Te ha infundido acaso su rencor eterno

Luzbel o Belial?

Y el gran lobo, humilde: ¡Es duro el invierno,

y es horrible el hambre! En el bosque helado

no hallé qué comer; y busqué el ganado,

y en veces comí ganado y pastor.

¿La sangre? Yo vi más de un cazador

sobre su caballo, llevando el azor

al puño; o correr tras el jabalí,

el oso o el ciervo; y a más de uno vi

mancharse de sangre, herir, torturar,

de las roncas trompas al sordo clamor,

a los animales de Nuestro Señor.

Y no era por hambre, que iban a cazar.

Francisco responde: En el hombre existe

mala levadura.

Cuando nace viene con pecado. Es triste.

Mas el alma simple de la bestia es pura.

Tú vas a tener

desde hoy qué comer.

Dejarás en paz

rebaños y gente en este país.

¡Que Dios melifique tu ser montaraz!

Está bien, hermano Francisco de Asís.

Ante el Señor, que todo ata y desata,

en fe de promesa tiéndeme la pata.

El lobo tendió la pata al hermano

de Asís, que a su vez le alargó la mano.

Fueron a la aldea. La gente veía

y lo que miraba casi no creía.

Tras el religioso iba el lobo fiero,

y, baja la testa, quieto le seguía

como un can de casa, o como un cordero.

 

Francisco llamó la gente a la plaza

y allí predicó.

Y dijo: He aquí una amable caza.

El hermano lobo se viene conmigo;

me juró no ser ya vuestro enemigo,

y no repetir su ataque sangriento.

Vosotros, en cambio, daréis su alimento

a la pobre bestia de Dios. ¡Así sea!,

contestó la gente toda de la aldea.

Y luego, en señal

de contentamiento,

movió testa y cola el buen animal,

y entró con Francisco de Asís al convento.

Algún tiempo estuvo el lobo tranquilo

en el santo asilo.

Sus bastas orejas los salmos oían

y los claros ojos se le humedecían.

Aprendió mil gracias y hacía mil juegos

cuando a la cocina iba con los legos.

Y cuando Francisco su oración hacía,

el lobo las pobres sandalias lamía.

Salía a la calle,

iba por el monte, descendía al valle,

entraba en las casas y le daban algo

de comer. Mirábanle como a un manso galgo.

Un día, Francisco se ausentó. Y el lobo

dulce, el lobo manso y bueno, el lobo probo,

desapareció, tornó a la montaña,

y recomenzaron su aullido y su saña.

Otra vez sintióse el temor, la alarma,

entre los vecinos y entre los pastores;

colmaba el espanto los alrededores,

de nada servían el valor y el arma,

pues la bestia fiera

no dio treguas a su furor jamás,

como si tuviera

fuegos de Moloch y de Satanás.

Cuando volvió al pueblo el divino santo,

todos lo buscaron con quejas y llanto,

y con mil querellas dieron testimonio

de lo que sufrían y perdían tanto

por aquel infame lobo del demonio.

Francisco de Asís se puso severo.

Se fue a la montaña

a buscar al falso lobo carnicero.

Y junto a su cueva halló a la alimaña.

En nombre del Padre del sacro universo,

conjúrote, dijo, ¡oh lobo perverso!,

a que me respondas: ¿Por qué has vuelto al mal?

Contesta. Te escucho.

Como en sorda lucha, habló el animal,

la boca espumosa y el ojo fatal:

Hermano Francisco, no te acerques mucho…

Yo estaba tranquilo allá en el convento;

al pueblo salía,

y si algo me daban estaba contento

y manso comía.

Mas empecé a ver que en todas las casas

estaban la Envidia, la Saña, la Ira,

y en todos los rostros ardían las brasas

de odio, de lujuria, de infamia y mentira.

Hermanos a hermanos hacían la guerra,

perdían los débiles, ganaban los malos,

hembra y macho eran como perro y perra,

y un buen día todos me dieron de palos.

Me vieron humilde, lamía las manos

y los pies. Seguía tus sagradas leyes,

todas las criaturas eran mis hermanos:

los hermanos hombres, los hermanos bueyes,

hermanas estrellas y hermanos gusanos.

Y así, me apalearon y me echaron fuera.

Y su risa fue como un agua hirviente,

y entre mis entrañas revivió la fiera,

y me sentí lobo malo de repente;

más siempre mejor que esa mala gente.

y recomencé a luchar aquí,

a me defender y a me alimentar.

Como el oso hace, como el jabalí,

que para vivir tienen que matar.

Déjame en el monte, déjame en el risco,

déjame existir en mi libertad,

vete a tu convento, hermano Francisco,

sigue tu camino y tu santidad.

El santo de Asís no le dijo nada.

Le miró con una profunda mirada,

y partió con lágrimas y con desconsuelos,

y habló al Dios eterno con su corazón.

El viento del bosque llevó su oración,

que era: Padre nuestro, que estás en los cielos…

Etiquetas
https://www.zacatecas.gob.mx/https://www.zacatecas.gob.mx/

Noticias relacionadas

Top