El triunfo de Morena en Zacatecas

Código político

 

Por Juan Gómez

LOPEZ OBRADORZacatecas, Zac.- El gobernador de Zacatecas Alejandro Tello Cristerna, quien arribará a su segundo informe de gobierno el 8 de septiembre, tendrá que hacer varios ajustes en su gabinete ante el nuevo escenario que se le presenta en el panorama nacional con Morena, en la geografía política zacatecana y en el congreso local.

Si el gobierno del estado hubiese estado en disputa electoral este año, el PRI habría perdido las elecciones por un margen no muy amplio, lo que debe ser tomado en cuenta en la prospectiva política del gobernador, quien de acuerdo al escenario actual, está en riesgo de entregar la administración a la oposición en el 2021.

De acuerdo a los resultados electorales habría que hacer un análisis matemático puesto que en las elecciones de 2016, la coalición “Zacatecas primero” que encabezaron el PRI, Verde y Panal en el estado, obtuvo la victoria con 259, 908 votos, el 38. 51% en tanto que David Monreal Ávila, postulado por Morena captó solo 189, 620 votos, el 28.10% en aquella no tan lejana ocasión.

En esta ocasión ninguno de los protagonistas electorales del 2016 disputaron una posición, pero fueron los responsables de la estrategia y conducción del proceso 2018 en el estado.

Veamos y contrastemos los resultados de las elecciones estatales 2018:

El Revolucionario Institucional recogió en estas elecciones 182,625 votos a su favor, en tanto que Morena logró 248,633. El tricolor, sin coaligarse, captó once mil sufragios menos que en 2016, mientras que Morena logró 59 mil votos más pero en coalición.

La votación actual también hay que contrastarla en el resultado electoral y la presencia en el congreso local, puesto que en las elecciones 2016 cuando Morena estaba impedido, por la ley electoral, formar coalición, solamente ganó uno de los 18 distritos electorales estatales, al triunfar Mónica Borrego Estrada en el primer distrito electoral, en tanto el tricolor que sí fue en coalición en aquellas elecciones, obtuvo 15 distritos en coalición con Nueva Alianza y el Verde. La coalición PRD-PAN solamente ganaría en dos distritos electorales.

En la integración de lo que será la LXIII legislatura zacatecana la composición es interesante, puesto que Morena no tendrá mayoría absoluta en el congreso debido a que solo 12 legisladores de 30 lo representarán. El PRI tendrá nueve diputados, Acción Nacional cuatro; PRD tres; el Verde uno y Nueva Alianza uno también.

Respecto a la derrama electoral los candidatos del PRI obtuvieron 189, 675 sufragios en tanto que los de Morena 203,647 votos. La diferencia entre uno y otro partido es de 13,972 votos. Acción Nacional captó 92,932 sufragios.

La participación ciudadana en las pasadas elecciones fue del 64.62 por ciento en el estado, la más alta de los últimos años en la historia de la democracia zacatecana, lo que contribuyó a fortalecer la percepción de que si los ciudadanos salen a votar el PRI pierde. Y así fue.

Sin embargo hay que tomar en cuenta que la percepción de gran derrota priista se dio por la pérdida de los municipios de Zacatecas, Guadalupe y Fresnillo, donde Morena obtuvo contundentes victorias electorales, pero en la elección municipal en general tampoco obtuvo mayoría, ya que solamente ganó en coalición con el PT en diez de 58 ayuntamientos, mientras el Revolucionario Institucional obtuvo 18 presidencias sin coalición.

En la elección municipal los candidatos priistas obtuvieron 196, 584 votos, en tanto que Morena (sin coalición) captó 185, 900 sufragios, una diferencia de 10, 684 votos, ámbito electoral en el que se tendrá que hacer un replanteamiento no solo de estrategias sino de los procesos internos en la designación de candidaturas.

En este contexto a la coalición Zacatecas al Frente no le fue tan mal en la elección municipal, puesto que triunfó en 19 ayuntamientos; Nueva Alianza en cinco; el Verde en cuatro; Partido del Trabajo en uno y Partido Paz para Desarrollar Zacatecas en uno también, aunque perdió el registro por no haber obtenido el 3% de votación estatal.

La victoria electoral de Morena se magnifica también por el amplio triunfo electoral federal. Ganó tres distritos de cuatro y las dos senadurías, lo que potencio el efecto Tsunami que generó la candidatura de Andrés Manuel López Obrador.

Empero en el 2021 si bien es cierto prevalecerá un gran riesgo para que el PRI refrende la gubernatura, hay que tomar en cuenta que en ese no tan lejano proceso electoral, López Obrador ya no será candidato y los alcaldes, diputados y senadores, además del gobernador Alejandro Tello, entrarán en una ruta de desgaste natural por ejercicio natural del poder.

Aunado a lo anterior los partidos políticos deberán cuidar sus procesos internos de selección de candidatos, y lo más importante, sus gobernantes y representantes populares deberán dar resultados acordes a la expectativa ciudadana, combinado con un buen trabajo mediático y de comunicación directa con los gobernados.

Si bien es cierto que en política no hay nada escrito, la prospectiva desfavorable para el PRI en este momento, tiene condiciones para remontar la preferencia electoral debido a los números duros que obtuvo del proceso electoral 2018 que, como puede apreciarse, no son tan holgados.

Mientras tanto el gobernador Alejandro Tello Cristerna además cuidar su relación con el presidente en funciones a partir del 1 de diciembre, que como lo ha dicho será de respeto e institucional.

Tendrá que gobernar con un partido de oposición, Morena, y buscar los equilibrios que le permitan transitar a su administración sin confrontaciones y con buenos resultados para remontar el marcador.

¿Podrá lograrlo? ¿Hará los ajustes necesarios en su gabinete y en su gobierno?

Al tiempo.

@juangomezac

Etiquetas , ,

Noticias relacionadas

Top