Necesaria la continuidad de los programas para la consolidación regional de CTI

Participantes en el panel 1 Desarrollo Regional: Consolidación de los sistemas locales y regionales de CTI: José Berzunza, José A. Huerta, Federico Graef, Raúl Godoy y Miguel Reyes Hernández, como parte de las actividades del Primer Foro de Ciencia, Tecnología e Innovación 2018. (Foto: Elizabeth Ruiz Jaimes/AMC.)

Participantes en el panel 1 Desarrollo Regional: Consolidación de los sistemas locales y regionales de CTI: José Berzunza, José A. Huerta, Federico Graef, Raúl Godoy y Miguel Reyes Hernández, como parte de las actividades del Primer Foro de Ciencia, Tecnología e Innovación 2018. (Foto: Elizabeth Ruiz Jaimes/AMC.)

Zacatecas, Zac.- Para nadie es un secreto que el desarrollo regional ha sido una asignatura pendiente en el país a nivel político, económico, social, y también en lo que se refiere a la ciencia, la tecnología y la innovación, por lo que es claro que se debe ir cerrando la brecha que existe entre las diferentes regiones, sostuvo Juan Méndez Nonell, director general del Centro de Investigación en Materiales Avanzados (Cimav).

Durante el panel “Desarrollo regional: Consolidación de los sistemas locales y regionales de CTI”, que formó parte del primer día del Foro Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2018, Méndez Nonell destacó que desde el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) se han implementado varios programas para consolidar los sistemas locales y regionales de ciencia, tecnología e innovación.

Dos de ellos son instrumentos que conforman el Programa Presupuestario para el Fomento Regional de las Capacidades Científicas, Tecnológicas y de Innovación. Tal es el caso, dijo el director del Cimav, de los Fondos Mixtos, que apoya el desarrollo científico y tecnológico estatal y municipal a través de un fideicomiso constituido con aportaciones del gobierno del estado o municipio, y el gobierno federal, a través Conacyt; y del Fondo Institucional de Fomento Regional para el Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación (Fordecyt), el cual opera mediante un proceso de consulta, consenso y concertación con personas y sectores de opinión claves del desarrollo regional.

“Otras estrategias que se han impulsado para favorecer el desarrollo regional son los Laboratorios Nacionales y recientemente los Consorcios de los Centros Públicos de Investigación que, sin duda, serán un instrumento importante para el desarrollo regional”, destacó Juan Méndez. 

Sin embargo, puntualizó, es una tarea pendiente dar continuidad a todos estos programas, así como otorgarles apoyo superior en el futuro, ya que han dado muestras de que contribuyen a reducir la brecha regional.

Como participante en el panel, José Alonso Huerta Cruz,  presidente de la Red Nacional de Consejos y Organismos Estatales de Ciencia y Tecnología, recordó que el sistema nacional de ciencia y tecnología e innovación en nuestro país se conformó desde una visión centralista, pero reconoció que se ha venido haciendo un esfuerzo por descentralizarlo a partir de la Ley de Ciencia y Tecnología y del Programa Especial de Ciencia Tecnología e Innovación, en los que el tema de la descentralización y el desarrollo regional es elemento fundamental.

 “Hablar de desarrollo regional en el contexto actual necesariamente nos exige vincularlo a la necesidad de capacidades científicas y tecnológicas para poder transitar hacia sociedades del conocimiento en las diferentes regiones del país”, dijo Huerta Cruz y añadió que es un reto de gran complejidad porque los contrastes de cada región no permiten que un solo modelo funcione en todos los casos. 

Otro de los obstáculos, comentó, es la falta de información respecto de las capacidades que tiene cada uno de los estados, por lo que desde la Red que preside trabajan en generar una serie de indicadores de CTI con el fin de poder tener mejor caracterizados a los sistemas estatales, y que dichos indicadores puedan ser comparables y permitan proyectar hacia dónde ir, qué fortalecer e identificar qué entidades están destacado en ciertos rubros para poder emplear las mejores prácticas posibles.

Para el doctor Raúl Godoy Montañez, secretario de Investigación, Innovación y Educación Superior del Yucatán, si se busca hacer investigación e innovación con un impacto regional, se requiere contar con una estrategia, incluir a los sectores académico, económico y estatal.

El funcionario señaló que el gran tema en los estados es crear condiciones de confianza para los diferentes actores, en especial porque la economía mexicana no se ha caracterizado por estar basada en ciencia, tecnología e innovación, sino por importar tecnología: “De ahí la relevancia de convencer al Poder Ejecutivo de los estados para que entiendan que el camino de la ciencia y la tecnología está lleno de incertidumbres, que tienen que asumir los riesgos y ser capaces de aprender de la experiencia, así como ajustar sus estrategias”.

Y con el objetivo de hablar del impacto del Fordecyt, Miguel Reyes Hernández, del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad de la Universidad Iberoamericana, presentó una evaluación de este programa, para lo cual obtuvo información de 36 proyectos de los 85 que se han otorgado de 2009 a 2017 como parte de este fondo. Entre los resultados está que este programa tiene un impacto en aspectos que van más allá de las cuestiones tecnológicas o de innovación, como es el caso de atender temas de cambio climático y formación de recursos humanos.

De acuerdo con Reyes Hernández, por cada dos proyectos se crea una red nacional o internacional; cada proyecto permite que cerca de 11.5 estudiantes obtengan su grado de licenciatura y que de uno de cada cinco proyectos se desarrolle una patente.

Etiquetas

Noticias relacionadas

Top