Sí BUSCARí LUIS “EL OSO” MEDINA LA SENADURíA POR MORENA

Foto: Antonio Torres / www.periodicomirador.com

Por primera vez escribo un texto para referirme a la decisión personal que enseguida comparto: participaré en el proceso del cual habrán de surgir candidatos a puestos de elección popular de la coalición integrada por el Movimiento Progresista conformado por el PRD,PT, Movimiento Ciudadano y Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) .

La primera fase del proceso ya tuvo lugar, consistió en la selección de posibles candidatos a Diputados Federales y Senadores mediante encuestas de las personas propuestas por MORENA, PT y Movimiento Ciudadano que arrojó para el caso de Zacatecas que tanto el Licenciado David Monreal como su servidor, deberemos participar en una posterior evaluación con los contendientes que se deriven del proceso interno del PRD, partido en el que milito desde su fundación al igual que en MORENA, organización que me propuso para participar en el proceso evaluatorio para la selección de candidatos al Senado de la República por el Estado de Zacatecas.

Mi condición de aspirante obedece al compromiso con la meta superior de llevar al poder la alternativa denominada Nuevo Proyecto de Nación que tiene como su principal abanderado a Andrés Manuel López Obrador, y que estará presente en las boletas electorales bajo la denominación “Coalición Movimiento Progresista”.

Me dispongo a luchar, con candidatura o sin ella, contra la catastrófica posibilidad de que acceda al poder el ex Gobernador del Estado de México quien es el primer mexicano en la historia que ofrece aún antes de la campaña electoral la privatización de nuestro petróleo. Nosotros vamos en dirección opuesta, por eso lucharé de este lado con toda la firmeza propia de un mexicano convencido de que los recursos naturales, entre los que figuran los hidrocarburos, deben ser para provecho de la nación, y no para las trasnacionales.

De acceder a la candidatura realizaré una campaña con contenido, divulgaré la visión que nos cohesiona a los millones de mexicanos que participamos en la lucha encabezada por Andrés Manuel y que es fruto de un numeroso y calificado equipo de especialistas, intelectuales y académicos que se ven a sí­ mismos como activos de una lucha patriótica que trasciende lo electoral.

Pertenezco al núcleo de mexicanos que acudió al llamado de López Obrador a no dejarnos derrotar por el fraude del 2006,he vivido las emotivas jornadas en el Zócalo y he padecido el escarnio con que hemos sido tratados desde que asumimos, con López Obrador, que el derrotismo no es el camino, mucho menos la espera interesada para la definición, mucho menos la colaboración con quienes usurpan la voluntad popular; lo menciono para reiterar mi compromiso con la causa independientemente de mi circunstancia personal.

No daré motivo de queja a mis contendientes internos ni a los de las elecciones constitucionales. A los primeros les ofrezco, mi consideración personal y mi plena disposición a sumarme en caso de ser ellos los seleccionados. Mis adversarios en las elecciones constitucionales tendrán la garantí­a del respeto a su dignidad porque las guerras de lodo no es lo mí­o. Mi lucha es con ideas, con propuestas, con el Proyecto de Nación por delante.

Los candidatos de la izquierda en Zacatecas, a diferencia de los últimos doce años, seremos candidatos contra el poder, no candidatos del poder, de allí­ se deriva el reto de luchar con sólidos argumentos y enarbolando la congruencia entre lo que pensamos, decimos y hacemos. El camino de lucrar con las necesidades de la gente mediante el reparto de dádivas nos está vedado siempre por razones éticas, pero ahora, además de éstas, por razones prácticas, porque no estamos en condiciones de competir en esos terrenos con nuestros adversarios.

Mi actividad prioritaria sigue siendo la lucha de MORENA, desde finales del 2006 recorro el Estado celebrando reuniones informativas divulgando materiales, exhibiendo documentales, presentando  los libros de Andrés Manuel y el Proyecto de Nación, y todaví­a no hay un solo encuentro de los que enumero en los que la expectativa de mi candidatura sea el tema. La razón es muy simple: Sirvo a una causa, no me sirvo de una causa, los hechos lo acreditarán.

Tengo una familia unida conformada por mi padre, y a donde quiera que voy me acompaña el recuerdo de mi madre, además de mis hermanos y hermanas, tí­os, primos, sobrinos, primos, esposa, hijas y nietos, si les salgo con una incongruencia seguirá la familia unida, pero en mi contra.

Me acompaña en esta empresa un número importante de compañeros de esfuerzos por el cambio, algunos de los cuales me brindan su confianza desde los tiempos estudiantiles. Ninguno es mi asalariado, ninguno espera una regidurí­a a cambio de su contribución, las tareas que hemos realizado en estos cinco años es con lo que cada uno puede aportar, no son de los que le entran a ver que reciben. A cambio, por el contrario, le ponen, ¿se imaginan sus reacciones si les salgo con una trastada?

Con frecuencia me conmueven las expresiones de confianza en mi persona de gente que me encuentro a lo largo y ancho del Estado, no me imagino como podrí­a yo salirles con un domingo siete.

Mi familia, mis compañeros de esfuerzos por el cambio, los ciudadanos que se han forjado un concepto generoso de mi persona, son mi principal impedimento para defraudar la confianza que en estos momentos solicito a los destinatarios de este mensaje.

Solicito el apoyo que me puedan brindar convenciendo a los suyos de que lucha es parte de un esfuerzo por un cambio progresista, humanista y generoso que  Andrés Manuel sintetiza convocando a la construcción de una República Amorosa que para que sea tal, deberá ser una República sin hambre, sin violencia y sin corrupción impune.

Mi respeto a quienes no se convenzan que soy buena opción.

Mi compromiso de congruencia con quienes se decidan participar en la lucha por un cambio verdadero

 

*

*

Top
CLOSE
CLOSE