TERCER GRADO, LOS PSEUDOPERIODISTAS

Por: Socorro Martí­nez Ortiz

Los miércoles de cada semana, a las 10:30 p.m.nse transmite en el canal de las estrellas un programa de “análisis” titulado Tercer Grado. Participan “los periodistas que dí­a a dí­a hacen la noticia”: Carlos Marí­n; Joaquí­n López Dóriga; Ciro Gómez Leyva; Carlos Loret de Mola; Dennisse Merker; Adela Micha y Ví­ctor Trujillo, todos bajo la dirección de Leopoldo Gómez. Algunos temas que ahí­ se discuten, me parecen interesantes. Ciertos periodistas destacan, tal es el caso de Carlos Marí­n, de amplia trayectoria y gran opositor, durante las décadas de los setentas y los ochentas, motivo por el que me llaman la atención sus comentarios pues considero que sus puntos de vista, dan calidad a las discusiones.

He seguido, obviamente, las transmisiones especiales con la visita de los tres primeros candidatos presidenciables: Josefina Vásquez Mota, del PAN, el miércoles 9 de mayo. Enrique Peña Nieto del PRI, el miércoles 23 de mayo y Andrés Manuel López Obrador del PRD, el miércoles 6 de junio.

A la candidata del blanquiazul, los periodistas de Tercer Grado se concretaron a formular preguntas vagas, intranscendentes, que no causaron mayor impacto electoral, social o polí­tico. Una Josefina con su equipo de campaña en completa desorganización; ella sufriendo desmayos por doquier, abandonada por su partido y con una candidatura desde entonces en declive.

Enrique Peña Nieto, ya llegó nervioso. Habí­an transcurrido doce dí­as de los acontecimientos que en su contra, se llevaron a cabo en la Universidad Iberoamericana. Conocí­a en exceso el repudio general de sectores importantes de la población. Su presentación se hizo sobre un guión. Lo prepararon: esto se le va a preguntar y usted contestará así­. Las preguntas fueron “suavecitas”, y por todas se concretó siempre, a unir sus dedos pulgar e í­ndice de la mano derecha para manotear diciendo a todo: “yo respeto…” “no comparto, pero respeto…” “no contestaré a provocaciones, los respeto…” “Espérame…déjame terminar…yo los respeto…” “….contesto tu pregunta…a mis adversarios los respeto…”

No se escucharon propuestas serias; ofertas para los mexicanos; programas en beneficio de los campesinos que ahora es el sector de la población más lastimado por la sequí­a. Nada concreto en materia de seguridad pública. En fin…

El miércoles pasado 6 de junio, Andrés Manuel López Obrador de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), se presentó con “los periodistas que dí­a a dí­a hacen la noticia”. Bien fortalecido. En el escenario nacional hay cambios. Algunos:

1.- Encuestas verí­dicas lo colocan en un lugar muy cercano técnicamente al candidato tricolor, y lejos de la candidata panista, que ocupa ya  el tercero.

2.- Los jóvenes integrados en el movimiento #YoSoy132 que cuestionan y exigen la democratización de los medios de comunicación y que aún siendo apartidista, trascendió necesariamente al ámbito electoral, sin importar que no apoyen a ningún candidato o vayan en contra de otro. Solo trascendió ese nuevo ingrediente desconocido en las elecciones federales mexicanas después de las de 1970, cuando aún era latente la presencia juvenil del 2 de octubre de 1968.

3.- Enrique Peña Nieto, apoyado por personas que en su tiempo lucharon por derrotar al PRI en el poder: a).- Vicente Fox, ex Presidente de México, quien siempre se pronunció en contra de las ví­boras, alimañas, tepocatas prietas, aludiendo al PRI. b).- La ex perredista y ex Jefa de Gobierno del Distrito Federal Rosario Robles. c).- Los hermanos René Arce (senador), y Ví­ctor Hugo Cí­rigo (diputado), los dos llegaron al Congreso por el PRD y a principio de la década de los setenta, fueron guerrilleros de la Liga 23 de Septiembre. d).- Ramón Sosamontes, ex fundador del PRD y ex titular de dos delegaciones capitalinas. e).- Alberto Begné. Ex lí­der del Partido Socialdemócrata. f).- Alfredo Rí­os y Francisco Farina ex integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas. g).- La diputada panista local, Lí­a Limón. h).- La ex panista y senadora Rosalí­a Peredo. i).- Manuel Espino del PAN. (La Jornada. México. Miércoles 6 de junio de 2012. Polí­tica. Elecciones 2012. P. 9).

Bajo esas nuevas circunstancias, los “periodistas que dí­a a dí­a hacen la noticia”, no preguntan a López Obrador que lo tienen frente a ellos, lo agreden. No lo dejan hablar. Se burlan. Gritan. Manotean. Se arrebatan  unos a otros la palabra. Piden que conteste a la vez y fundamentalmente estas preguntas: ¿Si no gana, aceptará la derrota? ¿Pidió dinero (6 millones de dólares) en una cena? ¿En cuál encuesta se basa para tener por cierto el lugar de preferencia entre la ciudadaní­a? El rostro de cada uno se desdibuja. No conocí­a yo por ejemplo a un Ciro Gómez Leyva desde el inicio de la transmisión tan agresivo, con su cabeza en alto, su rostro de frente, sus ojos abiertos y riendo a carcajadas, porque siempre, en todos los programas, su cabeza mira hacia abajo, su rostro no se encuentra de frente. Sus ojos siempre están cerrados y no rí­e.

Adela Micha, con su rostro descompuesto, levanta la voz, manotea fuerte que casi amenazaba con dar golpes al candidato. Incluso en varias ocasiones Leopoldo Gómez, la llamó a la calma.

Un menos que poco profesional, Carlos Loret de Mola, haciendo burla de lo que pedí­an que contestara Andrés Manuel López Obrador.

Carlos Marí­n, fue quien más me asombró con su comportamiento hacia el candidato. Siempre habí­a observado que se trataba de una persona ecuánime, sensata, preparada, con argumentos muy sólidos en sus participaciones y, lo tení­a ubicado dentro de los intelectuales de este paí­s, poca risa, siempre atento y concentrado en las opiniones de los demás. Pero observé que en esta ocasión, hizo hasta lo imposible por hacer ver que todo era gracioso, y no habí­a seriedad en las propuestas del candidato de MORENA.

Un porte adusto y de seriedad “impecable” como el de Joaquí­n López Dóriga, se desdibujó totalmente, para dar lugar a un risueño y divertido rostro, incluso, hasta se llegó a quejar de que “no le ayudaban”   ¿a qué serí­a?

La formalidad de Leopoldo Gómez, se perdió para convertirse en un divertido “árbitro”, con rostro de risas, sonrisas y carcajadas que no se le conocí­a.

Todos los electores tienen derecho a conocer a sus candidatos, sus propuestas, incluso, su porte, la facilidad de palabra, la seguridad para defender con sólidos argumentos sus programas. Los “pseudoperiodistas” de Tercer Grado, sí­ cumplieron con Josefina y Enrique Peña Nieto, no así­ con Andrés Manuel López Obrador, el electorado, no merece el comportamiento de esas personas.

Pero… Ví­ctor Trujillo y Dennisse Merker, simple y sencillamente, “son harina de otro costal”.

 

 

*

*

Top
CLOSE
CLOSE