Trabajadores del ayuntamiento de Ojocaliente toman la rúa federal 45 ; siguen sin su sueldo

Tal como se había anunciado, trabajadores del ayuntamiento de Ojocaliente tomaron este viernes la carretera federal 45, sobre la entrada sur de la cabecera municipal, como medida de protesta por la falta de pagos de la presidencia municipal correspondientes a varias quincenas y prestaciones como el aguinaldo de 2015.

Encabezados por Alejandro Rivera Nieto, dirigente del sindicato Independiente de Trabajadores del Estado de Zacatecas (SITEZ), se apoderaron del arco que señala el inicio de la zona urbana, sin permitir el acceso o la salida de unidades de motor.

El problema subsiste desde hace varios meses, y luego de haberse manifestado ante las diversas instancias de Gobierno, ante la Legislatura del estado y ante la comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas, no se ha conseguido que el alcalde Iván Husain Vitar Soto realice los pagos respectivos para cerca de 10 empleados.

Señalaron que una segunda intención con la toma de la carretera es la de “botear”, tratando de conseguir algo de dinero para que los trabajadores “lleven algo de comer a sus casas”, explicó el dirigente gremial.

Así, este jueves fue tomada la presidencia municipal y la oficina de Recaudación que se encuentra a un lado del ayuntamiento, y de manera paralela hicieron un llamado al alcalde para que atendiera su obligación de generar los pagos.

El hecho ya fue denunciado también de manera penal ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Zacatecas (PGJEZ), donde marcha en su curso legal.

Entre tanto, diputados de la 61 Legislatura del estado han señalado que se han estado haciendo las ministraciones ordinarias y algunas extraordinarias al ayuntamiento de Ojocaliente para que pueda salir delante de este y otros compromisos, pero el presidente municipal, Vitar Soto, no ha hecho los movimientos requeridos.

Desde este jueves se anunció que, en caso de que el alcalde y demás autoridades hicieran caso omiso al problema, se radicalizarían las manifestaciones. Los empleados estaban a la espera de que se les diera voz ante alguna instancia para volver a plantear su problema que, dijeron, llega a afectar hasta los hijos de los trabajadores, y se den soluciones inmediatas.

Top