EXISTOSA LA PRIMERA PRESENTACIӓN DE LA OBRA ZOOT SUIT EN ZACATECAS

 

Zacatecas, Zac.- Con el agradecimiento al público zacatecano y la unión de voces “a los que se oponen a la sinrazón, a la impunidad y a la violencia”, en amplio ejercicio contra el olvido de la difí­cil situación por la que atraviesa el paí­s, la Compañí­a Nacional de Teatro celebró con éxito su primera presentación de la puesta en escena Zoot Suit.

Los íngeles, California. Es el 2 de agosto de 1942, los diferentes diarios consignan en sus páginas la guerra de pandillas de jóvenes mexicanos. Otra nota periodí­stica habla de 300 capturados en rondas de la policí­a: son los connatos de ofensiva contra los pachucos.

“Los pachucos son aguantadores ese” dice una voz interna que ahora cobra forma en la actuación de Enrique Arreola, representante de una cultura migrante de los años cuarenta en los Estados Unidos, que busca identidad, aceptación en tierras ajenas.

Así­ comenzó la trama de la obra de Luis Valdez que tuvo su primera de dos actuaciones en esta ciudad, como parte de una itinerancia  que la Compañí­a Nacional de Teatro lleva a cabo con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y el Gobierno del Estado a través del Instituto Zacatecano de Cultura (IZC) “Ramón López Velarde”.

El alcalde de Los íngeles les declara la guerra a los chicanos, a toda una tradición fundada a partir de la diáspora obligada que se transforma en un mosaico de manifestaciones, indumentarias, bailes y un lenguaje que se impone ante el rechazo social y el racismo.

El alma del pachuco fue la esencia, sacos largos y grandes pantalones, ellas faldas cortas y la alegrí­a que se escapa del caló que les rechaza por ser diferentes; este fue el contexto de la obra que muchos pudieron apreciar esta noche, con una buena adaptación, bailes y cantos populares propios de esta cultura.

Henrry Reyna, interpretado por Everardo Arzate, fue el portavoz de los chicanos, su trágica historia desarrollada en los barrios de una de las más grandes ciudades de Estados Unidos y su pertenencia a una de las pandillas rescatan al personaje anónimo que aún pervive con una indumentaria diferente pero con un lenguaje de pertenencia y una condición similar a la de hace más de 60 años.

Zoot Suit, con más de 30 actores en escena, fue el escaparate que por más de dos horas y media mantuvo al público en un ambiente de reflexión, de música de calidad, de noticias de los trágicos años cuarenta y de una calidad histriónica a cargo de una de las instituciones teatrales más importantes del paí­s.

 

[nggallery id=47]

Top