COMETí UN ERROR: GILBERTO DEL REAL

Por Modesto Sedano / periodicomirador.com

En conferencia de prensa, el perredista Gilberto del Real Ruedas, afirmó que el suyo, se trató de un incidente de tráfico donde fue detenido por oficiales de la Policí­a Federal.

Fue categórico al referir que fue un incidente de tráfico, que se atiende generalmente con una sanción administrativa “aún asumiendo que lo que se me imputó era cierto”.
Agregó que “es un asunto que me explicó la defensora de oficio, aunque existe una figura que es la de conducir en estado de embriaguez por una ví­a federal, la corte  decretó que el delito es inconstitucional, de tal manera que entonces, el delito se configura, cuando adicional a eso hay otro tipo de suceso, por ejemplo, un atropellamiento, un choque o una volcadura”.

Es ya en ese momento cuando este delito de la conducción en estado de ebriedad la corte lo reconoce como constitucional.
Eso fue lo que trató de explicar Gilberto Del Real, quien dijo que al estar detenido,  tuvo tiempo de reaccionar.  “Fui tratado como reo desde las cuatro de la mañana hasta las tres de la tarde”.

Indicó que reflexionó lo siguiente:
“Primera: Los humanos podemos cometer errores, y yo asumo que cometí­ un error por imprudencia, no debí­ salir de Fresnillo ni a esa hora (cuatro de la mañana) ni después de haber estado en un festejo donde efectivamente consumí­ bebidas embriagantes. Esto da pena pero hay que reconocerlo, soy un humano, cometí­ ese error”.

A manera de explicación dijo que “pasé la caseta, pagué mi peaje, seguí­ avanzando, entre la caseta y la desviación que hay entre Calera, me detuvo una patrulla de la Policí­a Federal, dijeron que vení­a conduciendo a 140 kilómetros por hora, que fue la razón por la que me detuvieron. En teorí­a, todos conocen ese tramo, entre la caseta y el crucero de Calera no son ni mil metros y me detuvieron antes. El vehí­culo en que me moví­a es incapaz de desarrollar esa velocidad”.

Agregó que “compañeros que vení­an atrás de mí­ como Enrique Franchini, se trataron de acercar a ver qué sucedí­a y los oficiales no lo dejaron acercarse, me esposaron de ese tramo carretero hasta el Pilar (lugar donde se encuentran las oficinas de la PFP)”

“Creo que los oficiales se excedieron –continuó-, no habí­a necesidad de esposarme, no hubo agresión de mi parte, tengo testigos que vení­an detrás de mí­, compañeros que también vení­an de Fresnillo como Enrique Franchini ílvarez. Los oficiales los amagaron con sus armas, yo esposado no pude utilizar el teléfono y aunque lo intenté, los propios oficiales me lo impidieron”.

Señaló que “me retiraron la esposas ya en la PGR entre 8 y 9 de la mañana, sin resistirme al arresto. Me dieron auto de libertad sin condiciones.
Finalmente reiteró del Real que “cometí­ un error…  una imprudencia, la Policí­a Federal hizo lo que tení­a que hacer, lástima que hubo muchos excesos.

Top