MURIӓ STEVE JOBS

El cofundador de Apple falleció ayer tras una larga enfermedad. Habí­a dejado la conducción de la empresa en la última semana de agosto. El martes se lo esperaba para la presentación del nuevo iPhone, pero su delicado estado no se lo permitió. “La brillantez de Steve, su pasión y energí­a fueron la fuente de incontables innovaciones que enriquecen y mejoran todas nuestras vidas. El mundo es inconmensurablemente mejor debido a Steve”, aseguró Apple en un comunicado de prensa en el que oficializó la triste noticia.

“Apple perdió un genio creativo y visionario, y el mundo perdió a un ser humano maravilloso. Aquellos de nosotros que fuimos lo suficientemente afortunados de trabajar con él hemos perdido a un gran amigo y un inspirador mentor. Steve deja atrás una compañí­a que sólo él podí­a construir, y su espí­ritu será por siempre la fundación de Apple”.

Ese es el mensaje que puede verse en la página de Apple, donde una gigantesca imagen de Steve Jobs aparece al lado de la leyenda “1955-2011”. Tení­a 56 años.

Tim Cook, el reemplazo de Jobs al frente de Apple, se sumó a las palabras de dolor y firmó el comunicado que puede leerse en la web de la compañí­a.

Jobs -que sufrí­a de cáncer- renunció a fines de agosto a su cargo de jefe Ejecutivo de la compañí­a de computación con una carta, en la que decí­a que no podí­a continuar cumpliendo con sus tareas.

“Siempre dije que si llegaba el dí­a en el que no pudiera cumplir con mis deberes y las expectativas como CEO de Apple serí­a el primero en hacérselos saber. Lamentablemente ese dí­a ha llegado”, indicó Jobs entonces en la misiva.

En 1976 fundó la compañí­a junto a Steve Wozniak y Ronald Wayne, y jugó un papel fundamental en la revolución de las computadoras personales.

En 1985 fue expulsado de la empresa, lo que provocó una caí­da en los ingresos de Apple, que se revirtió sólo con su regreso en 1996.

Su ausencia en la presentación del iPhone 4S, el martes, habí­a llamado la atención. Si bien Jobs habí­a renunciado a su cargo como CEO a fines de agosto, solí­a presentarse para ocasiones especiales.

Los problemas de salud de Jobs comenzaron en 2004, cuando informó de la presencia de un raro cáncer de páncreas.

En 2008, durante la presentación de un nuevo iPhone, apareció en público extremadamente delgado y los rumores sobre la reaparición del cáncer se reavivaron.

En 2009 se tomó una serie de licencias y finalmente se supo que habí­a recibido un trasplante de hí­gado.

En 2010 y 2011 se lo vio muy desmejorado, lo que finalmente desembocó en su renuncia, a fines de agosto.

En su página web, Apple invita a los usuarios a compartir sus pensamientos, memorias y condolencias escribiendo a [email protected]

www.infobae.com

Top