EJERCICIO FíSICO, DIETA ADECUADA Y SOL DISMINUYEN EL RIESGO DE OSTEOPOROSIS

Ejercicio fí­sico, dieta adecuada y sol con moderación, son tres factores que disminuyen el riesgo de padecer osteoporosis, la cual se caracteriza por la pérdida de masa ósea y deterioro estructural del tejido del hueso, lo que puede causar fracturas, especialmente cuando se llega a adulto mayor.

Señaló lo anterior el doctor Felipe de Jesús López Robles, director de la unidad de medicina familiar 1 de Zacatecas, quien subrayó que el deporte a cualquier edad, es vital para el desarrollo de una estructura ósea saludable, además de que ayuda a aumentar la fuerza muscular, la coordinación, el equilibrio y a tener una mejor condición fí­sica en general.

Los ejercicios más recomendables son: caminar, subir pendientes o escaleras, trotar, jugar tenis y bailar. Con ellas se desarrolla una resistencia natural al peso, obligando a que el cuerpo trabaje en contra de la gravedad. También la natación y el ciclismo producen grandes beneficios a la salud cardiovascular, dijo.

Subrayó que antes de comenzar un programa regular de ejercicios hay que consultar al médico familiar, particularmente si se tienen problemas cardí­acos, presión alta, diabetes u obesidad, o si se es mayor de cuarenta años de edad. La meta óptima es ejercitarse de treinta minutos a una hora, por lo menos cuatro veces a la semana.

El especialista dijo que al principio es posible que se sienta algo de dolor muscular, lo cual no debe durar más de dos dí­as y ante alguna dolencia o malestar en el pecho, se debe pedir la opinión del médico antes de la siguiente sesión de ejercicios.

Enfatizó que se debe realizar una actividad deportiva constante y disciplinada, siempre bajo la guí­a de expertos, como son los profesores adscritos a la Unidades Deportivas y en el caso del IMSS al Centro de Seguridad Social, pues se trata de especialistas que enseñan a progresar correctamente en las actividades fí­sicas, así­ como a estirar y fortalecer los músculos de manera segura, y a corregir los malos hábitos de postura.

Cuando el médico considera que hay riesgo de padecer osteoporosis, los alimentos más recomendables para prevenirla son aquellos ricos en calcio como el requesón, almendras, leche descremada, yogur, brócoli y nabos cocinados, además de aquellos que contienen vitamina D, como pescado, aceite de hí­gado de bacalao, queso, cereales, mantequilla y margarina.

Por otra parte, si ya se tiene osteoporosis, es importante consultar a un ortopedista o traumatólogo, especialistas que le indicarán cuáles actividades son seguras para realizar. Cuando la persona tiene una baja densidad ósea hay que proteger la espina dorsal, evitando actividades o ejercicios que la flexionen, doblen o fuercen, además de omitir los de mucho impacto, como los aeróbicos, de esta forma se reduce el riesgo de fractura.

Top