PRESENTAN EN ZACATECAS EL LIBRO LOS ORíGENES DEL PODER EN MESOAMí‰RICA DE ENRIQUE FLORESCANO

Zacatecas, Zac.- Con los comentarios de los investigadores Carlos Carrillo Rodrí­guez y José Francisco Román Gutiérrez, y la presencia del director del  Instituto Zacatecano de Cultura (IZC) “Ramón López Velarde”, Gustavo Salinas Iñiguez, en representación del gobernador Miguel Alonso Reyes, fue presentado el libro del historiador Enrique Florescano “Los Orí­genes del Poder en Mesoamérica”.

Como parte de las actividades académicas del departamento de Enseñanza e Investigación del IZC, el estudioso en historia, da cuenta, en 400 páginas de más de tres mil años de construcción del poder.

“Los Orí­genes del Poder en Mesoamérica” es el fruto de un minucioso y sistemático programa de investigación,  pero al mismo tiempo toma forma de una teorí­a.

El autor, dijo en su intervención Carlos Carrillo Gutiérrez, presenta  un planteamiento concreto, el poder pero problematizado como reflejo de una organización social representada por clases dominantes, que crean mediante el rito y el ritual una ideologí­a igualmente de poder.

Florescano  presenta así­ un modelo explicativo del desarrollo polí­tico mesoamericano pero no en términos estáticos, sino dinámicos, diacrónicos; perspectiva que mucho debe a la escuela  francesa de los anales en particular al análisis de la larga duración.

Además, el elemento definitorio fue la lengua para una construcción de una pertenencia y de una identificación masiva; esto descansa en el hecho de que en la base léxica de una sociedad está codificada su ideologí­a, y  el autor, apoyado en novedosas investigaciones,  señala  que fue el idioma Náhuatl al que tocó conformar dicho fundamento, siendo esto un indicador del importantí­simo y aún no bien valorado, papel de la lengua.

Por su parte, Román Gutiérrez asintió que el autor, en esta obra,  encontró el ví­nculo de las sociedades antiguas entre el individuo, la tierra, la centralización del poder y la construcción del estado, que fueron tomando lugar en cada uno de estos espacios.

No hay improvisación en el origen del poder en Mesoamérica –añadió-, un camino larguí­simo, complejo, rico y todaví­a lo señala así­ el doctor Florescano, pendiente de explorar en muchas de sus facetas.

Esta obra rescata el concepto de identidad desde la búsqueda histórica, no en la memoria ni en un falso concepto de memoria; le da una perspectiva interesante al planteamiento y su análisis nos remite cualidades que desde nuestra propia experiencia son asequibles para entender ese proceso en y hasta el presente.

Luego, antes de hablar de su obra, el autor agradeció a las autoridades estatales de cultura por el arropo en la presentación de este libro; luego dijo que éste señala que uno de los rasgos distintivos de esta región (Mesoamérica) es la presencia del estado; es la institución que logró integrar un territorio delimitado con una población que compartí­a tradiciones y una estructura polí­tica jerarquizada a cuya cabeza estaba el gobernante supremo.

Desde la aparición de las primeras formas de estado en la tierra Olmeca, hasta la caí­da de México en Tenochtitlán, la construcción de organizaciones polí­ticas se tornó una obsesión de los pueblos mesoamericanos, “de modo que podemos decir que la formación del estado, es el proceso civilizador que impulsa el desarrollo de Mesoamérica, el creador de su unidad polí­tica y de su identidad social y cultural”, puntualizó.

Top