SUICIDIOS, PANDEMIA QUE CRECE ALARMANTE

Por Jaime Arizmendi y Daniel Gómez Trejo

(Primera de dos partes)

Argonmexico/ A pesar de que la tendencia mundial en suicidios ha descendido en los últimos 40 años, en México creció 275 por ciento, y al 2010 se ubicaba en una tasa de 4 por cada 100 mil habitantes. En nuestro paí­s, cada 24 horas fallecen casi 16 jóvenes por esta causa, cifra que podrí­a superar la mortalidad por diabetes.

Anualmente, al menos 5 mil 840 niños y adolescentes mexicanos se quitan la vida. Para hacerlo, recurren a armas de fuego y punzocortantes, raticidas, ahorcamiento o arrojarse desde lugares altos, alertan especialistas. En la década pasada, aumentó 31 por ciento entre jóvenes de 14 a 21 años. Más aún, al año se registran al menos, 10 mil 500 intentos suicidas entre este sector.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), el suicidio en jóvenes se propicia por la quiebra afectiva y/o económica; la incomunicación o indiferencia familiar; las adicciones al alcohol o las drogas; el incremento de la marginación social y económica; el aislamiento elegido o forzado; los ataques a la dignidad personal; abuso sexual, maltrato fí­sico, verbal o sicológico.

Pedro José Peñaloza, presidente del Instituto Nacional de Prevención del Delito, alerta en su investigación La juventud mexicana: Una radiografí­a de su incertidumbre, que quienes están entre los 20 y 24 años también enfrentan problemas. Ellos, los jóvenes, son quienes más lo consuman, remarca en una investigación la doctora Marí­a Liliana Toledo, del Consejo Nacional Contra las Adicciones.

Según el Instituto Nacional de Estadí­stica y Geografí­a (Inegi), de 1970 a 2008, la tasa de suicidios se mantuvo con un incremento anual de 16.5 por ciento en promedio; no obstante, dicha cifra se disparó a 33 por ciento a mediados de 2009 y se mantuvo en el 2010. A partir de ello, la OMS ubica a México en el sitio 78 por incidencia de suicidios. Lituania, Bielorrusia, Rusia, Kazajastán, Eslovenia y Hungrí­a (todos ellos antiguos paí­ses socialistas), ocupan los primeros sitios en este fenómeno.

En México, el incremento de suicidios marcha paralelo al aumento de trastornos depresivos en jóvenes, principalmente de Yucatán, Tabasco, Campeche y Guanajuato, conforme a los conteos del Inegi. Peor aún, investigadores y Organizaciones no Gubernamentales (ONG´s) alertan que de proseguir esa lógica, la población juvenil sumarí­a en 2012 su máximo histórico: 36 millones de personas, que estarí­an seriamente amenazadas por problemas depresivos.

La OMS anticipa que ante el incremento en la tendencia de los jóvenes a quitarse la vida, un número importante de ellos estarí­a incluido en el millón y medio por año de suicidios que se cometerán hacia 2020. Al cierre de la primera década del siglo XXI, el organismo mundial advierte que los suicidios son casi la mitad de todos los decesos violentos, y alcanzan el millón de ví­ctimas al año.

Causas frecuentes

Respecto a las causas más profundas que llevan a los niños y jóvenes a pensar o consumar su suicidio, aparece en primer lugar el maltrato infantil en sus hogares o escuelas. Los menores maltratados sufren graves trastornos que pueden derivar en conductas violentas, como la autoagresión, el desprecio por el prójimo, el consumo de drogas, “incluso en el suicidio”.

Así­ lo expuso en noviembre de 2009 el paidosiquiatra mexicano José Luis Vázquez Ramí­rez. Diez meses después, en septiembre de 2010, la investigación de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial (GMSI), previno que el suicidio entre adolescentes y jóvenes de México se convirtió en la tercera causa de muerte entre personas de 19 a 25 años, y que los suicidios en esa población van en aumento.

Alejandro Desfassiaux, presidente de GMSI expuso que dicha investigación arrojó que, detrás de esa decisión, las causas más relevantes son “pretender dejar de ser una molestia, buscar que cese el abuso o maltrato, evitar perturbaciones escolares o familiares, incertidumbre y crueldad; además de los tradicionales intentos de venganza”.

Igualmente antepuso que en México, se detecta un “rápido incremento tanto en suicidios perpetrados como en intentos”. Dicho fenómeno estarí­a ligado “al clima de violencia que prevalece en el paí­s”. Las entidades con mayores suicidios juveniles son: Nuevo León, el Distrito Federal, Veracruz, Jalisco y Guanajuato.

De acuerdo con el Consejo Nacional para las Adicciones (Conadic), el suicidio es la quinta causa de muerte entre menores de 15 años, y la tercera causa entre el grupo de 15 a 19 años; así­ como para los de 20 a 24 años. La decisión de quitarse la vida se asocia a una predisposición genética, al consumo abusivo de alcohol y drogas y a factores sicosociales, como la pobreza y el desempleo. En cuanto al género, todos los conteos y estudios confirman que por cada mujer que recurre al suicidio, cinco hombres lo consuman.

Otros datos del Inegi coinciden con la OMS y expertos al señalar que las principales causas de suicidio entre los jóvenes mexicanos incluyen factores tales como maltrato sicológico o fí­sico, abuso sexual, exigencia escolar mezclada con dificultad de aprendizaje y disputas en el núcleo familiar.

(Continuará)

 

Top