COMPARTIERON LA TRADICIONAL ROSCA DE REYES EN CIUDADELA DEL ARTE

Zacatecas, Zac.-A fin de honrar nuestras tradiciones, acrecentar el sentimiento de comunidad y ofrecer un espacio público para propiciar la convivencia laboral,  el Gobierno del Estado a través del Instituto Zacatecano de Cultura, enví­o  a sus respectivos departamentos  deliciosas Roscas de Reyes, fue así­, que personal tanto de la Fototeca Pedro Valtierra,  como de la  Cineteca  Zacatecas,  compartieron  la  tradicional y muy popular Rosca de Reyes”, acompañada de un rico y  delicioso chocolate calientito.

La rosca de reyes constituye una tradición muy arraigada en la sociedad mexicana y forma parte de las festividades con que comienza el año nuevo.

Representa,  también una añeja costumbre perteneciente a la cultura popular y religiosa, cuyos orí­genes se remontan a los tiempos bí­blicos y simboliza las ofrendas que se hicieron para festejar el nacimiento del niño Jesús; y además, el esconder al niño, simboliza, que el Rey Herodes no encontrarí­a al pequeño Dios en su delirio de ser el único Rey sobre la tierra.

Con gusto los compañeros del Centro Cultural Ciudadela del Arte, degustaron una porción del rico pan complementado  con frutas secas, acitrón y especies;  cada uno partió un trozo, mientras esperaban no  encontrar o si al “Niño Dios”,  y  ni modo,  los afortunados con la suerte  forman parte de quienes llevarán los tamales  y el atole el “Dí­a de la Candelaria”.

En el corte de la “Rosca” de la Fototeca Zacatecas,  en medio de buenos deseos de año nuevo,  los agraciados con las bendiciones fueron  Charly Segura, Doña Ticha,  Rita Olague,  Susana Dí­az y Lidia Lozano, quienes muy formales se comprometieron a cumplir con el convivio del 2 de febrero.

En Cineteca Zacatecas El Director de la Ciudadela del Arte, Héctor ívila Ovalle, fue el primero en cortar y descubrir con buena estrella que en su porción vení­a el “Niñito”, luego tocó el turno a Ví­ctor Colunga, quien no daba crédito a su poca suerte, Gaby Marcial, quien pronto la probó y aunque se fue con chocolate en mano para su escritorio,  divisamos que también salió premiada, así­ como,  el Sr. Velador  interino,  fue sorprendido gratamente por la visita del Niño Dios.

Infundir  y dar continuidad a este tipo de tradiciones  es afianzar la  identidad y reforzar  los valores sociales, espirituales de los mexicanos.

Top