VIUDAS Y NIÑAS HUÉRFANAS, IGNORADAS DE POLÍTICAS MIGRATORIAS

MUJERES
Oaxaca no protege a familias de quienes mueren al cruzar a EU

Por Citlalli López, corresponsal

Ejutla de Crespo, Oaxaca (Cimacnoticias).- Desde que su esposo Irineo Barrita falleció en el intento de cruzar hacia Estados Unidos, Guadalupe Velázquez, sus dos hijas y su hijo, hacen esfuerzos titánicos por salir adelante y saldar la deuda que dejó el “sueño americano”.

Lupita trabaja medio tiempo en una tortillería. Su labor araña el pago de un salario mínimo: gana 60 pesos diarios.

El dinero que percibe es apenas lo suficiente para la compra de alimentos y pagar las cuotas “voluntarias” y materiales de la escuela de sus hijas e hijo.

Adicionalmente, ella recibe bimestralmente mil 300 pesos como apoyo del programa Oportunidades, dinero que se va como agua entre los dedos y que nunca sería suficiente para pagar los 50 mil pesos de préstamo que la familia solicitó para costear el viaje de su esposo. Con el apoyo de su suegro, Lupita sólo contiene la deuda con el pago de réditos.

El 10 de abril se habrá cumplido un año de la muerte de su esposo, quien falleció junto con ocho mexicanos, siete de origen oaxaqueño, durante una persecución de la patrulla fronteriza en Palmview, Texas.

En casa, Ingrid, la hija mayor, a sus nueve años se dedica al cuidado de sus hermanos menores. Mientras Lupita está en el trabajo, la niña se encarga de bañar, alimentar y ayudar en las tareas a Nati, de 8, y a Ricardo de 5. Su niñez, como la de muchos otros menores de edad no contabilizados, fue el “cheque de cambio” de la migración.

“Yo tengo que trabajar y abandonar a mis hijos. Encontrar trabajo fue difícil porque todos son de tiempo completo. Trabajo medio día y ahí la vamos pasando con lo poquito que gano”, señala Lupita.

De enero a marzo de 2013, según cifras del Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante (IOAM), se registraron 46 muertes de mujeres y hombres migrantes, de los cuales tres ocurrieron en el intento de cruzar la frontera con EU. En 2012, fueron 161 muertes, 17 de las cuales ocurrieron durante el cruce.

El gobierno de Oaxaca no tiene contabilizadas a las viudas y a las y los niños huérfanos producto de la migración. Ambos grupos quedan invisibles bajo las cifras de las remesas que ingresan a la entidad y que representan el primer motor de la economía estatal.

El director del IOAM, Rufino Domínguez Santos, reconoció que a pesar de que año con año la migración deja decenas de niñas y niños en la orfandad, el gobierno del estado no cuenta con políticas públicas o programas que los proteja y les garantice el derecho fundamental a la educación.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), en 2010 los estados con el mayor indicador de dependencia de las remesas (porcentaje del Producto Interno Bruto estatal), fueron Michoacán (9 por ciento), Oaxaca (8.4 por ciento), Guerrero (8.1 por ciento), y Zacatecas (6.4 por ciento).

A pesar del aporte de las y los migrantes en el envío de dólares, son considerados sólo en dos programas operativos de subsidio federal: Tres por Uno y Fondo de Apoyo para Migrantes, éste último delineado para proyectos, acciones y obras de infraestructura y equipamiento, que apoyen a las y los trabajadores migrantes en retorno y a las familias que reciben remesas para encontrar una ocupación en el mercado formal, contar con opciones de autoempleo, generar ingresos, mejorar su capital humano y su vivienda.

Domínguez Santos señaló que más del 50 por ciento de quienes solicitan su inclusión al programa son mujeres con proyectos de panaderías, elaboración de tortillas o peluquerías. Las y los solicitantes reciben 12 mil 500 pesos a fondo perdido para iniciar sus negocios.

El fondo perdido consiste en un beneficio económico que el Estado otorga a título gratuito y que la persona beneficiada tiene la obligación de emplear en aquella actividad económica para la que fue concedido.

A pesar de la alta demanda, en este 2013 el Fondo de Apoyo a Migrantes registró un recorte de casi 2 millones de pesos (mdp) al caer de 9 millones y medio a poco más de 7 mdp. El dinero, de acuerdo con la tendencia de 2012, podría no ser suficiente.

En contraparte, en 2012 de 460 solicitudes, el recurso sólo pudo cubrir 304 proyectos. En este 2013, de enero a la fecha, suman ya 300 proyectos principalmente de la región de la Mixteca, Valles Centrales y Papaloapan.

Top