MÁS DE MIL MUJERES MARCHAN DURANTE DOS HORAS EN GUADALAJARA

Más de mil mujeres participantes en el Noveno Encuentro Nacional Feminista ENF 2013, marcharon este sábado desde el emblemático monumento de La Minerva hasta la Plaza Liberación para denunciar la violación sistemática a los derechos humanos, y demandaron justicia para las víctimas de feminicidio, el respeto al Estado laico y los derechos sexuales y reproductivos.

La marcha se inició a las 18 horas, pese a estar programada a las 17 porque debió resolverse un conflicto con la Policía Vial ya que el contingente quería marchar por la calle Juárez y la policía exigía que se marchara por la calle Hidalgo, por cuestiones de seguridad vial. Las coordinadoras de la marcha argumentaban que avisaron con tiempo a la policía que marcharían por la Juárez que es una vialidad más transitada y finalmente las coordinadoras decidieron marchar por la Juárez sin el visto bueno de la policía. Por la Juárez había vallas para impedir el paso, pero el contingente las quitó y siguió. La policía no tuvo otra opción que cerrar la calle al tránsito vehicular. El contingente de mujeres primero avanzó solo por un carril para luego tomar toda la amplitud de la calle y así continuó hasta el centro de la ciudad.

Las feministas de los distintos estados de la república portaban consignas y carteles con sus exigencias entre las que destacaban: ¡No son muertas, son asesinadas!; ¡No estamos todas, faltan las muertas!; ¡Vivas se las llevaron y vivas las queremos! Diversas participantes se pintaron el rostro imitando mujeres asesinadas. ¡Feministas Unidas jamás serán vencidas!; ¡Alerta que camina la lucha feminista por América Latina!; ¡Mujer consciente se une al contingente!, ¡La mujer luchando también está educando!

Frente a una de las iglesias de la ruta, se corearon más fuerte determinadas consignas como ¡Libertad, libertad a las presas por abortar!; ¡Aborto sí, aborto no, eso lo decido yo!; ¡Aborto legal, aborto legal!; ¡Somos feministas con derecho y decisión!; ¡Somos feministas defendiendo la nación!

Algunos automovilistas que querían cruzar la Juárez protestaban, otros tocaban el claxon en solidaridad y saludo a la marcha. También se corearon consignas acerca de las reformas que quiere aplicar el gobierno y se alzaron voces que gritaban: ¡Urgente, urgente, cambiar de presidente!; ¡Esta marcha no es de fiesta, es de lucha y de protesta!; ¡Auxilio, socorro, nos cobran el petróleo!; ¡País petrolero, mujeres sin dinero!

Unos diez policías en motocicleta iban adelante del contingente, desviando el tráfico vehicular y en los laterales un par de motocicletas de paramédicos avanzaba en paralelo con la marcha, todos hombres. La gente que estaba en los comercios y restaurantes aledaños a la caminata salieron de los edificios, algunos con celulares con los que hacen fotos y otros aplauden. La marcha va llamando la atención en su ruta hacia el centro. Atrás del contingente iban tres patrullas de policías y una ambulancia.

El contingente pasa frente al restaurante Chai. Ahí se paró y protestó porque recientemente esa empresa restaurante discriminó a dos mujeres lesbianas que se besaban. Discriminación, discriminación, gritaban.  El resto de participantes que las seguían atrás entonaron: ¡Soy lesbiana porque me gusta y me da la gana!; ¡Pucha con pucha, lesbianas en la lucha! y ¡Sí somos muchas y somos bien perruchas!

Las jóvenes eran de los grupos más entusiastas. Pero había todo tipo de mujeres activistas: indígenas, mujeres mayores. Unas jóvenes se quitaron la blusa y se quedan en brasier. Llevaban el cuerpo diseñado con distintas leyendas. Una de ellas afirmaba: Lo personal es político. Luego, algunas jóvenes que iban en brasier se lo quitaron y se quedaron desnudas de la parte superior del cuerpo. Eso llamó la atención a la gente mirona y hubo reacciones de todo tipo. Unas personas aprobaron, otras se molestaron e incluso se burlaron.

Cuando el contingente cruzó por la calle Chapultepec, una de las zonas de más comercio, tiendas y restaurantes, la población local se acumuló para ver a las participantes. Más observadores toman fotos con sus celulares y aplaudieron.

Hacia la mitad del recorrido algo pasó. Las coordinadoras pidieron que la marcha se detuviera porque enfrente había una multitud. Se trataba de jóvenes disfrazados como zombis. Tenían programada un desfile por la misma calle y la policía se los impidió. ¿Por eso no nos dejaron marchar?, se preguntaban los jóvenes. ‘No es justo’, decían. Las coordinadoras indicaron que las mujeres continuaran y solicitaron a la policía que les abriera camino. Y así ocurrió, incluso algunos de ellos secundaron las consignas de las feministas y al final los zombis se unieron a la marcha.

Ya en el centro de la ciudad, la  calle Juárez se convierte en Vallarta y cuando el contingente cruzó la calle Federalismo ya eran cantidades de personas las que observaban la marcha. Las mujeres que se paraban y apoyaban las consignas. El contingente dio vuelta por la calle 15 de Septiembre, pasó frente a Catedral y las consignas subieron de tono. Se llegó al centro de la ciudad. ¡A botar, a botar, el sistema patriarcal! o ¡Arriba, abajo, los machos al carajo!

La marcha dio vuelta por la calle Hidalgo para finalizar en la Plaza Liberación. Eran las 20:30 horas. Más de mil mujeres marcharon durante dos horas y media. Una de las coordinadoras del ENF saludó a las mujeres del contingente que llegaron a la plaza, mencionando todos los estados del país. La artista guatemalteca, Rebeca, amenizó con canciones feministas de rap y hip-hop el inicio de la fiesta, que duro varias horas.

Top