Presentan diputados progresistas iniciativa para legislar sobre un gobierno de coalición

Toño MejiaEl diputado Antonio Mejía Haro a nombre de los diputados progresistas presentó este jueves una iniciativa de ley que reforma la Constitución Política del Estado para instaurar la figura de Gobierno de Coalición que permita parlamentarizar nuestro régimen autoritario y disfuncional.

México vivió en las últimas dos décadas del siglo pasado una transformación de su régimen de gobierno. El sistema de partidos pasó de ser básicamente monopartidista a pluripartidista y se conquistó un sistema electoral esencialmente autónomo, señaló.

En estos 20 años pasamos de un sistema de partido casi único a un sistema plural de partidos; pasamos de elecciones sin competencia a elecciones ampliamente competidas; pasamos de órganos legislativos integrados básicamente por una sola fuerza política a otros donde convive y compite un sistema pluripartidista.

Transitamos de una presidencia casi omnipotente a una presidencia acotada por otros poderes constitucionales e incluso fácticos; de un Congreso subordinado a la voluntad del ejecutivo, a un Congreso cuya dinámica se explica por la interacción de la nueva y cambiante correlación de fuerzas.

A partir de 1997 ningún partido obtuvo más del 50 % más uno de los asientos necesarios en la llamada Cámara baja como para aprobar leyes en solitario. Y algo similar sucedió en el año 2000 en el Senado de la República. Desde entonces, todo lo que ha aprobado el Congreso ha sido fruto de alguna coalición, y lo mismo ha ocurrido en los congresos estatales.

Mejía Haro dijo que han existido muchas coaliciones electorales, pero éstas no se han traducido en coaliciones legislativas y mucho menos han sido coaliciones programáticas de gobierno. Lo que ha privado han sido las coaliciones coyunturales, puntuales, efímeras, volátiles. Cada vez que se ha querido realizar una reforma constitucional o legal, o confeccionado la Ley de Ingresos o el Presupuesto de Egresos, se ha requerido de alguna coalición, solo así han prosperado las iniciativas.

Todo parece indicar que la diversidad política llegó para quedarse, por lo que no debemos mantener intocado nuestro sistema de gobierno. Académicos de gran prestigio como Diego Valadés, se han preguntado ¿qué fórmula de gobierno sería la más adecuada para fomentar al mismo tiempo el máximo de representatividad con el máximo de gobernabilidad? Y su respuesta ha sido: México debería transitar de un sistema presidencial a otro parlamentario.

Derivado del Pacto por México se llevó a cabo la reforma constitucional para fomentar gobiernos de coalición. En el artículo 89 constitucional se dispone que el Presidente en cualquier momento, puede optar por un gobierno de coalición con uno o varios partidos políticos representados en el Congreso… El gobierno de coalición se regulará por el convenio y el programa respectivos, los cuales deberán ser

aprobados por mayoría de los miembros presentes de la Cámara de Senadores. Se optó por dejar en la esfera de decisiones del Presidente la posibilidad de armar la mencionada coalición de gobierno, y en el área de los partidos convocados la posibilidad de aceptarla o no.

Una de las ventajas de una coalición de gobierno es que el Presidente o Gobernador contaría, de entrada, con un apoyo mayoritario en el Congreso, lo que permitiría consensar agenda legislativa y programa de gobierno, a condición de incorporar reivindicaciones y preocupaciones de sus coaligados y compartir la gestión de gobierno, integrando un gabinete plural, con Secretarios cualificados con perfil, experiencia y conocimiento del cargo, evitando nombramientos que respondan a compromisos de campaña, a intereses de grupo o de personas.

Por el otro lado, quedarse con un gobierno de minoría –como hasta ahora- implica que cada iniciativa legislativa tiene que ser negociada y pactada con diputados de otros partidos de manera coyuntural, favoreciendo las oportunidades para la corrupción “maiceo”, favoritismos o tráfico de influencias.

Por los argumentos antes expuestos, consideramos que el gobierno de coalición en Zacatecas no debe ser potestativo sino obligatorio, y que debe entenderse como una medida para parlamentarizar nuestro régimen autoritario y disfuncional, ya que elegir al Gobernador bajo la regla de mayoría relativa, significa que puede contar con el apoyo preferente de sólo una minoría de los votantes y tener la oposición y el rechazo de una mayoría.

Para abrir el camino de la parlamentarización del régimen, la presente iniciativa establece la figura colegiada de Gabinete y de un Jefe del Gabinete con responsabilidad colectiva ante el Congreso. El Jefe del Gabinete sería nombrado por el gobernador electo, pero debe ser ratificado por una mayoría de la Legislatura y estaría asimismo sometido a la censura de ésta, la cual implicaría su destitución. Esta mayoría construida en un gobierno de coalición, sería el apoyo básico para la producción legislativa y para la toma de decisiones gubernamentales.

En la iniciativa de reforma a la Constitución del estado se dispone en el Artículo 65 que la Legislatura ratificará los nombramientos de los Secretarios miembros del gabinete, incluyendo al Jefe de Gabinete, que el Gobernador del Estado someta a su consideración, y aprobar la remoción de los mismos funcionarios en los casos que la ley determine.

El diputado Mejía Haro hizo mención que la iniciativa en comento surgió del trabajo conjunto de las diputadas y diputados progresistas con los académicos e investigadores de la Unidad Académica de Estudios del Desarrollo de la UAZ y con estudiosos sobre la materia como Raymundo Cárdenas y Pedro de León.

Top