Un doble patronazgo enmarca la hoy llamada Feria Nacional de Zacatecas: González Ramírez

Staff / MIRADOR

Zacatecas, Zac.-Documentos asociados a los orígenes de la Ciudad de Zacatecas, localizados no hace mucho tiempo en el Archivo de Indias, en Sevilla, España, hablan de la forma en que habría de celebrarse la fiesta conmemorativa de lo ocurrido el 8 de septiembre de 1546, cuando una expedición encabezada por Juan de Tolosa arribó las faldas de lo que se llamaría posteriormente el cerro de La Bufa, en busca de metales preciosos.

En los primeros acuerdos de la diputación de Minas de Zacatecas, de mayo de 1559, se habla de cómo celebraban el día 8, que era con una misa solemne, tanto en la víspera y el mero día, es decir, el 7 y 8 de septiembre. También había una procesión que salía a la plaza principal de la ciudad, ubicada en el espacio donde hoy se localiza el mercado González Ortega.

Así se refiere el cronista del estado, el maestro Manuel González Ramírez, a lo que hoy llamamos Feria Nacional de Zacatecas, agregando en sus comentarios que hoy en día se realiza algo similar, aunque es más bien una Romería, no procesión, ya que se utilizan carros alegóricos y es menos solemne.

Se trata de una celebración extra muros, fuera del recinto religioso, donde se venera a la patrona de los zacatecanos.

De igual forma, en los documentos de referencia se habla de que ya se realizaban fiestas de toros, aunque no como las que hoy conocemos, sino que literalmente corrían los toros por las calles, las pocas calles que había, y desembocaban en un corral improvisado con madera en la plaza mayor. Ahí, “se divertían con los toros”, comentó.

Aunque en realidad no se trataba de toros de lidia, ya que resultaba incosteable traerlos desde otras tierras lejanas, el problema lo resolvían trayendo esos “animales cornudos y jorobados” del norte de la Nueva España. Era alguna especie de búfalos o bisontes, que era lo que se utilizaba para la llamada “de toros”.

Hay que considerar, sin embargo, que no es posible decir que en esos tiempos había feria, porque era una fiesta religiosa, y una fiesta popular de muy corta duración. Curiosamente, explicó el cronista, en el siglo 19, mejor otras poblaciones y no la capital, tuvieron su feria, como es el caso de Jerez.

Al respecto, Manuel González señaló que poco tiempo después de consumarse la Independencia de México, solicitó un permiso para tener una feria anual, y en Zacatecas no hay antecedentes de una feria propiamente dicha, sobre todo de larga duración, sino hasta 1938 cuando se instituyó una feria en Zacatecas, denominada Feria Nacional de Año Nuevo.

Ésta surgió a raíz de una iniciativa de Gobierno Federal de “organizar ferias a diestra y siniestra” en todas las poblaciones del país, con el objetivo de reactivar la economía, sobre todo en el sentido de que circularan los productos que cada municipio y cada región tenían.

La festividad se hacía en enero, durando sólo tres años, ya que no tuvo impacto porque es una época muy fría y no había una motivación para que la gente saliera y participara de la fiesta. En 1940 se cambió la fecha a una más cercana a la primavera “para ver si ya con el calorcito la gente salía”, pero tampoco tuvo éxito. Éste año ya se tiene como gobernador del estado al general Pánfilo Natera, protagonista de la Revolución, y en particular de la épica batalla de 1914 (La Batalla de Zacatecas), y él le dio otro giro.

Decidió organizar la primera Feria Regional de Zacatecas en torno al mes de septiembre, en el que alguna vez, en épocas anteriores, se festejaba a la patrona de la ciudad. Entonces sí tuvo éxito porque había una especia de motivación y la gente estaba muy acostumbrada a las fiestas patronales, una motivación más allá de lo económico.

Además, coincide con que en septiembre son las fiestas patrias, de tal suerte que aquí tenemos un doble motivo para festejar el 8 de septiembre, el aniversario de la ciudad y el cumpleaños de la Virgen María, patrona del lugar, la parte civil y la parte religiosa.

“Además, prosiguió González Ramírez, hay dobles fiestas grandes, las fiestas de la ciudad y las fiestas patrias”, de manera que empezó a tener éxito, lo mismo que por la visión que en su momento tuvo el gobernador Pánfilo Natera, donde él y la Comisión Organizadora tuvieron la brillante idea de invitar a los municipios para que cada uno tuviera un stand y se ofreciera los productos de cada lugar.

De esta forma se convirtió en una verdadera feria regional, porque involucraba a la capital y sus municipios.

De ahí tuvo continuidad en los años 50, donde cambia de giro porque comienza a cobrar importancia de nueva cuenta una devoción a la otra patrona de la ciudad de Zacatecas, cuya admiración inició, no como patrona, pero sí como una devoción mariana a mediados del siglo XVII, que es la Virgen del Patrocinio, una devoción que llegó para quedarse.

Así, a principios del siglo XVIII se le construyó un santuario en La Bufa, y a finales de ese mismo siglo se reconstruye porque “ya estaba casi en ruinas”, y en ambos momentos se realizaban romerías hasta el cerro, una situación que ya después se reproducía de una manera más sistemática y que hoy en día la vemos durante 13 días, cuando suben los gremios de la ciudad para rendirle homenaje a la patrona especial de la ciudad, que es la Virgen del Patrocinio.

Estas romerías salen desde la Catedral y llegan hasta el santuario de La Bufa, de manera que ya se tienen dos patronas en el mes de septiembre, La Virgen del Patrocinio y la Virgen de los Zacatecas.

Hablando de estas devociones y patronazgos, dijo el historiador, la más antigua desde 1585, y la principal advocación, es Nuestra Señora de los Zacatecas, que se venera en lo que antes era la Parroquia Mayor, hoy catedral, y cuya solemnidad es el 8 de septiembre. Es, además, la que aparece en el escudo de armas.

En cuanto a la Virgen del Patrocinio, fue adoptada en las últimas décadas, como la patrona especial de la ciudad, cuya fiesta se celebra el 15 de septiembre, pero precedida de 13 días de romerías donde participan los diversos gremios de la ciudad, es decir, los distintos sectores productivos de la capital.

Dicho sea de paso, explicó el cronista, sobre Nuestra Señora de los Zacatecas, patrona principal, la imagen data del siglo XVIII porque la original se quemó en 1736, cuando se incendió la parroquia mayor, que estaba en obra, y ese mismo año se suplió la imagen. Es la que sale en romería el 8 de septiembre.

Sin embargo, la patrona especial, la Virgen del Patrocinio, es la imagen más antigua que se conoce en la capital del estado, ya que es una pieza que se supone es del siglo XVI, si no es que data de una etapa más temprana. Hay quienes sostienen que probablemente sea una pieza del siglo XV, traída por los españoles, pero otras versiones dicen que es de un siglo después. Es una escultura de talla completa, y ciertamente la más antigua con advocación mariana que se conserva en la capital.

De esta forma, a mediados del siglo XV recobra esa devoción la Virgen del Patrocinio en la ciudad, de tal suerte que durante varios años se le conoce a esta fiesta ya no como la Feria Regional de Zacatecas, sino como la Feria del Patrocinio.

Al concluir con el tema de las festividades de feria, Manuel González Ramírez señala que fue a partir de 1970 cuando se le denominó como se le conoce, Feria Nacional de Zacatecas.

Etiquetas
Goldcorp

Noticias relacionadas

Top