La lucha contra los desafíos climáticos requiere más que un histórico acuerdo político: Patricia Espinosa

Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC, siglas en inglés). (Fotos: tomada de www.unfccc.int)

Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC, siglas en inglés). (Fotos: tomada de www.unfccc.int)

Zacatecas, Zac.-La entrada en vigor este 4 de noviembre del Acuerdo de París 2015 y la 22 sesión de la Conferencia de las Partes de la ONU (COP22) del 7 al 18 del mismo mes en Marrakech, Marruecos, son dos eventos en los que llamó poner especial atención la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC, sus siglas en inglés), la mexicana Patricia Espinosa. 

Señaló que el encuentro en la ciudad marroquí será de relevancia porque representantes de alrededor 200 países presentes en la cita decidirán cómo aplicar el acuerdo rápidamente.

Apuntó que esta pronta acción para comprometerse y elaborar planes de acción sobre el clima es una salida de bienvenida para la comunidad internacional, y envía un claro mensaje de que el éxito en la lucha contra los desafíos climáticos requiere algo más que un histórico acuerdo político.

En el editorial del más reciente número de la revista Science (6311 del 28-oct-2016) titulado “Dealing with details in Marrakesh”, Espinosa recordó que el Acuerdo de París fue adoptado en diciembre de 2015 en la reunión de la COP21. “Por primera vez, las naciones lograron un acuerdo sobre un objetivo primordial, el de limitar el calentamiento global muy por debajo de un aumento de 2 ° C (y lo más cercano a 1,5 ° C como sea posible), evitando de este modo peligrosos puntos de inflexión en el sistema climático. Esto quiere decir que las emisiones globales de carbono deben bajar de forma drástica y equilibrada el uso de carbono durante la segunda mitad de este siglo”.

La secretaria ejecutiva de la UNFCCC consideró que si la reunión de París fue un momento importante, la de Marrakech lo será también dado que los gobiernos deberán ocuparse de afinar los detalles. Esto incluye negociar el reglamento para el Acuerdo de París, un modelo mundial para la presentación de informes y contabilizar las acciones climáticas bajo el acuerdo. Otra cuestión es poder contar con una hoja de ruta de cómo movilizar 100 mil millones de dólares ya comprometidos como apoyo anual, hasta el 2020. 

En opinión de Patricia Espinosa esta última parte es crítica para financiar la adaptación al cambio climático, fortalecer capacidades para construir y asistir a los países en desarrollo a tener mayores acciones en torno al clima.

“Marrakech ofrecerá oportunidades para fortalecer las asociaciones que aceleren las transiciones hacia un futuro de bajas emisiones de carbono y promover los objetivos de desarrollo sostenible que los gobiernos ya se han comprometido a cumplir”. También la diplomática mexicana espera que en la COP22 se vean iniciativas para la implementación de planes nacionales climáticos y se integren a los programas de desarrollo de cada país junto con el de Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, también adoptado en 2015. 

Espinosa destacó en el editorial de Science que la característica principal del Acuerdo de París es su enfoque descentralizado y que su éxito descansa sobre los planes nacionales climáticos que serán puestos al día cada cinco años, y estas actualizaciones deberán mostrar progresos respecto de los planes anteriores. “Por lo tanto, la ejecución de cada plan requiere de continuo liderazgo político e ímpetu, así como el reforzamiento de la comprensión pública sobre los enormes beneficios sociales, de salud y económicos que habrán de depositarse en los ciudadanos”. 

La funcionaria de la ONU hizo hincapié en que los planes nacionales deben generar leyes amigables y coordinadas en tema del clima, así como políticas e incentivos. Asimismo, instó a abandonar “tan pronto como sea posible” viejos modelos de crecimiento y desarrollo basados en combustibles fósiles y estilos de vida de alto carbono.

En su artículo hizo mención de estimaciones de la ONU que muestran que para lograr un desarrollo sostenible en el mundo se requieren entre 5 mil millones y 7 mil millones de dólares al año, gran parte de ellos para financiar esencialmente la transición a bajas emisiones de carbono.

En ese sentido, estableció que para alcanzar inversiones sostenibles los gobiernos y los sectores público y privado tienen que estar dispuestos a asignar elevados recursos económicos. Además, consideró que el gran avance antes y después de la COP21 es que las empresas cada vez están más convencidas de que su propio futuro rentable está estrechamente ligado al bajo contenido de carbono, por lo que consideró esencial aumentar el deseo del sector privado para financiar la transformación. 

“El logro de los objetivos del Acuerdo de París no está dado. Este es un esfuerzo de décadas para darle la vuelta a dos siglos de desarrollo mundial que se ha basado en combustibles fósiles”, sostuvo Patricia Espinosa.

Con información de Science.

http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/banner-largo2-1400x2501.png

Noticias relacionadas

Top