Tiempos de austeridad en el sector de CTI

cyd-181116-portada-gZacatecas, Zac.-El momento histórico que nos está tocando vivir es complejo. La economía global y nacional enfrentan un escenario de gran incertidumbre y alta volatilidad. Por ello, hoy más que nunca los mexicanos debemos transformar los retos en oportunidades y en esta tarea, el conocimiento científico se vuelve pieza clave para mantener el impulso del país hacia el desarrollo, aseguró Enrique Cabrero Mendoza, director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en el mensaje que envió y leyó en su representación Víctor Carreón, director adjunto de Planeación y Evaluación, durante la ceremonia de entrega del Premio de Investigación en Biomedicina Dr. Rubén Lisker.

 En su comunicación, Cabrero apuntó sobre la necesidad de “ser estratégicos” en el uso de los recursos en el sector, tener una austeridad inteligente, otorgar apoyo a los proyectos de mayor importancia y ampliar las sinergias que se han construido durante estos años.

 Señaló que pese a la situación presupuestal actual, existe un compromiso para seguir contando con un amplio capital humano altamente calificado, que siga desarrollándose tanto en México como en el extranjero.

 “Nuestro país ya cuenta con una masa crítica nutrida, conformada por científicos que constituyen el principal capital para seguir haciendo frente a la búsqueda de soluciones”, subrayó el titular del Conacyt en su mensaje difundido la noche de ayer jueves.

 Manifestó su apoyo a los 62 mil becarios de Conacyt y mantener el mismo nivel de trabajo con los 27 mil investigadores que prestan sus servicios en distintas instituciones. Sin embargo, reconoció que se necesita de las empresas y de la industria para que materialicen su compromiso con el avance científico y tecnológico para proyectos innovadores.

 La experiencia internacional, en Corea del Sur, Alemania o Japón, da muestras fehacientes que las asociaciones público-privadas, en un marco de Estado de derecho sólido, son un vehículo propicio para alcanzar, tanto mayores niveles de crecimiento económico, como una mejor calidad de vida para la población.

 Cabrero Mendoza expuso en su mensaje que “en conjunto somos capaces de apalancar la construcción de un ecosistema donde el gobierno, las empresas y la sociedad civil trabajan por crear una sociedad donde el componente principal para su desarrollo sea el conocimiento”.

 El papel de la empresa

En este sentido, Claudia del Bosque, subdirectora de Asuntos Científicos y Regulatorios de Industria Mexicana de Coca-Cola, manifestó que hoy más que nunca la ciencia y sus aplicaciones son indispensables para el desarrollo y bienestar, por ello resulta necesario fomentar y difundir el conocimiento a la sociedad en general.

 Reconoció que para que exista un progreso científico se requiere de la cooperación de los distintos sectores, público, privado, sociedad civil y academia para poner en marcha nuevas iniciativas basadas en prácticas éticas, transparentes y colaborativas.

 “Cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) han mostrado que la inversión privada en ciencia y tecnología asciende a 60% en otros países, mientras que en México es solo del 25%”, recordó.

 Entrega del premio

Al concluir ambos discursos, Conacyt, en conjunto con la Industria Mexicana de Coca-Cola y el Instituto de Bebidas para la Salud y el Bienestar de The Coca-Cola Company premiaron al doctor Porfirio Nava Domínguez, ganador de la segunda edición del Premio de Investigación en Biomedicina “Dr. Rubén Lisker”, por el proyecto titulado “El papel de mTORC1 en la inhibición de la vía de señalización de B-catenina y su efecto en la destrucción de la barrera epitelial en colon durante colitis”.

 Para información sobre esta investigación:

https://bit.ly/2g0o7ev

Top