Torpes, imputaciones de ASE contra mi persona: Cuauhtémoc Calderón

Calderon

Foto: Misael Camarillo / MIRADOR

Zacatecas, Zac.- Cuauhtémoc Calderón Galván, quien fuera diputado local y alcalde de la capital, desmintió categóricamente que se encuentre involucrado en un problema con un adeudo respecto a un terreno, lo que le incluiría en la cuenta pública del 2015 en el municipio de Guadalupe.

Se le acusa de tener un adeudo de 2 millones 300 mil pesos, a lo que señaló que “es lamentable la manera en que la auditoría gasta sus recursos, su tiempo y esfuerzo en meterse en temas políticos”.

Además, dijo, ese terreno lo adquirió en 2016, de manera que se está desviando la atención a alguien que no es, ya que el dueño era otro. Así, se trata de una imputación “muy torpe de parte de la auditoría”.

Explicó que se trata de un terreno que está sobre un área que fue urbanizada por Grupo Constructor Plata y otra parte que está fuera de esa urbanización, que era propiedad de un particular. Así, la empresa que lo tenía se lo compra a Grupo Constructor Plata y un particular se quedó con él.

A partir de ahí sigue un proceso de pago, pero por la tragedia aérea en la que falleció un funcionario de la constructora, no se terminó de escriturar, pero se queda como un problema entre dos particulares. “Lo sorprendente es cómo la Auditoría primero observa a Cuauhtémoc Calderón, cuando ni siquiera estaba mi nombre como dueño”.

Además, se mete en una situación donde el municipio le dice claramente que ni es área de donación ni es propiedad del municipio, de manera que no se puede observar algo que no es propiedad del municipio. “Es algo absurdo, que legalmente está muerto, pero la intención es evidente, es decir, dar el nombre de Cuauhtémoc Calderón; como en mis cuentas públicas ya no pueden hacer nada, le buscaron por otro lado para sacar mi nombre, pero yo tranquilo”, dijo.

Se trata de un tema al que no se le debe dar importancia, porque no la tiene, y que es un tema entre particulares, puntualizó.

En la Auditoría terminan siendo personeros y lo siguen siendo hasta el día de hoy, defensores de Miguel Alonso. Es una Auditoría que puso Miguel Alonso y que ellos están trabajando para Miguel Alonso; ya me han inventado lo de Telmex, lo de las patrullas y puras tonterías”.

“Me gustaría que la auditoría se disculpara de todo lo que dijo, que al día de hoy todo fue un fiasco, situaciones inventadas, pero que van afectando la imagen y reputación”.

“Soy de Zacatecas y no me voy a ir; aquí tengo mis negocios, y cuando me despego de la política mis negocios despegan”, aseveró.

Sostuvo que “los diputados tendrían que hacer un llamado serio a la Auditoría para que deje de estar trabajando en política, porque debería llamarse Auditoría Política del Estado, porque de superior no tiene más que los mandos del que está en Fonatur”.

Aclaró que el terreno tiene un permiso de construcción de 89 metros cuadrados, no de más de 500 como se le imputa, ya que “una cosa es para arriba y otra es para los lados”. Sostuvo que la obra tiene dos permisos de construcción, ya que se edificó en dos etapas, y puntualizó que “la propiedad del terreno la tiene la empresa que vendió la mitad, desde 2015, de manera que “es algo absurdo, y tampoco afecta alguna vialidad”. Expuso que se trata meramente de un problema político mediático, pero no legal.

Reveló que “gente de la misma Auditoría me dijo: sabemos que legalmente no pasa nada, pero tenemos la instrucción de que suba al Pleno; es una política chicharronera, y se trata de políticos que no se dedican sino a estar inventando situaciones”.

“Más que una tapadera se trata de mermar la imagen; cómo es posible que un gobernador que dejó a Zacatecas en ruinas no se le diga absolutamente nada, y ahora por un tema entre particulares, los diputados se metan de cómplices a la Auditoría y a la Legislatura. Es una vergüenza”.

Etiquetas
http://www.congresozac.gob.mx/

Noticias relacionadas

Top