Reflexión de vida y férreo carácter

Reflexión de vida y férreo carácter4Zacatecas, Zac.- Esta puede ser la historia de cada uno de nosotros, no solamente nos podemos perder en el desierto, sino en el propio entorno, pero cuando encontramos esa sombra que nos abraza y protege de los factores de riesgo, tenemos posibilidad, no solamente de sobrevivir, sino de trascender y ser ejemplo para posteriores generaciones.

Un hombre estaba perdido en el desierto, destinado a morir de sed. Por suerte, llegó a una cabaña vieja, desmoronada sin ventanas y sin techo, sin embargo, anduvo por ahí y se encontró con una pequeña sombra donde acomodarse para protegerse del calor y el sol.

Mirando a su alrededor, vio una vieja bomba de agua, toda oxidada. Se arrastró hacia allí, tomó la manivela y comenzó a bombear y a bombear sin parar, pero nada sucedía.

Desilusionado, cayó postrado hacia atrás y entonces notó que a su lado había una botella vieja… La miró, la limpió de todo el polvo que la cubría y pudo leer que decía: “Usted necesita primero preparar la bomba con toda el agua que contiene esta botella mi amigo, después por favor tenga la gentileza de llenarla nuevamente antes de marchar”.

El hombre desenroscó la tapa de la botella y vio que estaba llena de agua… ¡llena de agua! De pronto se vio en un dilema: si bebía aquella agua, él podría sobrevivir, pero si la vertía en esa bomba vieja y oxidada, tal vez obtendría agua fresca, bien fría, del fondo del pozo y podría tomar toda el agua que quisiese, o tal vez no, tal vez la bomba no funcionaría y el agua de la botella, sería desperdiciada.

¿Qué debiera hacer? ¿Derramar el agua en la bomba y esperar a que saliese agua fresca… o beber el agua vieja de la botella e ignorar el mensaje? ¿Debía perder toda el agua en la esperanza de aquellas instrucciones poco confiables escritas no sé cuánto tiempo atrás?

Al final, derramó toda el agua en la bomba, agarró la manivela y comenzó a bombear, y la bomba comenzó a rechinar, pero ¡nada pasaba! La bomba continuaba con sus ruidos y entonces de pronto surgió un hilo de agua, después un pequeño flujo y finalmente el agua corrió con abundancia… Agua fresca, cristalina.

Llenó la botella y bebió ansiosamente, la llenó otra vez y tomó aún más de su contenido refrescante. Enseguida la llenó hasta arriba, tomó la pequeña nota y añadió otra frase: “Créanme que funciona, usted tiene que dar toda el agua, antes de obtenerla nuevamente”.

Reflexión de vida y férreo carácter1Con esa reflexión visualizo la vida y obra de atletas zacatecanos que con férreo carácter y sed de triunfo, vivieron una infancia difícil, superaron obstáculos y escabrosos caminos, para alcanzar la cumbre del éxito y aún conservan la humildad, como su mayor virtud.

Domingo González Ramírez “El Lobo del Asfalto” y Juan Carlos Romero Bernal “El Garras”, quienes en ciclismo y atletismo respectivamente, representaron a México en Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y Beijing 2008, son el principal ejemplo.

La historia de Juan Guadalupe Zúñiga Longoria, probablemente no es diferente a la de muchos deportistas, quienes de estar allá abajo, pisoteados y poco o nada valorados, se han sacudido la tierra para subir sobre ella y visualizar nuevos horizontes.

La pobreza extrema vivida en el seno familiar de María Longoria López, madre de Rosa María y Belem Galilea, que sin satisfacer las necesidades básicas de alimento, techo y sanidad, el 21 de septiembre de 2001, vio nacer a Juan Guadalupe, quien pese a situaciones adversas, busca trascender en el deporte de la fibra y el pedal.

El Tour Zacatecas enmarcado dentro de las Ligas Estatales Desarrollo de Talentos, contempladas en las líneas de acción del Plan Estratégico del Deporte en Zacatecas, puesto en marcha por el titular de Incufidez, Adolfo Márquez Vera, ha sido la plataforma de proyección, para representar a nuestra patria chica y a México en la Coruña, España con el Club Ciclista Farto Bicicletas.

Sin embargo, Miguel Ángel Gámez y Dagoberto Menchaca Fajardo han sido principales pilares para emprender la carrera deportiva, la que inició al lado de Miguel Arturo González “El Sandía”, Luis “El Pijo” Cardosa y Antonio “El Mono” Estupiñán.

Después de cursar preescolar en el Jardín de Niños “Manuel Acuña” de su terruño natal, Santa Teresa, Río Grande, Zacatecas y la educación primaria en la Escuela Baja California de Río Grande, así como la secundaria en la “Ignacio Manuel Altamirano”, conoció a Miguel Ángel Gámez, propietario de Bici-partes, quien los invitó a rodar hasta la Presa Cazadero y El Pozito.

Con tan solo 14 años de edad y marcada desnutrición, Juan Guadalupe Zúñiga Longoria mostró garra y coraje en cada rodada semanal, en la que buscaba sacar ventaja a fin de no quedarse atrás, pero tal fue la sorpresa de propios y extraños, al no dar alcance a éste nuevo talento del ciclismo zacatecano.

Reflexión de vida y férreo carácter3Miguel Ángel Gámez, observó el potencial y lo condujo hacia el ahora Secretario Municipal del Deporte de Río Grande, Dagoberto Menchaca Fajardo y presidente del Club MTB Aguanaval, a quien solicitó ser considerado para entrenar con el equipo.

Tras ser etiquetado como “cholo” o “malandro” por algunos miembros del equipo, en primera instancia negaron su participación, sin embargo, insistió, se comprometió y no defraudó, ya que al ser convocado a las 6 de la mañana en la Plaza Cívica, estuvo presente desde las 5 y media.

Pese a que la hora de la partida fue hasta las 7 de la mañana, en Guadalupe, Zacatecas hizo su debut en carrera oficial con bicicleta “lechera”, con jersey y casco patrocinado por Miguel Ángel Gámez, además del préstamo de lentes y guantes del promotor MTB Aguanaval.

Dagoberto Menchaca Fajardo, prestó su bicicleta con todas las especificaciones oficiales para la competencia a Juan Guadalupe Zúñiga Longoria y dentro de las indicaciones precisó: “Sí no puedes te bajas”.

Con registro formal en categoría Juvenil “B” y con uniforme rojo, asemejando la coloración de la sangre arterial de los vertebrados, el “Hijo Predilecto de Santa Teresa”, en contra parte al negro que vestían los miembros de MTB Aguanaval, se distinguió desde los primeros giros de la competencia, al mantenerse a la rueda del grupo puntero.

Una curva bastante pronunciada antes de arribar a la meta, causó admiración por el arrojo y valor del nuevo coequipero, quien a la postre se instaló en la sexta posición de la clasificación general, por la plaza 15 que ocupó el heredero de Dagoberto Menchaca Fajardo.

Francisco Hidrogo al conocer la osadía lo invitó a entrenar de manera formal, con el propósito de pulir las cualidades, sin embargo, se quedaba dormido a la hora de la preparación física, técnica, táctica y psicológica.

Sin entrenar y alimentado con caldo de rata o víbora, frijoles, huevo, atole de masa y tilapia si en la pesca del fin de semana había suerte, alcanzó podios importantes.

Condicionado a disciplinarse, elevó el nivel competitivo, sin embargo, se vio en la necesidad de abandonar los entrenamientos por un par de meses para trabajar y adquirir un par de zapatillas y así dejar de pedalear con tenis.

Reflexión de vida y férreo carácterLos municipios de Villanueva, Sombrerete, Morelos-Villa de Cos, Loreto, Calera, Guadalupe, Río Grande, Fresnillo, Villa García y Zacatecas fueron partícipes en cada una de las etapas del Tour Zacatecas, en donde Juan Guadalupe Zúñiga Longoria, ya con la dirección técnica del ex olímpico mexicano de Atlanta 1996, Domingo González Ramírez, mostró su potencial de menos a más.

En Villanueva se instaló en el cuarto peldaño de la clasificación general, en Sombrerete fue tercero, en Morelos-Villa de Cos obtuvo la segunda plaza, sin embargo, hasta la séptima etapa que tuvo verificativo en la ciudad de su debut oficial, se postró en la cúspide con el trabajo en equipo, teniendo como gregarios a “lobo del Asfalto” Domingo González, Christopher Gámez y al campeón máster Ángel Meléndrez Fraga.

Mazatlán, Sinaloa fue sede de la primera carrera oficial a nivel nacional, en donde dejó grata sensación al mantenerse con el pelotón de punta en 120 kilómetros de recorrido, por lo que recibió invitación de una escudería canadiense.

Desafortunadamente no se concretó, debido a que tenía que costear la mitad del viaje, pero la recompensa vino más tarde, cuando el Club Ciclista Farto Bicicletas de la Coruña, España, a través de Domingo González Ramírez, hizo la invitación para realizar campamento en la Coruña, España, a partir del día 1 de abril y hasta el mes de septiembre.

Reflexión de vida y férreo carácter2Conscientes de que el derecho a la cultura física y el deporte constituye un estímulo para el desarrollo afectivo, físico, intelectual y social, además de ser un factor de equilibrio y autorrealización, el titular de Incufidez, Adolfo Márquez Vera, a través de la Dirección de Deporte de Calidad a cargo de Anuar Jesús Alvarado González, realizan las gestiones necesarias, no solamente para concentrarlo en la Villa Deportiva I, sino para emprender el viaje.

El próximo día 30 viaja a la Coruña, España, para iniciar competencia el 1 de abril en la disputa del Trofeo La Cisterniga, el 7 Pontecaldela, 14 y 15 Challenger Carballo y 28 Cd. Ponteve, en tanto que para el mes de mayo tienen contemplada la Vuelta Montaña Central Asturias del 4 al 6, el 7 Valdepolo, 12 Memorial Emilio Fernández, entre otras hasta el 29 de septiembre en que se programa el XVIII Gran Premio Ciclista San Froilán Cd. De Lugo.

Etiquetas

Noticias relacionadas

Top